En esta edición el premio reconoció a dos asociaciones civiles en las categorías Humanitario y Humanitario para Agrupaciones Estudiantiles
Por Asael Villanueva y Ricardo Treviño - 19/11/2020

Una asociación comprometida con la conservación y regeneración de recursos naturales, y un grupo estudiantil que busca sensibilizar y concientizar sobre la trata y explotación de personas fueron reconocidos con el Premio Luis Elizondo al Sentido Humano 2020.

En este año, la distinción que otorga el Tec de Monterrey y el Patronato del Premio, fue para la asociación civil Alternare, en la categoría Humanitario.

Así mismo, el grupo estudiantil SinTrata de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México lo recibió en la categoría Humanitario para Agrupaciones Estudiantiles.

Inés Sáenz, vicepresidenta de Inclusión, Impacto Social y Sostenibilidad del Tec. destacó en la ceremonia virtual de entrega del premio la labor social de los ganadores.

"Hoy celebramos ese liderazgo con sentido humano de Alternare y SinTrata (...) se premia a dos organizaciones de la sociedad civil, una de ellas además agrupación estudiantil, que desde el trabajo colectivo y una ética del cuidado han provocado un cambio positivo en su entorno", dijo Sáenz.

 

 

Alejandra Cortés Milmo, presidenta del Patronato del Premio, dijo que ambas asociaciones promueven la fraternidad y el sentido humano, características que señaló como necesarias para afrontar los retos de la sociedad.

"Son el ejemplo de que la generosidad, la honestidad y el trabajo pueden hacer posible lo imposible (...) su liderazgo es resultado de su calidad humana. Estoy segura que atraerán a muchas más personas a creer, como nosotros, en sus proyectos”, expresó la presidenta.

Durante la ceremonia se informó que este año se omitió la entrega de la categoría Científico y Tecnológico al Sentido Humano, en cumplimiento a la voluntad de la familia del ganador, quien lamentablemente falleció previo a este evento de reconocimiento.

 

Una asociación para cuidar a la mariposa monarca

Alternare es una asociación civil que obtuvo el premio Luis Elizondo en la categoría Humanitario por su trabajo en la conservación de áreas naturales.

Su trabajo se concentra en la Reserva de la Biósfera de Mariposa Monarca, ubicada en Michoacán, donde han beneficiado a más de 116 mil personas.

Alternare tiene un centro donde busca desarrollar líderes y promotores comunitarios para que estos contribuyan a un desarrollo sustentable y la conservación de los recursos naturales.

 

Los fundadores de Alternare: (de izq. a der.) Gabriel Sánchez, Elia Hernández, Ana María Muñiz y Guadalupe del Río.
Los fundadores de Alternare: Gabriel Sánchez, Elia Hernández, Ana María Muñiz y Guadalupe del Río. 

 

Igualmente brindan cursos y talleres para que las comunidades rurales de la zona puedan ser autosuficientes alimentariamente.

Esto a la par de su trabajo en la conservación del bosque y agua junto con comunidades indígenas, así como la venta de productos naturales de campesinos de la región.

Alternare fue reconocida por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura como la 3° mejor iniciativa innovadora y escalable para el desarrollo rural sostenible en LATAM y el Caribe.

También fueron nombrados como “Campeones de la conservación” por la Organización de Estados Americanos (OEA) y el U.S Fish & Wildlife Service.

Nos enorgullece formar parte de esta edición del Premio Luis Elizondo (...) el premio nos motiva a continuar con nuestro trabajo en pro de la erradicación de la pobreza rural y la conservación ambiental de los maravillosos ecosistemas de nuestro país”, dijo Guadalupe del Río, presidenta de Alternare.

 

Reserva de la Mariposa Monarca
Reserva de la Mariposa Monarca en Michoacán.


 

Un grupo estudiantil contra la trata de personas

SinTrata es una iniciativa creada por alumnas de diversas carreras de la Universidad Iberoamericana que obtuvo el premio Luis Elizondo en la categoría Humanitario para Agrupaciones Estudiantiles.

Esta iniciativa busca sensibilizar y concientizar sobre la trata y explotación de personas en México.

Tras conocer a una joven sobreviviente de explotación sexual el grupo de alumnas comenzaron sus actividades que a la fecha incluyen organización de espacios y encuentros de reflexión universitaria.

Foros, talleres y activaciones en temas de trata, explotación sexual y laboral, así como violencia de género, son parte de dichas acciones.

 

Integrantes de SinTrata
SinTrata es una iniciativa que iniciaron estudiantes de la Universidad Iberoamericana.

 

La iniciativa ha sido replicada en otras universidades y han hecho alianzas con albergues especializados en los que se han brindado apoyo a más de 300 sobrevivientes de explotación sexual.

Asimismo han impartido cursos y brindado información de prevención y concientización a más de 3 millones de personas mediante materiales digitales.

Así como a más de 175 mil menores de edad y personas en comunidades vulnerables de manera presencial.

También han dado capacitación a 250 mil personas en puntos turísticos clave para la detección y reporte de trata de personas y a 2 mil personas en entrenamientos presenciales.

“Cada acción es importante y recibir el premio es muy valioso para los proyectos futuros, mismos que siempre van con la misión del grupo: contribuir a la prevención de la trata y explotación de personas”, dijo Sharon Fernández, presidenta del grupo estudiantil. 

 

Jovenes mirando materiales visuales sobre SinTrata

 

Premio que reconoce la labor humanitaria

Anualmente, el Tec entrega este galardón en memoria de Luis Elizondo, empresario regiomontano que durante su vida realizó obras filantrópicas, educativas, culturales y sociales, entre otras.

Con la entrega de esta distinción se busca reconocer públicamente a personas y organizaciones que realizan una aportación científica relevante o que a través de su labor humanitaria favorecen a sus comunidades.

A lo largo de más de 50 años, el Premio Luis Elizondo ha reconocido la labor científica y filantrópica de más de 100 personas e instituciones.

Este año, la convocatoria recibió 291 propuestas. Los ganadores de esta entrega recibieron un reconocimiento escrito, la escultura “Llama de la Humanidad” y un estímulo económico para que continúen su labor.

Este año, la ceremonia de premiación se llevó a cabo de manera remota, con sede en la Rectoría del Tec campus Monterrey, y los ganadores realizaron enlaces virtuales debido a la pandemia de COVID-19.

 

 

 

SEGURO TAMBIÉN QUERRÁS LEER:

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios