Diego Alonso Quevedo, seleccionado en la tercera generación del programa Líderes del Mañana y estudiante de la Ingeniería en Mecatrónica destaca por su trayectoria en la investigación biomédica.
Por MARTHA MARIANO | CAMPUS MONTERREY - 28/05/2021

Desde que recuerda, Diego Alonso Quevedo siempre tuvo un único sueño, graduarse como profesionista en el Tec de Monterrey.

Hoy se encuentra próximo a cumplir esa meta y además se alista para traspasar fronteras en la biomedicina.

Ya que el también Líder del Mañana ha sido aceptado para realizar su posgrado en cuatro universidades internacionales, el Massachusetts Institute of Technology (MIT), Stanford University, UC Berkeley y Carnegie Mellon University.

Con tan solo 23 años, el originario de Aguascalientes ha dedicado parte de su vida a trabajar en la investigación y desarrollo de diversos dispositivos médicos, como exoesqueletos, placas craneales 3D y fibras musculares.

 

Diego Quevedo LDM
Diego Alonso se encuentra en la recta final de su preparación como Ingeniero en Mecatrónica en el campus Monterrey.

 

“Al llegar a Monterrey yo ya sabía que quería dedicarme a la investigación, entonces comencé a buscar grupos y a preguntarme en que quería hacer investigación, fue cuando descubrí la biomedicina, mencionó.

Uno de estos grupos fue el del profesor Mario Moisés Álvarez y la doctora Grisel Trujillo de Santiago donde trabajó en el desarrollo de fibras musculares para reemplazar músculo no funcional en las personas.

“Yo quería seguir aprendiendo así que me pasé a algo más biológico por ello entré con ambos profesores, allí empecé desde cero viendo cómo funciona la dinámica de grupo de investigación”, dijo.

 

Diego Quevedo LDM internacional
Durante su trayectoria Diego pudo viajar a Canadá a realizar una estancia de investigación.

 

Visión internacional

En el verano de 2019 el próximo graduando pudo viajar a una estancia de investigación en Canadá donde desarrolló plantillas inteligentes para detectar úlceras en personas con diabetes.

Posteriormente en ese mismo año, Diego recibió la noticia de que había conseguido una estancia de investigación en MIT donde desarrolló parches impresos en 3D para tratar el corazón después de un paro cardiaco.

“Todo el 2020 estuve en el MIT trabajando en este proyecto de los parches, con la pandemia estuve tres meses allá encerrado lo que me permitió desarrollar un programa que simula en ventrículo derecho del corazón.

“La verdad me gustó mucho el trabajo que desarrollé allí, así que decidí estudiar el posgrado en Mecánica enfocado en biomedicina en el MIT con la beca que me ofrecieron”, detalló.

 

Diego Quevedo LDM
El Líder del Mañana señaló que compartir estos avances en la biomedicina con la comunidad es otro de sus objetivos.

 

Aprendizaje más allá de las aulas

Si algo aprendí del Tec es nunca rendirme, ser siempre perseverante, dijo el estudiante.

“Cuando recién comencé la carrera me sentía muy motivado por aprender, pero no sabía cómo enfocarme y hoy, cinco años después de iniciado ese camino ya sé lo que quiero hacer y cómo lo voy a lograr”, destacó.

Mi objetivo principal, añadió, es desarrollar tecnología médica que pueda ser implementada en pacientes y que pueda mejorar su calidad de vida.

Otro de sus compromisos, dijo es inspirar a más alumnos o trabajar en el ámbito educativo para ayudar a que más jóvenes tomen este camino.

“El Tec no solo se trata de tomar clases, es una oportunidad increíble, todo este panorama más las actividades extracurriculares, estuve en clases de dibujo, clases de guitarra, en tochito, clases de baile, todo esto es una experiencia muy integral”, afirmó.

“Cuando recién comencé la carrera me sentía muy motivado por aprender, pero no sabía cómo enfocarme y hoy, cinco años después de iniciado ese camino ya sé lo que quiero hacer y cómo lo voy a lograr”.

 

Diego Quevedo LDM infografía

 

Agradece acompañamiento

Diego cursó los primeros tres semestres de su carrera en el campus Aguascalientes y dijo sentirse orgulloso de haber formado parte de la comunidad estudiantil del Tec de Monterrey en campus Monterrey.

“La lista de agradecimientos es enorme, pero si me gustaría comenzar con mis papás, que siempre me apoyaron, creyeron en mí.

“Después de ellos agradezco a mis amigos y mis profesores, he estado en muchos laboratorios y en el Tec hay muchos profesores que te apoyan, que te inspiran a hacer lo que quieres”, relató.

Hacer cosas interesantes no es un logro mío, agregó, es un logro de todas estas personas que han estado conmigo, que me han apoyado, es un logro colectivo porque sin ellos yo no sería quien soy ahora.

 

Con información de Olivia Ramos.

 

Te podría interesar:

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Categoría: