La ceremonia de Lealtad del Tec de Monterrey reconoce la trayectoria de sus profesores y colaboradores.
Por Paúl Guerrero | Campus Chihuahua - 23/10/2020

“Yo creo que nunca voy a dejar de dar clases”, palabras en entrevista para CONECTA del profesor Andrés Enrique Amaya, al cumplir 35 años de trabajo dentro del Tec de Monterrey campus Chihuahua.

Maestro de artes plásticas y pintura, escenógrafo, director y colaborador en el ensamble Allegro, además propulsor del periódico local del campus, antecesor de CONECTA, son algunas de las actividades dentro de la institución del maestro Amaya.

 

Maestro Enrique Amaya impartiendo una de sus clases
Maestro Enrique Amaya impartiendo una de sus clases

 

Desde el 2015, el Tec de Monterrey a nivel nacional, celebra la trayectoria de los profesores y colaboradores con esta ceremonia.

En 2020, Amaya fue uno de los 57 colaboradores distinguidos del campus Chihuahua.

De manera virtual el maestro recibió el reconocimiento por sus más de tres décadas de enseñanza en la institución por parte de directivos del campus, acompañado del cariño y admiración de colegas y compañeros.

 

Inicios

Como un don palabra que definiría sus habilidades artísticas, pero para el, “es la facilidad de aprender las artes”, lo que lo llevó a desarrollarse en esta área.

Nacido en ciudad Obregón en 1951 pasó una infancia entre dibujar y pintar que poco a poco lo encaminó a su vocación.

Estudió la preparatoria en el entonces Distrito Federal y al terminar consiguió un trabajó en El Sol de México, en el año de 1969.

En el periódico pulió sus conocimientos en el departamento de dibujo publicitario, donde todo era elaborado a mano, no había computadoras y fue como desarrolló las habilidades artísticas.

“Desde niño siempre me gustó mucho dibujar y pintar, todo lo que estaba relacionado con las artes, siempre he tenido esa fortuna, esa habilidad para desarrollarme en áreas artísticas”, comentó el maestro.

Para 1970 regresó a ciudad Obregón, donde comenzó a dar clases de pintura, además de hacer trabajos de publicidad a negocios locales, además de tomar un curso de aviación.

 

 Clases en el campus Chihuahua

 

La estancia en su ciudad natal fue de  ocho años, en búsqueda de un cambio decidió irse a Chihuahua.

Gracias a su relación con personas del Seminario de Cultura de Chihuahua y gracias al maestro Mario Arras catedrático en el campus Chihuahua que le informó de la búsqueda de alguien que enseñara pintura.

Enrique Amaya en el campus Chihuahua en 1983
Enrique Amaya en el campus Chihuahua en 1983

 

Así fue como en 1978 el maestro Amaya comenzó a dar clases de pintura en la Secundaria Tec, además de las clases comenzaron a pedirle trabajos de difusión cultural, posters, carteles y publicidad echa a mano.

“Todo esto fue creciendo y también hice el diseño de las escenografías de teatro, una actividad que aprendí aquí” platicó Amaya.

Además, también ayudó en la realización del periódico La palabra, antecesor de CONECTA, como medio de difusión de eventos y noticias del Tec.

“El periódico se tecleaba en máquina de escribir se cortaba y pegaban las fotos que eran tomadas y reveladas por nosotros, era mucho trabajo” explicó.

El maestro Amaya ha impartido clases en todos los niveles del Tec de Monterrey, todas ellas relacionadas con la cultura y las artes.

Impartió los talleres de arte y pintura 12 años en los tres niveles del Tec de Monterrey.

 

Allegro

 

Su afición a la música y el conocimiento empírico que desarrolló en la cultura y las artes lo llevaron a hacerse cargo de la dirección de Allegro de 1980 a 1984..

 

Aficionado a la música y la guitarra
Aficionado a la música y la guitarra

 

El ensamble musical que ahora es un ícono del campus , comenzó con presentaciones sencillas para la comunidad Tec de esos años, que con el tiempo creció hasta convertirse en lo que es ahora.

“Hacíamos cosas muy sencillas, el grupo despegó y llegó a ser lo que es ahora cuando bajo la dirección de Ana García” explicó el maestro.

 

El futuro

 

El maestro formó una familia con Sandra García, con más de 30 de matrimonio y con dos hijos Carlos y Andrea que son EXATEC, egresados de Diseño Industrial.

En sus planes está continuar con la enseñanza, hace cuatro años obtuvo un título en Pedagogía.

Actualmente,  sigue colaborando con la puesta en escena de Allegro y trabajar en el desarrollo del grupo de teatro del campus Chihuahua.  

 “Lo que más me gusta de dar clases es compartir la experiencia que uno va teniendo, el convivir con los alumnos, siempre ha sido muy motivador para mi” finalizó

 

Una de las escenografías del maestro Enrique Amaya
Una de las escenografías del maestro Enrique Amaya

 

TAMBIÉN QUERRÁS LEER 

:

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios