Mariana cuenta su historia tras haber cursado 2 Semestres de Innovación (Semestre i), uno de ellos dedicado a una de sus mayores pasiones: la joyería.

Karla Pérez | Campus Guadalajara

La pasión por la joyería de Mariana Esponda, alumna de Diseño Industrial del Tecnológico de Monterrey campus Guadalajara, la llevó a crear 2 colecciones de oro para la marca TANE.

Esto lo logró a través de cursar en los Semestres de Innovación, también conocidos como Semestres i, que forman parte del nuevo Modelo Educativo TEC21.

“Cuando vi que había un Semestre i (Diseño, Producción y Comercialización de Joyería) decidí tomarlo para enfocarme todo ese periodo a practicar el diseño de la joyería", relató Mariana para CONECTA.

Esto le permitiría, dijo, "tener un proyecto integrador y aprender lo más que se pudiera de la elaboración de joyería”.

A diferencia de otros Semestres i, éste sólo admite a alumnos que cumplan con ciertos estándares de experiencia y calidad en sus trabajos previos, debido a la alta exigencia que implica y para asegurarse que puedan adquirir las habilidades que requiere esta industria.

En estos semestres de innovación, los alumnos aprenden mediante la resolución de retos bajo la guía de profesores y con la coordinación de un socio formador.

Cuando Mariana se dio cuenta de esta opción y que sería dedicado 100% a ese rubro no lo dudó e ingresó su portafolio para ser aceptada.

“Yo estaba feliz porque yo sé, desde siempre, que quiero dedicarme a la joyería”, comentó la joven que cursa el séptimo semestre de su carrera.. 

En ese momento, ella no sabía que esta decisión la llevaría a crear 2 colecciones de oro y a que su propuesta iba a ser incluso considerada para su elaboración por la prestigiosa marca TANE.

El ciclo académico comenzó de manera habitual; los alumnos aprendieron diversas técnicas básicas para la producción de accesorios, desde rubros artesanales, hasta aspectos como:

·Moldeado de cera perdida,

·Vaciado en arena,

·Laminado,

·Calado,

·Soldadura,

·Texturización y cocimiento, y

·Técnicas más modernas como Modelado en 3D.

Mariana Esponda
Mariana Esponda busca enfocar su vida profesional como diseñadora dentro de la industria joyera.

Reto con empresa TANE

Como parte del Modelo Educativo TEC21, un proyecto integrador es un reto real presentado por una empresa, que a su vez se vuelve socio formador.

El reto se vincula a la academia para que los alumnos adquieran diversas capacidades y conocimientos mientras llegan a una solución asesorados por profesores especializados.

Así fue como se involucró en el reto de la empresa TANE, el proyecto integrador que enfrentarían. La meta: diseñar 2 colecciones de entre 5 a 8 piezas para la marca de joyería.

“Yo no sabía que íbamos a tener un proyecto integrador con TANE y no sabía bien cómo sería el proceso. Cuando nos dijeron que íbamos a realizarle una colección y que era posible su fabricación si le gustaba a la compañía. Me emocioné mucho”, comentó.

En palabras de Mariana, TANE es la marca de lujo con la que se representa la joyería que se fabrica en México en el mundo, por lo que buscan elementos muy representativos del país. Su propuesta incluyó:

·         Una colección de oro rosa basado en los moños de las muñecas Marías, que son listones entrelazados, con los que diseñó: aretes largos y cortos; un dije horizontal y otro vertical; 2 pulseras y 2 anillos; y

·         Otra colección de oro amarillo inspirado en el barro negro de Oaxaca, especialmente en los patrones que se utilizan en las vasijas, de líneas y puntos, donde además de los elementos anteriores pudo agregar una cadena.

Mariana Esponda
Durante el Semestre i enfocado al Diseño, Producción y Comercialización de Joyería los estudiantes aprendieron diversas técnicas que se emplean actualmente en esta industria.

La estudiante agregó que la parte más complicada fue el boceto.

"El concepto salió, pero darle la forma final fueron hojas y hojas de bocetos; una vez que quedó el lenguaje, había que especificar las piezas… Como era oro, yo tenía que tener mucho cuidado por el precio que iban a tener”.

“Al final al director creativo le gustaron mucho mis 2 colecciones. Fui a la única a quien personalmente le llamó y me dijo: ‘oye, nos gusta mucho tu colección, la presenté a la mesa y estamos viendo lanzarla”, dijo.

Marina Esponda
Los alumnos participantes en el Semestre i realizaron un viaje a la Ciudad de México para conocer una de las tiendas principales de TANE.

Apasionada maquinación

Antes de cursar el Semestre i de Joyería, Mariana ya sabía el tipo de reto que enfrentaría.

Un ciclo anterior realizó uno bajo el título “Apasionada maquinación”, donde debían desarrollar una cadena de producción para un artículo y elaborarla frente al usuario para brindarle la experiencia de involucrarse en el proceso (personalizarlo).

De esta manera, Mariana y su equipo desarrollaron Nixta, una reinterpretación de la prensa para hacer tortillas con el objetivo de que los extranjeros -que no realizan este proceso de manera habitual- lo llevaran a su país y mostraran algo más de nuestra tradición.

“Lo importante es que tenía un bajo relieve en la tapa que estaban inspirados en diferentes aspectos de la cultura mexicana, como: bordado chiapaneco o el Día de muertos.

"Cada persona podía escoger su madera, su metal –con el que se ensamblaba la prensa- y la imagen de México que quería plasmar en su tortilla”.

Mariana Esponda
En el Semestre i: Apasionada maquinación, los alumnos diseñaban cadenas de producción para elaborar un producto frente a su cliente final.

De esta manera, la iniciativa Semestre i del Modelo Educativo TEC21, le brindó la oportunidad de experimentar el proceso de innovación y creación de un producto en particular.

Actualmente, Mariana continúa sus proyectos y espera próximamente convertirse en un nuevo talento que aporte a la industria de la joyería en México, objetivo que ve más cercano gracias a estas experiencias de aprendizaje.
 

LEE TAMBIÉN:

 

 

 

 

Notas Relacionadas
Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Categoría:

Notas Relacionadas

En Nuestros Otros Medios