Maestra en Ciencias Ambientales del Tec de Monterrey campus Toluca comparte datos interesantes sobre las abejas, su importancia en el mundo y por qué la baja movilidad en las ciudades beneficia tanto a esta especie.
Por Mafer Ortega | Campus Toluca - 21/05/2020

Más del 75 % de los cultivos alimentarios del mundo dependen de la polinización. Los polinizadores, como las abejas, mariposas, pájaros, polillas, escarabajos e incluso los murciélagos, ayudan a que las plantas se reproduzcan.

La labor de las abejas no solo consiste en la producción de miel, también contribuyen a la seguridad alimentaria y a la preservación de la biodiversidad.

A pesar de que la mirada del mundo está puesta sobre los efectos negativos que genera la baja movilidad en las ciudades, las medidas de distanciamiento social han tenido un efecto positivo para esta especie. 

Gracias a que las plantas silvestres se están reproduciendo libremente en los espacios públicos, las abejas han incrementado el número en sus colonias, según National Geographic.

Desde 2018 la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) reconoce el 20 de mayo como el día de las abejas, para hacer conciencia sobre su importancia en el mundo.

Paola Vilchis, Maestra en Ciencias Ambientales y quién imparte el curso de Cambio climático y uso de energía en el Tec de Monterrey, campus Toluca asegura que debemos actuar conforme a la meta de coexistir con todos los seres vivos.

“Es importante tomar conciencia sobre nuestras acciones y el impacto que tienen en los ecosistemas en los que se desarrollan especies indispensables, como las abejas” compartió en entrevista para CONECTA.

 

Mucho más que miel

 

Para comprender un poco más sobre su importancia en nuestra vida Paola nos comparte algunos datos curiosos sobre estos seres vivos:

1. Un tercio de la producción de los alimentos que consumimos depende de su trabajo de polinización. 

2. Pueden calentar sus cuerpos a una temperatura extraordinaria como defensa contra los ataques de avispas sin morir en el acto.

3. Diseñan de manera sustentable dado que no desperdician espacios ni recursos. La vida útil de sus colmenas está planeada para futuras generaciones, es decir, a largo plazo.

4. Se adaptan a las condiciones geográficas y recursos existentes en el lugar donde edifican sus colmenas.

5. Los paneles de sus colmenas están formados por celdas hexagonales, lo que significa un mínimo uso de recursos y máximo aprovechamiento del espacio.

6.Su arquitectura domina la sección áurea (sección de oro), que sólo alcanza la perfección en la naturaleza.

7. Para producir un kilogramo de miel es necesario que una abeja visite unos cuatro millones de flores. Esto es recorrer una distancia equivalente a dar una vuelta al mundo ¡cuatro veces!

8. Contrario a la creencia popular, la única abeja que muere tras lanzar una picadura es la melífera.

Proteger a las abejas es proteger a la biodiversidad ya que existen más de 20 mil especies de abejas que polinizan plantas y flores que nos proporcionan alimento destaca la FAO en su publicación del 20 de Mayo con motivo del día de las abejas.

Por último cabe destacar que su labor de polinización es esencial para la producción  de más de 87 de los principales cultivos alimentarios de todo el mundo.

 

SEGURO QUERRÁS LEER

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Etiquetas:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios