Diana Flores acaba de egresar de la licenciatura en Nutrición y Bienestar Integral, título que logró gracias a que el programa de becas Líderes del Mañana en su primera edición creyó en su trabajo y liderazgo.
Por Guille Ortiz | campus Ciudad de México - 09/07/2019

Entre todos los abrazos, ramos de flores y felicitaciones, un hombre contiene el llanto mientras espera su turno para abrazar a una recién graduada de la licenciatura en Nutrición y Bienestar Integral. Diana Karina Flores López, su hija, acaba de recibir su título.

Se le entrecorta la voz cada vez que da un vistazo a Diana, quien posa con otros familiares o intercambia impresiones sobre la ceremonia de graduación con sus amigos. El sueño que inició cinco años atrás en la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud en el Tecnológico de Monterrey campus Ciudad de México ahora escribe otro capítulo.

Cuando Diana Flores comunicó varios ayeres su intención de ingresar al Tec de Monterrey —su hermano también estudió en esta universidad—, la familia enfrentaba una situación difícil, contó Roberto Flores, padre de la recién egresada.

Pero casi al mismo tiempo, el programa de becas Líderes del Mañana recién arrancaba y buscaba a aquellos jóvenes talentosos, con espíritu emprendedor y compromiso por transformar a México, para integrar a la primera generación. Fue la oportunidad de Diana.

“Pasó rapidísimo, creo que se pasó rapidísimo. Cuando me dieron la beca, no pensé que este momento iba a llegar tan rápido, y es maravilloso, son momentos de recapitular, de reflexionar sobre todo lo que ha pasado en estos años y no hay día en que no esté agradecida con el Tec, con mis papás, con mi familia, que me dijeron ‘sí puedes concursar por esta beca y sí puedes estudiar en la escuela que quieres’”, recuerda Diana, mientras su papá sigue esperando su turno para abrazarla.

El proyecto por el que Diana Flores —recién graduada y primera generación Líderes del Mañana— recibió la beca se basaba en atención nutricional. Su trabajo evolucionó y logró implementarlo en el campus Ciudad de México. Fue una forma de retribuir a la universidad que creyó en ella.

“Durante mis prácticas profesionales tuve la oportunidad de ir a un instituto de salud o a una empresa y que me revalidaran la materia. Les propuse a mis coordinadora y directora de carrera hacer las prácticas profesionales dando consultas con otro grupo de nutriólogos con un programa de nutrición dentro del Tec. Se autorizó y tuvo muy buenos resultados; apenas se va a pasar a la evaluación”, explicó la ahora licenciada en Nutrición y Bienestar Integral.

Flores López deja este proyecto —que también incluye un programa de baile— en las manos de sus otros compañeros, pues confía haber sembrado la semilla de un programa que beneficie a todos los colaboradores del Tec, “de darles una atención integral para que puedan moverse, bailar, puedan ser saludable y desarrollarse en lo profesional y personal”.

Los consejos de una Líder del Mañana

El Salón de Congresos del Tec de Monterrey campus Santa Fe fue el espacio para la ceremonia de graduación de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud. El día anterior, directores de los campus de la Región Ciudad de México y del programa Líderes del Mañana dieron la bienvenida a 38 nuevos becados.

Cuando se le menciona a Diana la relación que guardan ambos eventos, su sonrisa se ensancha y recuerda otros motivos por los que agradecer al Tec de Monterrey. “Me estoy graduando de la escuela que siempre he querido, de la escuela que siempre había querido y haciendo miles de cosas durante la universidad. Me apoyaron como alumna a desarrollarme profesional y artísticamente, me desempeñé como bailarina tantos años”.

Aunque no los conoce inmediatamente, Diana también dedica unas palabras de aliento a los recién nombrados líderes del mañana, los de la sexta generación. 

El Tec no solo son salones de clases o una biblioteca preciosa para estudiar, el Tec son miles de cosas para desarrollarte como persona. Entren a grupos estudiantiles, de música, de deportes, desarrollen todas las facetas de su persona, porque el Tec te abre las puertas para, literalmente, ser lo que quieres y sacar todo tu potencial.

“Todo este tiempo piensen en regresar lo que se les ha dado, no solo el Tec sino lo que hizo su familia para que ustedes puedan estar aquí, recibiendo esta beca y emprendiendo este camino. Y todo el tiempo, regresar un poquito”, agregó.

Diana Flores López Líder del Mañana
Diana Flores (cuarta, de izquierda a derecha), junto a sus compañeros de generación en la ceremonia de graduación.

Varios han comenzado a abandonar el Salón de Congresos, menos la familia Flores Pérez que se da su tiempo para elegir ángulos para las fotos. Roberto Flores sigue esperando su turno para acercarse a Diana.

Mientras lo hace, busca a la colaboradora del Tec que cinco años atrás les informó que su hija formaría parte de la primera generación del programa de becas Líderes del Mañana. No hubo reencuentro.

Hace un gran esfuerzo por evitar el llanto, pero las emociones lo traicionan y le ruedan algunas lágrimas por la mejilla. “Mi hijo mayor estuvo aquí también, y fue una época de mucho, mucho esfuerzo; creo que ese esfuerzo no hubiera sido nuevamente posible con Diana, pero este programa de Líderes del Mañana, fue como caído del cielo, fue en el momento oportuno”.

“Ahora que veo que Diana cumplió cabalmente... ella se ha divertido increíble, ha sido feliz en la carrera, increíble, siempre desde el primer día se sintió integrada y cobijada, por todos y cada uno del instituto, yo por eso estoy muy agradecido y emocionado”. Se excusa porque llega, finalmente, el momento de otorgarse el anhelado abrazo.

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Categoría:

En Nuestros Otros Medios