Proyecto 99 se enfoca en evitar la deserción escolar de jóvenes y niños que habitan en zonas vulnerables ofreciendo cursos y asesorías.
Por Ricardo Treviño | Redacción Nacional CONECTA - 01/06/2021 Fotos Proyecto 99

Sebastián llegó a casa y se dirigió directo a su habitación. Al entrar en ella lanzó su mochila en un rincón y se tendió en la cama a llorar. Al darse cuenta, su mamá le preguntó qué le pasaba. Entre lágrimas le dijo que ya no quería regresar a la escuela por haber sufrido bullying.

La madre de Sebastián recordó haber escuchado sobre Proyecto 99 en la escuela de su hijo de 11 años, ubicada en Monterrey. Sin dudarlo, se contactó con los encargados para pedirles ayuda.

Proyecto 99 es una iniciativa de alumnos del Tec de Monterrey que apoya a jóvenes que habitan en zonas vulnerables con cursos y asesorías para motivarlos, detalló Angélica Pantoja, coordinadora y cofundadora del proyecto.

“Enviamos un maestro para que hablara con Sebastián. Él le hizo una dinámica con un juego con cartas de Yu-Gi-Oh!, y se divirtió mucho. Su mami nos ha dicho que ahora es un niño más extrovertido, con ganas de estudiar y hacer otras cosas”, explicó.

Al igual que Sebastián, cerca de 5 mil estudiantes han recibido apoyo de esta iniciativa, que ganó la categoría de Proyecto de Mayor Impacto del concurso RISE (Real Impact on Society and Enviroment) del consorcio Universitas 21 (U21).

 

Los deportes también son parte de las actividades contempladas en Proyecto 99.

 

De trascendencia mundial: ganan concurso de red universitaria internacional

La Vicerrectoría de Internacionalización del Tec y la Vicepresidencia de Inclusión, Impacto Social y Sostenibilidad lanzaron la convocatoria para encontrar a los tres proyectos que representarían a la institución en el concurso RISE de U21.

Proyecto 99 fue uno de los tres elegidos entre más de 100 iniciativas de estudiantes del Tec que aspiraban llegar a ese concurso internacional, algo que destacó el Dr. José Manuel Páez, vicerrector de Internacionalización del Tec.

Participaron los estudiantes Angélica Pantoja, Keyra Carranza, Enrique Lozano, Nancy Malagón, Leslye Franco, Jazmín Castillo y María Revolorio.

“Es un gran mérito del Tec fomentar este tipo de actividades entre los estudiantes, y por lo tanto, cuando tenemos este tipo de concursos internacionales no hay que pensar en cómo participamos, es simplemente buscar el talento que tenemos", dijo.

 

"Cuando tenemos este tipo de concursos internacionales no hay que pensar en cómo participamos, es simplemente buscar el talento que tenemos".

 

“Hubo proyectos buenísimos, pero teníamos que seleccionar solo a tres. Al final, en el concurso RISE participaron 55 grupos de 23 de las 27 universidades (de U21); nuestros tres equipos entraron a semifinales y (Proyecto 99) ganó el premio de Mayor Impacto”, dijo el directivo.

Angélica se dijo sorprendida y orgullosa por el logro, el cual considera tiene bases en conceptos que toda la gente debería practicar: empatía y gusto por ayudar a los demás.

“Cuando nos dijeron que ganamos quedé impactada. Que entre proyectos muy 'cool' y muy grandes de universidades de todo el mundo hayan dicho que el de nosotros tenía más impacto, fue algo muy padre”, expresó Pantoja.

“Es mérito de los estudiantes y también es gran mérito del Tec que ha venido fomentando y desarrollando estas actividades que promueven esa conciencia de ayuda, sacrificio y liderazgo en los alumnos para solucionar este tipo de problemas”, consideró Páez.

 

Estudiantes del Tec y organizaciones aliadas también imparten idiomas como inglés, coreano, francés y japonés.

 

La meta del proyecto: evitar la deserción escolar

El proyecto nació en 2016 por iniciativa de varios estudiantes de Líderes del Mañana (LDM), programa del Tec que otorga becas del 100% a jóvenes talentosos para estudiar una carrera profesional en la institución.

“La mayoría de los fundadores del proyecto somos Líderes del Mañana y queríamos acercar a otros chavos y niños, en situaciones difíciles, para apoyarlos con su continuidad educativa, para evitar la deserción”, dijo Angélica.

En ese entonces eran parte de las brigadas de la Iniciativa Campana-Altamira (que lidera el Tec, CEMEX y autoridades estatales y municipales), que busca mejorar la calidad de vida de los habitantes en ese polígono de la capital de Nuevo León.

En esa zona solo hay una escuela pública de nivel bachillerato, el CBTis 99, de donde tomaron el nombre del proyecto.

"Nos dimos cuenta de que (el CBTis 99) tenía los índices de deserción escolar más altos en todo el país: se graduaban 3 jóvenes de cada 10 que entraban en primer semestre”, recuerda Angélica.

Nancy Malagón, estudiante y coordinadora del programa, mencionó que los jóvenes abandonaban sus estudios por motivos económicos, por la delincuencia o porque tenían familia a muy temprana edad.

 

Los jóvenes que participaban en el Proyecto 99 podían tomar talleres de arte.

 

Desde clases de parkour hasta League of Legends

Malagón señaló que hasta antes de la pandemia hacían consultas con los jóvenes, para saber qué es lo que querían aprender. Las propuestas eran muchas y siempre muy variadas.

“Hemos tenido de todo tipo de cursos, desde lo académico como español o matemáticas. También idiomas como inglés o japonés, pintura, ajedrez, baile o poesía, e incluso hemos dado clases de parkour y ahora tenemos del (videojuego) League of Legends”, dijo Nancy. 

Keyra Carranza, coordinadora de la iniciativa, dijo que los instructores son estudiantes del Tec, voluntarios o en servicio social, pero también hay profesores y especialistas de otras organizaciones que se suman a su causa.

“Nuestros talleristas ya traen currículo en lo que imparten, tienen experiencia previa. Algunos son campeones o ya concursaron en otras partes del mundo, y claro que tienen potencial para transmitir su conocimiento a los chicos”, señaló Keyra.

Hoy, a causa de la pandemia, Proyecto 99 imparte sus cursos de manera remota, lo que les ha permitido expandir su impacto social a jóvenes de más estados e incluso otras regiones y países, comentó Enrique Lozano, estudiante del Tec e instructor de parkour y japonés.

“Fuera de Nuevo León tenemos a bastante gente, desde Oaxaca, Sonora, Durango, Querétaro. Me sorprendió que incluso tuvimos una chica de Argentina y actualmente tenemos a una persona de Quito, Ecuador”, mencionó Lozano.

 

“Me sorprendió que incluso tuvimos una chica de Argentina y actualmente tenemos a una persona de Quito, Ecuador”.

 

Los jóvenes participan en actividades que los motivan a seguir estudiando.

 

El concurso RISE para proyectos de sostenibilidad e innovación social

El Tec de Monterrey participó por primera vez en el concurso RISEdiseñado para acelerar la escala y el impacto de proyectos dirigidos por estudiantes al conectarlos con una red de expertos en la academia y la industria.

Este año celebró su segunda edición, invitando a estudiantes para competir por cuatro premios de 2 mil dólares para apoyar proyectos de sustentabilidad.

Además, el Tec fue la única universidad mexicana que participó en el concurso, y junto a la Pontificia Universidad Católica de Chile, fue una de las dos instituciones de educación superior latinoamericanas.

El Tec de Monterrey se unió a la red Universitas 21 (U21) en el 2006. U21 está conformada por 27 universidades líderes comprometidas con la investigación educativa.

Los otros dos proyectos semifinalistas del Tec en la competencia fueron:

POP (Pure Organic Power): proyecto que transforma los excrementos de animales de granja para fabricar celulosa que puede ser aprovechada para producir papel, y el agua del proceso como fertilizante líquido.

- Hello World: iniciativa de emprendimiento social que aprovecha la tecnología a través de una app para que personas con discapacidad auditiva puedan comunicarse más fácilmente con quienes no conocen el lenguaje de señas.

 

 

LEE TAMBIÉN:

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Categoría: