Comunidad Tec se concientiza de los problemas que aquejan al país
por Staff campus Monterrey - 05/10/2018

Luis Mario García, Pilar Garza y Emilio Said | campus Monterrey

México se encuentra entre el 25 por ciento de los países con mayor desigualdad en el mundo, y 6.9 millones de mexicanos viven en pueblos aislados sin servicios básicos.

Estas problemáticas son solo algunas que se viven en el país, y en las cuales se requieren de líderes sociales que ayuden a erradicarlas.

Por esto, el Servicio Social que realizan los alumnos del Tecnológico de Monterrey tiene doble función: sensibilizar a los alumnos sobre la responsabilidad que tienen en desarrollar comunidades y brindarles oportunidades de aportar sus conocimientos y habilidades en problemáticas reales.

Así, realizar acciones sociales se ha vuelto trascendental para ellos, y Vive con Causa es un evento que refuerza ese compromiso que deben tener con la comunidad.

“Es un evento que gusta, que los deja reflexionando, que nos permite acercarnos de una manera muy práctica a un problema serio donde hay un dilema moral, qué pasa si no intervenimos, o bien que nos lleva a un conflicto”, manifestó Ernesto Benavides, director de Servicio Social del campus Monterrey.

Del 2 al 4 de octubre, más de 2 mil 400 alumnos y profesores fueron parte de las diversas conferencias, talleres y activaciones que organizaron 95 alumnos Líderes con Sentido Humano, 70 organizaciones socio formadoras y más colaboradores.

Vive con Causa
Los estudiantes conocieron las diferentes acciones que realizan los socio formadores del campus Monterrey.

Así, durante estos días los asistentes experimentaron con herramientas tecnológicas el valor que pueden aportar al desarrollo social, escucharon testimonios de personas con discapacidad y conocieron a fondo a los que se dedican los diferentes socios formadores.

El Túnel de Memoria y Tolerancia, un minimuseo itinerante que expone algunos acontecimientos oscuros en la historia de la humanidad, como el holocausto, pero también brinda soluciones a problemas como la discriminación, también fue parte de Vive con Causa.

La instalación permanecerá más días frente al Pabellón La Carreta con una serie de actividades enfocadas a la inclusión.

El  Foro de Inclusión de Personas con Discapacidad también fue parte del evento.

El apoyo tanto de directores de carrera, profesores y directivos de la Institución fue esencial para el éxito del Vive con Casa, apuntó Benavides.

Foro de inclusión

Talleres, conferencias, testimonios, paneles y actividades de deporte adaptado se llevaron a cabo en la cuarta edición del Foro de Inclusión de Personas con Discapacidad, del 2 al 4 de octubre.

¿Te imaginas jugar tenis de mesa sentado y con una sola mano? Este fue uno de las actividades que los asistentes al taller de deporte adaptado realizaron en la Arena Borregos.

Con los ojos vendados y una pelota con cascabeles dentro, alumnos jugaron goalball, un deporte diseñado para personas con discapacidad visual, en donde los jugadores tienen que lograr que la pelota entre en la portería del equipo contrario.

En sillas de ruedas, los participantes también jugaron boccia, un deporte parecido a la petanca y está diseñado para personas con discapacidades motoras y parálisis cerebral.

María Elisa Martínez, encargada del Departamento de Formación Deportiva, compartió que el objetivo del taller es sensibilizar y concientizar a la gente.

Que conozcan el otro lado de la moneda, que conozcan los deportes que hay, a veces nada más nos quedamos con basquetbol y sillas de ruedas o las olimpiadas especiales”, explicó.

Vive con causa
Los alumnos buscaron sentir la discapacidad que viven otras personas.

“No necesitamos de la vista para crear una obra de arte”

El artista mexicano, Roberto Villarreal fue el encargado de impartir el taller “Pintar para sensibilizar”, en el Pabellón La Carreta.

Todos los cuadros que hacen los grandes pintores, antes lo crearon en su cabeza, lo ideal es tener el cuadro en su cabeza, y ya de ahí pasarlo al papel”, expresó Villarreal.

Las personas que asistieron al taller permanecieron con los ojos vendados y fueron creando figuras con la ayuda solamente del tacto, con el objetivo de que experimentaran el arte vinculado con la discapacidad visual.

Hablamos mucho en el Foro de incluir a las personas con discapacidad dentro de nuestro mundo rutinario y parte de eso incluye la expresión artística”, mencionó Valeria Fernández, directora de Logística Interna del Foro de Inclusión.

Tengo TOC y vivo una vida normal

Durante el foro destacó la participación de María del Socorro González, colaboradora de Ingenium, una Asociación de Beneficencia Pública que busca educar a la sociedad en materia de salud mental.

Vive con Causa
María del Socorro González compartió su historia: ella padecía el Trastorno Obsesivo Compulsivo.  

María compartió su testimonio en el que la llamaron “loca, ridícula, chiflada”, y muchas cosas más al no conocer que ella tenía depresión, ansiedad, ataques de pánico y Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC).

Parece que la gente necesita ver a un indigente para decir: ‘Tiene un trastorno mental’”, mencionó.

María comentó que el padecimiento le “llegó de golpe”, incapacitándola totalmente; ella quedó postrada en una cama sin poder comer, sin saber que pasaba, entre médicos y familiares le decían que solo quería llamar la atención.

Pasó casi 25 años encerrada sin salir de su casa, y con dolor, habló sobre el sentimiento de culpa porque que sus hijos enfermasen, el miedo de que su esposo la abandonara e incluso que pensó en suicidarse.

Pero todo cambió cuando hace 5 años Ingenium cambió su vida: le dieron un diagnóstico.

Para su sorpresa, al enterarse de su padecimiento la alegró”.

Me dio un montón de gusto escuchar que en serio estaba mal, que no era una chiflazón como toda la vida me habían dicho, que no eran un ‘échale ganas’ para salir adelante. Necesitaba tratamiento”, expresó.

Al llegar a Ingenium María tuvo un cambio completo en su vida; se encontró con más personas que tenían diferentes diagnósticos, le dieron conocimiento sobre su enfermedad y un empoderamiento que, afirma, ella nunca imaginó que podría tener.

Con todo el orgullo de mi corazón puedo decir que hoy soy una persona nueva, mentora de Ingenium y voluntaria en una Alianza de Salud Mental. Nunca pensé que pudiera yo estar frente a un público hablando de mí diagnostico”, dijo.

Hoy es otra persona, viaja, puede estar sola, va a sus servicios voluntarios, lleva una vida normal y sin la carga del dolor que muchos años le pesó.

Vive con Causa
Organizadores de Vive con Causa 2018. 

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios