Mediante juegos, el tallerista Miguel Portillo, hizo reflexionar a los asistentes sobre la importancia de buscar nuevas oportunidades

José Alejandro Diaz | Campus Chihuahua

Innovación, una actividad rentable que consiste en reflexionar sobre la creación y la adaptación a nuevas ideas, esa es la premisa del ingeniero Miguel Portillo, quien impartió un taller de innovación dirigido a profesores del Tec de Monterrey campus Chihuahua.

Taller

Con las idas de aprender a innovar jugando, y crear una cultura de innovación, Miguel Portillo, líder del departamento de innovación de Demek (premio mejor empresa mexicana), presentó su plática en la que comenzó diciendo, “la suma de perspectivas sobre el hacer con tu creatividad es hacer algo de valor”.

“Apoyen y dejen pilotear antes de pedir resultados inmediatos” dijo Miguel Portillo, haciendo referencia a muchas ideas que son rechazadas antes de tiempo, el tallerista explico que primero se debe hacer un llamado, después hacer la investigación de campo, para luego comenzar a experimentar, hacer pruebas y comenzar a competir con esa idea, para el final, obtener algún tipo de reconocimiento.

Mediante dinámicas lúdicas, los asistentes reflexionaron sobre las consecuencias de no innovar, una de estas actividades fue “La pregunta del millón”, donde los participantes tuvieron la oportunidad de conocer una técnica por la cual es posible generar ideas concretas y con alto significado.

“Innovar no es fácil, te vas a estresar y te generara ansiedad, buscar oportunidades y no solo soluciones”, finalizó Portillo.

Este taller permitió a los asistentes darse cuenta del papel que representa a un creador de olas (tendencias de innovación), y tratar de hacer más que sólo surfear sobre las ideas ya impuestas por las empresas de la actualidad.

 

Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios