Dos leyendas del deporte del campus Monterrey que estuvieron en la inauguración y despedida del Estadio Tecnológico izaron las banderas del nuevo Estadio Borregos
Por Redacción | campus Monterrey - 01/05/2019

Leyendas del deporte del Tec izaron la bandera de Borregos, a la par que el coro del campus Monterrey entonaba el himno de los Borregos, en un momento muy emotivo de la historia del deporte del Tec.

Liderazgo, fortaleza, carácter, gallardía, pero ante todo disciplina, inteligencia e integridad son los elementos que forman el perfil de los atletas y simbolizan la bandera de los Borregos del Tecnológico de Monterrey, que fue colocada en su nuevo estadio el día 30 de abril y 1 de mayo, durante su inauguración.

Roberto y manuel

Grandes figuras del deporte de la institución, como Roberto Olvera Peña (IQ 1955) y Manuel de la Garza Robertson (IIA 1954), quienes un 17 de julio de 1950 integraron la escolta del Tec y recibieron la bandera de México en la inauguración del Estadio Tecnológico, a manos del entonces presidente Miguel Alemán, fueron ahora responsables del nuevo izamiento.

Personas que representan de manera ejemplar la esencia de lo que se espera de un atleta, estudiante y profesionista.

La bandera, antes de llegar a su destino, fue escoltada y llevada por el campo de juego con un andar ordenado por miembros del Salón de la Fama (deportistas ex alumnos destacados del Tec), atletas actuales y entrenadores.

Claudette

Las banderas de México, del Tecnológico de Monterrey y de Borregos fueron mostradas ante 20 mil personas en ambas fechas y dando referencia de su trascendente significado.

Asta

Ser parte de la historia del Tecnológico de Monterrey es motivo de gran orgullo para Manuel de la Garza Robertson, egresado de la carrera de Ingeniero Industrial Administrador en 1954 y miembro del equipo de futbol americano y beisbol.

“Estoy muy emocionado porque son 69 años de compartir la historia del Tec. Son muchos años de experiencias muy bonitas con mi escuela”, expresó conmovido.

De la Garza fue parte del primer juego de los Borregos Salvajes en 1950, en un partido en que vencieron a los Pumas.

Para él, ser Borrego ha sido una experiencia de vida.

“Ser Borrego se reduce a disciplina y trabajo en equipo. Espero que las nuevas generaciones pongan todo su esfuerzo y su alma, porque lo que aprenden aquí les va a servir el resto de su vida, porque es una Institución con claros principios morales y éxitos”, manifestó.

Por su parte, Olvera, graduado de Ingeniería Química en 1955, manifestó que este será un momento inolvidable para él.

"Es un honor muy grande y más honor haber sido el primer inducido en el Salón de la Fama. Ser Borrego ha sido un gran honor y una distinción muy grande", dijo.

Es importante señalar que otros distinguidos ex atletas miembros del Salón de la Fama se sumaron al toque muy significativo del evento, como Rogelio Hernández, quien estuvo en el primer equipo de los Borregos en 1945.

Así como Enrique Abaroa, también muy destacado en futbol americano a principios de los años 60, además de José Maiz García, René Aguirre y Ricardo Páez, en beisbol.

Mike Ochoa y Rafael Quijano, en futbol americano; Pedro Babb, Edmundo Manzotti, Guillermo González y Marco Lira, en futbol soccer; Julián Treviño, en beisbol y basquetbol; Patricio Guerra, en futbol de salón; Gabriela Corzo y Susana Loaiza , en futbol soccer femenil.

Además de Alonso Izaguirre, Gabriela Hernández y Carla Pons, en basquetbol; Jorge Lozano Laín, en judo, y Alejandra Meza, en Atletismo.

 

LEE TAMBIÉN:

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios