Pasar al contenido principal
María Paula Dieck Patinadora sobre hielo

Outliers - María Paula Dieck

No podía creer que me iban a sacar del podio... todo por lo que trabajé para que mi sueño ya no se dé. Tuve un bajón para la calificación del Mundial de Patinaje en Rusia, lo pensé bien y dije: “creo que tal vez no es lo que debería estar haciendo, simplemente no soy buena para este deporte”.
 

Hola, soy María Paula Dieck, la única mexicana seleccionada para competir en el Mundial de la Universiada de Invierno de patinaje sobre hielo en Rusia.

Empecé a patinar desde los 5 años y durante el transcurso de mi vida el patinaje sobre hielo se volvió parte de mí. De repente las clases para aprender a patinar se tornaron en entrenamientos, los entrenamientos en competencias y pronto empecé a entrenar 6 días a la semana en el Ice Complex de Santa Catarina.

Para entonces me di cuenta de tenía más que ofrecer en el deporte, y ahora a mis 23 años sigo con ese pensamiento y metas cada vez más grandes en mente.

Estudio en el Tec Campus Monterrey y sigo la carrera de Ingeniería Industrial y de Sistemas. Al principio fue difícil acostumbrarse a la carga de trabajo al mismo tiempo que continuaba asistiendo a mis entrenamientos y dedicaba el tiempo libre a mis perros, pero, a fin de cuentas, todo dio resultado cuando pude entrar al programa que siempre me llamó la atención: el DAAD. Este es un programa 

para estudiar un semestre en Alemania y otro semestre trabajar en la empresa que yo escogiera. Elegí Decathlon, en el área de logística, dónde pude concentrarme en una empresa que se dedica al deporte mientras aplico los conocimientos que me da mi carrera. 

Como todo, también tuve bajones y momentos donde llegué a dudar de mí misma, como durante las clasificaciones para la competencia de patinaje sobre hielo de la Universiada de Invierno en el 2019. Durante la competencia de clasificación me confié y no me fue bien en la segunda rutina, me sacaron del podio. Justo en ese momento no estaba segura de que ese deporte fuera para mí, pero gracias al apoyo de mis padres y mi entrenadora me di cuenta del error en el que estaba y que no porque una vez algo sale mal hay que tirar todo a la basura.

Tiempo después anunciaron que, gracias a mi desempeño en todo el año, había clasificado al mundial.

Fue allí cuando me di cuenta de que los sucesos más importantes no son los logros sino los momentos donde caes o no ganas, porque es cuando más aprendes. Mientras más dura sea la caída, con más fuerza te levantas después. 

Soy un Outlier porque mi historia comienza en el Tec y termina cambiando el mundo. 

"Ganar no es lo más importante, aprender cuando fracasas lo es."

Descubre más historias

¡Tú también puedes ser un Outlier! Cuéntanos tu historia

Rostro de Outlier Estefanía
16/12/2001
Help
He leído y acepto los términos de AVISO DE PRIVACIDAD.