La humanidad y principalmente los gobiernos de las naciones cuentan con lo que puede llamarse como “una última llamada”, para hacer conciencia y trabajar por el cambio que el planeta Tierra necesita.
Por Jorge Zanella Alvear | Campus Puebla - 21/09/2020

Reducción en la generación de residuos sólidos y gases de efecto invernadero, así como reforestación son solo algunos de los temas que la Cumbre sobre Biodiversidad de la Asamblea General de Naciones Unidas debió tocar el pasado 22 de septiembre, en el marco de la reunión del consejo de seguridad.

Para Luis Ricardo Fernández Carril, miembro del Panel Intergubernamental de Expertos de las Naciones Unidas y catedrático por el Tecnológico de Monterrey, los líderes de los países dejaron escapar una oportunidad importante para lograr el “acuerdo final” de medidas para salvar al planeta.

“Es importante mostrarle a la gente que aquí no hay recuperación, al revés, se está agudizando una crisis brutal, incluso la pandemia es parte de, no es fortuito, no salió de la nada, está directamente relacionada con la crisis ambiental que vivimos”.

Señales como que los animales “regresan” a las playas, o “se acercan” a las ciudades no son del todo ciertas y para Fernández no son indicativos de recuperación de la naturaleza.

El doctor Fernández se refirió a lo anterior como “pérdida de hábitat”, debido al maltrato a la biodiversidad, lo que, sumado al cambio climático y otros factores, ha alterado el ciclo de salud para la humanidad y la biodiversidad.

En ciudades de países como China, la contaminación atmosférica y de gases de efecto invernadero ha regresado con más fuerza que antes del episodio de la pandemia.

“Se esperaba que este 2020 disminuyeran las emisiones de gases por efecto invernadero alrededor de 8 por ciento; en los últimos 30 años que llevamos intentando pactar, primero con el Protocolo de Kioto y luego con el Acuerdo de París, no se ha logrado”.

El especialista señaló que sólo 2 acontecimientos han disminuido mínimamente las emisiones desde entonces: la crisis financiera en 2008-2009 y esta pandemia.

“Es alarmante que solamente emergencias o situaciones de crisis son lo único que han logrado disminuir las emisiones” advierte Fernández.

La industria es responsable de la mayor cantidad de gases de efecto invernadero lanzados al medioambiente
La industria es responsable de la mayor cantidad de gases de efecto invernadero lanzados al medioambiente

A lo largo de varios años, se ha manejado que el reto es evitar el aumento de la temperatura global del planeta en 2 grados; una disminución constante del 8 por ciento anual de los gases de efecto invernadero hasta el año 2030, es apenas lo óptimo.

Sin embargo, para el doctor Fernández Carril el panorama sobre esa meta no es halagador, debido a que la prioridad en este momento de la mayoría de los países es la reactivación de la economía.

“Lo malo es que con la física no se puede negociar, a la atmosfera no le importan las buenas intenciones ni las promesas, lo que le interesa es lo que se le envía de basura, aunque los gobiernos de los países piensen que sí se puede negociar”.

 

CRISIS DE PLÁSTICO

Aunque no hay cifras oficiales, para nadie es desconocido que la producción y uso de plástico aumentó con la pandemia; para el doctor Luis Fernández el reto más difícil para la humanidad viene relacionado con la disminución del uso del mismo.

SEGURO QUERRÁS LEER TAMBIEN:

 

Tras la llegada del problema sanitario la necesidad de hacer llegar alimentos y artículos de manera segura agudizó esta situación.

“Estaba pronosticado que para 2050 en los océanos habría más plástico que peces; ese pronóstico se ha acelerado bajo el argumento de que todo tiene que ser desechable. El problema del plástico es que no se degrada y estará ahí miles de años”.

 

DEFORESTACIÓN

Otro enigma a resolver es el de la tala de los bosques. De manera legal o ilegal ha crecido de manera desproporcionada.

“En los últimos meses se disparó en cerca del 150 por ciento a nivel mundial con respecto al año anterior, entonces, ¿cuál respiro?, no hay respiro, más bien es al revés”.

La deforestación significa perdida de hábitat, la perdida de hábitat significa pérdida de biodiversidad.

El calentamiento global es cada vez más notorio
El calentamiento global es cada vez más notorio

CONSUMO DOMÉSTICO VS INDUSTRIA

Luis Fernández enfatiza que, a pesar de las medidas restrictivas de quedarse en casa, el consumo doméstico de energía y la generación de basura aumentaron, aunque el mayor problema aún proviene con la contaminación a gran escala, producto de la industria a nivel global.

Al respecto y concretamente en México, el especialista considera que la política ambiental “ha sido desmantelada”, al removerse incentivos para el fomento de la energía renovable.

De la misma manera se han reducido presupuestos a organismos como la Comisión de Áreas Protegidas, la Comisión Nacional de Biodiversidad y al Instituto Nacional de Cambio Climático.

“Es una larga tendencia política de desmantelamiento de los gobiernos en México” lamentó Fernández.

Pronto habrá más plástico que peces en el mar
Pronto habrá más plástico que peces en el mar

LA SOLUCIÓN

El especialista señala que es responsabilidad de cada persona, cada entidad y cada empresa trabajar para mejorar notablemente en todos los aspectos, para ello propone:

Gobiernos. Asumir que no hay más camino que el desarrollo sustentable y que no hay manera de negociar con ninguno de los aspectos de la naturaleza (atmósfera, biología, física u otros).

“El único camino es tener una visión paradigmática y trabajar en desarrollo sustentable como primera opción de las prioridades. Todos estos problemas y la pandemia le han mostrado al ser humano su vulnerabilidad”.

Empresas. Los gobiernos deben obligar a las empresas con la creación de nuevas políticas a formar parte del desarrollo sustentable, debido al impacto que tienen con sus contaminantes sobre la naturaleza.

Las personas. Como seres individuales cambiar a una cultura de sostenibilidad. Cada uno es responsable de vigilar su huella ecológica y más importante aún, de desarrollar conciencia para no ser cómplices de empresas no comprometidas con el medio ambiente.

“Las personas están comprando todo el tiempo cosas envueltas en plástico; deben dejar de ser cómplices de los gobiernos que no hacen nada y de las empresas que no cambian, no es con una protesta, es dejando de comprarles y voltear hacia las que sí”.

Se trata de respetar al planeta
Se trata de respetar al planeta

ÚLTIMA LLAMADA

A 5 años del Acuerdo de París y  a 9 años de que se cumpla el plazo en la reducción de la temperatura en el planeta, es prioritario para la humanidad sensibilizarse y trabajar por ese objetivo.

El planeta está en un estado crítico y vamos en camino a una sexta extinción en masa de especies a nivel mundial, esta vez por la mano del hombre; se han registrado 5 de ellas por causas naturales y la última por la caída del meteorito que extinguió a los dinosaurios”.

Tras décadas de advertencias sobre los riesgos, las consecuencias están a la vista.

“Hay que abrir los ojos, es el inicio de una crisis mayor, no es un elemento aislado, no se está recuperando la naturaleza; estamos entrando a una crisis profunda y no lo vemos” .

En un informe reciente dado a conocer el pasado 24 de septiembre por la Organización Meteorológica Mundial, la última década fue la más calurosa registrada y las concentraciones de gases de efecto invernadero han seguido aumentando.

Según el informe, las emisiones de dióxido de carbono de los combustibles fósiles y los incendios forestales alcanzaron un máximo histórico en 2019 y son un 62 por ciento más altas que en 1990.

Ante ese escenario, líderes mundiales están convocados a reunirse el próximo 12 de diciembre, para impulsar una acción y ambición climática mayores.

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios