Brenda Fernanda es una de los 736 estudiantes de las cuatro generaciones que han podido seguir estudiando gracias al apoyo de Sorteos Tec y de donantes, cuya meta con el Programa Líderes del Mañana, es becar de manera permanente a mil estudiantes talentosos, comprometidos y con liderazgo que puedan transformar sus comunidades y al país.

Mariana Perales | Campus Estado de México

Brenda Fernanda Granados Robles es la primera egresada del Programa Líderes del Mañana que, a casi cinco años de haberse creado, comienza a ver los frutos de apoyar con becas del 100 por ciento, a cientos de jóvenes talentosos para que realicen sus estudios profesionales en el Tecnológico de Monterrey.

Estudiar en el Tec, un sueño cumplido

La dedicación, entrega y perseverancia con la que Brenda cursó toda su carrera de Licenciada en Negocios Internacionales, le permitió concluirla un semestre antes – al adelantar materias durante los veranos–. Su historia demuestra con hechos que los retos y sueños se pueden cumplir.

“Ser parte del programa de Líderes del Mañana son muchas emociones que nadie se espera, es como cuando te enfrentas a un reto nuevo, simplemente esperas lo mejor y que todo salga bien”, afirma.

Aficionada a la natación, Brenda asegura que siempre soñó con estudiar en el Tecnológico de Monterrey; y en el 2013, cuando se abrió el Programa Líderes del Mañana, Claudia Morales Alatriste –en ese entonces Directora de Carrera de Licenciado en Negocios Internacionales–, la invitó a participar en la convocatoria al ver en ella el potencial para estudiar una carrera en el Tec.

“Es así como decidí aplicar, pasé los filtros y un día me llamaron por teléfono para decirme que tenía una cita en el Tec de Monterrey, y ahí me dieron la carta de aceptación. Fue un momento muy emocionante, siempre me mantuve positiva al respecto porque nada perdía intentando y pienso que esa es la prueba principal, no perdemos nada con intentar y de alguna manera hacer las cosas para llegar a nuestros objetivos”, destaca.

Sentido humano, su mayor aprendizaje

Su paso por el Tec le ha dejado grandes momentos en lo profesional, pero sin duda, el más grande ha sido el que detonó al máximo su sentido humano.

“Estos cuatro años en el Tec me han brindado todo, y más que nada a mi desarrollo personal, para ser mejor humano, contribuir a mi entorno, ayudar a las demás personas y seguir haciéndolo; el Tec te da las herramientas para enfrentarte a cualquier reto y lograr lo que te propongas”, afirma decidida.

Además de destacar en lo académico –habla inglés, chino y francés–  Brenda también ha destacado con sus acciones de ayuda al prójimo, pues constantemente recolecta ropa para personas que lo necesitan en comunidades vulnerables, apoya campañas para el cuidado del medio ambiente, y brinda asesorías a jóvenes que lo necesitan.

Su afición al violín y su convicción de que a través de la música se puede lograr un cambio, la motivó a conseguir fondos para comprar un instrumento y dar clases a niños.

“Si puedes aportar algo a alguien hazlo, puede que esta persona sea el próximo Líder del Mañana”, dice convencida.

Durante el semestre de agosto-diciembre 2017, Brenda tuvo la oportunidad de hacer un intercambio en la Université Catholique de Lille- IÉSEG School of Management en Francia, experiencia que dice, le cambió la vida.

“En Francia cambió mi perspectiva, ahora es mucho más amplia, el intercambio fue una parte fundamental para que yo madurara y fuera más independiente”, señala.

Así como a ella la educación en el Tec de Monterrey le abrió un nuevo panorama, Brenda cree fielmente que la educación es el medio para cambiar al país. 

“El Tec de Monterrey está contribuyendo al cambio con estas becas de Líderes de Mañana, y uno como persona puede contribuir al cambio mejorando por sí mismo, y al mismo tiempo, mejorando su entorno, apoyando a las futuras generaciones y no siendo indiferentes a los problemas que afrontamos”, agrega.

Brenda cumplió su meta que era graduarse, ahora tiene nuevos retos que cumplir: terminar una maestría, trabajar y, sobre todo contribuir para que más jóvenes puedan tener una educación como la que ella tuvo y que México sea un país más inclusivo y justo para todos.

“Esta oportunidad significa mucho más que una beca para mí, ya que este proceso me ha permitido crecer en todos los ámbitos, porque ahora tengo más herramientas que me permitirán construir un mundo mejor con igualdad de oportunidades para las futuras generaciones”, puntualiza.

Así como Brenda, en diciembre de este año otros 55 estudiantes de la primera generación, concluirán sus estudios en el Tec.

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Escuela:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios