Su curiosidad, personalidad inquieta y agudeza le han llevado a participar activamente en la solución conjunta, comprometida y solidaria de problemas en su entorno.
por Mar Marín y Raphaela Cáceres - 22/10/2018

Mar Marín y Raphaela Cáceres | Campus Querétaro

Alberto Dorantes no es un biotecnólogo ordinario. No solamente se ha convertido en la imagen viral del activismo ciclista en Querétaro −apareció en Reporte Querétaro tras ser fotografiado en su bicicleta con una sabanilla ondeando la leyenda ‘en bici ya hubieras llegado’−; sino que, Beto representa la epítome de las competencias transversales del nuevo modelo educativo del Tecnológico de Monterrey.

Hoy en día, Beto cursa su tercer Semestre i. El primero consistió en un proyecto de innovación social en Chiapas. El segundo se enfocó en el desarrollo de tecnologías wearable con un enfoque social. El último, conocido como Play Lab, le ha permitido, en conjunto con miembros de una comunidad, co-crear diseños de valor que transformarán positivamente su espacio.

Se describe así mismo como un espíritu libre. Su curiosidad, personalidad inquieta y agudeza le han llevado a participar activamente en la solución conjunta, comprometida y solidaria de problemas en su entorno. Esta vena social, explica Beto, “se debe, en parte, a [su] familia; el Maxei, [su] primaria, y la multiculturalidad de haber vivido en diferentes ambientes como Canadá, Alemania, Estados Unidos y, ahora, México”.

20 proyectos es el número actual de actividades en las que está involucrado. Entre estas destaca la empresa social Käkow, la cual, en conjunto con Humberto Orantes, representa su amor por Chiapas y la pasión por apoyar a productores y artesanas. Asimismo, forma parte de la mesa directiva de la Sociedad Mexicana de Emprendedores Sociales.

Ciclismo urbano: el estandarte en la bici

Beto, como le dicen sus amigos, se volvió viral en las redes sociales realizando un pequeño acto que despertó la consciencia de la convivencia entre conductores y ciclistas.

“Esta idea surgió con un grupo de ciclistas que salimos a hacer rodadas azarosas. La idea original era colgar un cartel en un puente. Por razones de organización, tomé un palo de rodillo, lo junté con pedazos de bambú, y con ayuda de mi mamá y una amiga, escribí ‘en bici ya hubieras llegado’, y por el otro lado compuso la leyenda ‘quema grasa no gas’.

El joven biotecnólogo busca fomentar la cultura de vialidad y el respeto entre autos y bicicletas también entre la infancia, y jóvenes. México, hoy en día se enfrenta a las necesidades de la sociedad actual y el medio ambiente, y son los jóvenes, quienes desde sus trincheras, impulsan cambios para apoyar a los demás y su entorno.

En bici ya hubieras llegado

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios