Después de 5 años viviendo en Melbourne, Australia, Alejandra Rivera, EXATEC y antigua directora de carrera LIN en el Tec de Monterrey en Sinaloa, conversa sobre las oportunidades y retos a los que se enfrentan los EXATECs en el extranjero.
por Alejandra Thomas - 14/04/2018

Alejandra Thomas | Campus Sinaloa

Después de 5 años viviendo en Melbourne, Australia, Alejandra Rivera Plascencia, orgullosa estudiante EXATEC y antigua directora de carrera de LIN (Licenciatura en Negocios Internacionales) de campus Sinaloa, regresa a sus origenes para sentarse a discutir sobre los retos y las oportunidades que el Tec de Monterrey le deja a sus egresados.

Alejandra Rivera
Alejandra Rivera, encargada de Proyectos Especiales en la Universidad de Melbourne.

Buenas tardes, Ale. Muchas gracias por aceptar esta entrevista y bienvenida de nuevo a tu campus. 
Buenas tardes, muchas gracias. Es muy bonito volver y reencontrarme con todos mis ex-compañeros y ver cuánto hemos crecido.

Cuéntenos un poquito acerca de cómo pasó de ser directora en Sinaloa a ser la encargada de Proyectos Especiales en la Universidad de Melbourne, en Australia.
Estando de directora de LIN, y con las capacitaciones que se avecinaban en la época, se necesitaba a una persona con maestría en Negocios Internacionales. Yo era egresada de LAN (Licenciatura en Agro-Negocios), y con una maestría en Administración. Como nadie más contaba con esa experiencia, decidí irme al extranjero y realizar la maestría en Australia. Así fue como terminé ahí.

¿Cómo fue que decidió quedarse y conseguir un empleo después de terminar sus estudios?
Decidí quedarme por diferentes motivos, y aproveché la oportunidad de tener contactos que ya trabajaban en la universidad. No entré directamente al puesto en el que estoy ahora, sino que tuve que ir cambiando de puesto y hace poco es que me dieron el cargo para los Proyectos Especiales.

Yéndose por una necesidad que tenía el campus, ¿considera que el Tec la tenía preparada para una experiencia en el extranjero?
Claro que sí. Recordando mi paseo por el Tec, y si me pongo a pensar en las mejores etapas que he vivido, sin duda el Tec es una de ellas. Específicamente mi preparatoria, que también hice en el Tec. PrepaTec ha sido de lo mejor que me ha pasado en la vida.

¿Cómo cree que PrepaTec logró formarla desde una etapa tan inicial?, ¿considera que su influencia sigue latente en sus decisiones actuales?
Por supuesto. PrepaTec te da otro enfoque. Te cambia el mindset, la manera de pensar. Ves el mundo desde otro punto de vista. A mí me abrió los ojos a lo internacional, y no solo eso, sino a tener la confianza de que cualquier carrera, o que a en cualquier universidad a la que yo me quisiera ir, tendría la capacidad de lograr lo que me propusiera. Tenía lo que se requería para ello.

¿Considera que el Tec prepara a sus estudiantes para la vida en el extranjero?
Sí, creo que el Tec da todas las herramientas. Siempre nos está retando, siempre nos pide más; nos enseña a manejar el estrés. Después puedes enfrentarte a situaciones muy estresantes, estés donde estés, y eso yo lo aprendí aquí.

Con eso en cuenta, ¿diría que los EXATECs tienen oportunidades fuera de México?
Definitivamente. El EXATEC que le echa ganas puede lograr lo que se proponga. Los EXATECs tenemos el sello de emprendedurismo y perseverancia, nunca verás a un EXATEC rendido. Tenemos el sello distintivo de ser perseverantes. Siento que cualquier egresado del Tec que tiene hambre y ambición de hacer algo significativo tiene todas las oportunidades. Así como muchas habilidades desarrolladas, que otros países necesitan. Son personas adaptables y flexibles, que resuelven de manera creativa e ingeniosa. Y hay muchas puertas abiertas para todo EXATEC que crea en sí mismo.

Alejandra y compañeros

 

¿Y a qué obstáculos considera que se enfrentan?
Siento que hace falta un poco de preparación en el área de comunicación, tanto escrita como verbal. También desarrollar un poco más el lado social. No solo al EXATEC en particular, sino al mexicano. Creo que nos hace falta esforzarnos en mejorar nuestras habilidades de escucha, de comunicación y de resiliencia. El lado más humano.

¿Se enfrentó usted con alguno de estos obstáculos estando en el extranjero?
Sí, tuve un choque cultural. Aunque solemos ser muy adaptables, los mexicanos, sobre todo los que estudiamos en el Tec, estamos muy acostumbrados a trabajar en equipo. Siempre buscamos cómo aplicar las habilidades de todos para generar una sinergia, y en muchos otros países eso no existe. Me topé con personas muy individualistas, y eso fue un choque para mí. Hay que aprender a hacernos responsables de todo lo que entregamos, y eso al principio es difícil, porque siempre que algo nos falta, sabemos que podemos cubrirlo con lo que a algún compañero le sobra. Y en algunas sociedades eso no se ve. La gente es muy callada también, no hay tanta amistad en el trabajo.

¿Qué recomienda para vencer estos obstáculos?
Principalmente, no perder la confianza en nosotros mismos. Hay que saber que si estamos donde estamos es por lo que hemos logrado y porque tenemos lo que se requiere. A veces nuestras emociones llegan a ser más fuertes que nuestras habilidades, y por eso debemos trabajarlas también, no descuidarlas. 

¿Qué mensaje le daría a los futuros EXATECs?
Me gustaría decirles que se sientan con confianza. Si lograron terminar un programa en el Tec, lograron recorrer un camino lleno de retos y trabajo duro. Se darán cuenta de que todo lo que aprendieron les está dando las bases y la confianza necesarias para todo. Siéntanse que llevan algo que los va a ayudar a alcanzar sus metas y sus sueños. Y nunca dejen de soñar, no dejen sus sueños grandes, no se cierren. El mundo es muy grande y hay oportunidades y abundancia para todo aquél que esté dispuesto a buscarlas.
 

Campus:
Tags:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios