Del 30 de octubre al 2 de noviembre se llevó a cabo la primera edición de este evento que dio espacio a una fiesta multicultural.

 

Martha Mariano | Campus Monterrey

Conocer otras culturas nos hace comprender mejor el mundo, sorprendernos de su riqueza, nos vuelve más tolerantes y solidarios con los demás; pero para conocer mejor una cultura, es necesario experimentar elementos como tradiciones, gastronomía, música, artesanías, que son parte de los elementos representativos de cada país y sus regiones.

Para brindar a la Comunidad Tec un espacio en el que puedan disfrutar de una fiesta multicultural, los 22 grupos que conforman el Consejo de Asociaciones Regionales y Extranjeras (CARE) llevaron a cabo la primera edición de Latitudes.

“Regresar a nuestras raíces, hablar de cultura, gastronomía y música, aquí en el corazón, en el centro del Campus es algo muy especial, por eso quiero felicitarlos por ser los líderes de este proyecto, para el cual estuvieron dispuestos a trabajar incansablemente para que pudiéramos disfrutar de esto. Me da gusto ver gente apreciando de este concepto que crea un espacio de unidad, de comunidad, de cultura”, destacó Victor Gutiérrez Aladro, Vicepresidente Región Norte, durante la inauguración.

El Jardín de las Carreras se llenó de colorido al contar con stands que muestran costumbres típicas de regiones de México, Centroamérica y otras partes del mundo, lugares de procedencia de alumnos del Campus Monterrey.

Cada espacio resguardó tradiciones que los jóvenes buscaron exponer con diferentes recursos como fotografías, mapas, artesanías o comida. Por ejemplo, elementos prehispánicos como una cabeza olmeca sobresalen en el stand de Tabasco; el Acueducto del Padre Tembleque se aprecia en el espacio dedicado al estado de Hidalgo.

Los estados del norte del país también hicieron lo suyo: Tamaulipas comparte un pedacito de sus playas con una representación de las mismas sobre el suelo de su stand, mientras que los jóvenes originarios de Sinaloa representan el amor por el beisbol con un casco hecho a gran escala.

El Salvador y Guatemala son otros de los stands que destacan por su calidez al mostrar sus banderas al fondo del espacio, dejando abierto el paso para que los asistentes ingresen a un ‘pedacito’ de su tierra.

“La cultura es lo que nos mueve y nos importa no sólo vivirla, sino llevarla a cada rincón del mundo, disfrutando de cada sabor y aroma con las comidas tradicionales que más que el estómago, nos llenan el alma. Este evento es el esfuerzo y dedicación de todo un equipo de trabajo que lo dio todo para dar lugar a un proyecto con un propósito en común: crear un espacio en donde se promueva la diversidad cultural”, apuntó Edgar Arredondo, coordinador general de Latitudes.

Para todos los gustos

Desde el primer día los sabores típicos invadieron los paladares de los presentes quienes han podido degustar comida tradicional de diferentes regiones, como las popusas de El Salvador, las cuales son una especie de gordita de maíz gruesa hecha a mano, rellena de diferentes guisos. Churros, pastes de Hidalgo, tlayudas de Oaxaca, empanadas árabes y ramen japonés han sido otras opciones para brindar variedad a los asistentes.

Se dispuso, además, un mercadito cultural en el que se pueden adquirir diversos productos, desde prendas tradicionales de Perú, así como dulces, artesanías, joyería y diversos artículos hechos por manos mexicanas.

También se han llevado a cabo otras activaciones como talleres, conciertos y espectáculos, permitiendo al público tener un acercamiento con los estados y países expositores.

Replica de cabeza olmeca
Alumnos presentaron piezas representativas de cada estado.

Comparten ‘su tierra’

Uno de los referentes más fuertes que tenían presentes los alumnos participantes fue la posibilidad de abrir canales de comunicación entre las regiones mediante la cultura para compartir su visión con los demás, así lo expresó Saida Verástegui, alumna originaria de Tamaulipas.

“Espero que Latitudes pueda llegar a más personas para que conozcan más de todos los lugares que se están representando, de lo que más nos hace sentir contentos y de nuestra gente, como nosotros los tamaulipecos que nos llevamos muy bien y siempre estamos integrados”.

Para Jesús Manuel Beltrán García, alumno de Mecatrónica y originario del estado de Coahuila, este evento, además, marcó la pauta para poder compartir con sus compañeros cuestiones representativas de sus lugares de origen.

“Pusimos lo que creemos que representa más a nuestro Estado, como los vinos de parra, de las diferentes casas, además tenemos los zarapes de Saltillo, los panes de pulque y los dulces de cajeta, además quisimos que la gente conociera a nuestra mascota que es un T-Rex, debido a que Coahuila es uno de los Estados que se considera más rico en fósiles. Coahuila tiene muchas cosas bonitas: paisajes, música, cultura, comida, mucha diversidad de la cual nos sentimos orgullosos”, consideró.

Para algunos asistentes Latitudes ha sido también un espacio para añorar y disfrutar de sus propias costumbres.

“Soy de Oaxaca y el estar viendo lo stands con cosas de ahí me trae recuerdos”, compartió Adriana Salinas, de primer semestre de la carrera de Medicina.

 

Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios