Desde su posición como “free safety”, Jeff Ken Ramírez Balderas es uno de los encargados en la defensiva de los Borregos Puebla de evitar que los receptores y los corredores no logren ganancia en yardas. Desde sus posiciones de hijo, estudiante y ser humano debe lograr muchos “touchdowns” con sus sueños.
Por Jorge Zanella Alvear - 04/01/2018

En un juego de futbol americano por lo general los reflectores están puestos sobre las ofensivas y más específicamente, en los "quarterbacks", corredores y receptores, posiciones que por naturaleza visten de espectacularidad a este deporte. Sin embargo, la defensiva tiene un rol muy importante, a tal grado que existe un dicho que afirma que "las defensas ganan campeonatos".

Lo anterior es bien conocido por Jeff Ken Ramírez, quien dentro de sus aptitudes deportivas debe tener una buena comunicación con sus compañeros, una gran lectura de juego y una intuición capaz de cortar ataques feroces, además de dar seguridad en terreno abierto, es una tarea bien lograda por este jugador, que gracias a haberse desempeñado en algún momento de su carrera como ofensivo, cuenta con sensibilidad para lograr su objetivo.

El número 14 de los Borregos Puebla inició en el fútbol americano a los 4 años, gracias a la influencia de su padre en su natal Toluca. El amor hacia el deporte de las "tackleadas" fue inmediato al ponerse por primera vez la utilería.

"Al momento de ponerme el equipo y logara mi primera anotación fue que sentí que este deporte era para mí, tenía una ansiedad en todos los juegos de logra anotar; ahora que juego como defensivo es un cambio importante para mí y mis ansias son de que los contrarios no anoten, además de poder hacer jugadas grandes para mi equipo; es un cambio, así como en la vida todo se mueve, aunque todo sigue siendo la misma pasión".

Uno de los momentos importantes dentro del deporte para este "profundo libre", fue cuando tomó la decisión de cambiar de equipo, aunque confiesa que al llegar al Tecnológico de Monterrey en Puebla inmediatamente se enamoró del equipo, por lo que la decisión de cambiarse de ciudad y jugar para los Borregos Puebla fue la indicada.

Pero tomar buenas decisiones no es fácil y a veces hay que pasar por momentos difíciles al transitar por las facetas de la vida; ahí Jeff tuvo dos que fueron cruciales. Una de ellas se dio en el plano deportivo, en la transición de jugar en la categoría juvenil y pasar al nivel de Conferencia Premier, lo que al final se convirtió en algo muy grato para él.

Otro suceso decisivo en la vida de este chico fue la pérdida de su hermano Kevin, sin embargo Jeff con fortaleza ha sabido salir adelante, lo que con gran entereza relata.

"Perder a mi hermano a causa del cáncer a los seis años, cuando era mi cumpleaños me marcó, pero aun así me motiva mucho para seguir adelante. Mi hermano siempre está presente para a mí y me inspira para ser mejor".

Un pilar importante para Jeff es sin duda su familia. El apoyo que le brindan sus padres Doña Norma y Don Cruz es algo que agradece. Ellos le muestran su amor de muchas maneras; una de ellas es la gran disposición de viajar a donde él esté, a dónde él juegue.

Cada que eso ocurre, que es al menos cada semana durante la temporada regular, hay una metamorfosis. Jeff ve como de repente su familia crece a varias decenas de integrantes, lo que le hace sentir una gran alegría. Es ahí donde se fortalece y también en la convivencia con sus compañeros de equipo.

"El momento más alegre es el día a día con mis compañeros, disfruto mucho el estar con mi familia, creo que me siento parte de una gran cosa y por eso es el momento grato es todos los días".

Ramírez Balderas es un joven al que le gusta trasladar los valores que ha aprendido en el fútbol americano hacia la vida cotidiana. Tener una buena comunicación, ser amable con todas las personas y el liderazgo que la institución siembra en cada alumno para desarrollarlos en el terreno profesional, son sus claves para ir por la vida.

Este hombre, pieza fundamental en el accionar de los Borregos Puebla tiene fuertes cimientos que le permiten ver hacia adelante. En el corto y mediano plazo tiene la intención de representar a nuestro país en un mundial y con ello cumplir uno de sus tantos sueños.

"Trabajo todos los días para que llegar a una selección mayor se peda dar, es un sueño que todavía tengo y gracias a los coaches Hugo Lira y Sergio Zuluaga creo que puedo lograrlo; apenas en mi segundo año me siento mejor y con la ayuda de mis compañeros Rodrigo Arias, Andrés Santoyo y todos lo que han estado en selección podré lograrlo".

En el largo plazo, bueno, el tiempo y el destino lo dirán, aunque por lo pronto se le ve caminar muy feliz de la mano de alguien que comparte sus mismos gustos, sus mismas inquietudes y la misma pasión por el deporte, su nombre Jocelyn.

"Mi novia es una persona excelente en el deporte, con sus cualidades en el voleibol ella me demuestra mucha tenacidad y me ha impulsado a que si me están dando porque pelear cuando juego, pues tengo que sacar la misma casta, porque mis compañeros esperan eso de mí, además ella me poya en la escuela ya que estudiamos lo mismo; me ayuda a ser mejor, a no faltar a mis clases y pues realmente estoy muy contento".

La filosofía de Ken Ramírez es que sin importar la pasión que las personas tengan, hay que vivirla y hay que seguir hasta alcanzar los sueños. El estudio y la compañía de los seres queridos son las cosas que más importan en la vida, así como desarrollarse en la vida misma y como persona, una reflexión para tomar en cuenta.

Jorge Zanella Alvear | Campus Puebla

Campus:
Categoría:

Notas Relacionadas

En Nuestros Otros Medios