Con su empresa que realiza bioplásticos a partir de residuos de naranja, Giselle Mendoza, alumna del Tecnológico de Monterrey, representará a México ante emprendedores de más de 55 países en la final internacional que se llevará a cabo en Toronto, Canadá

Alicia Flores | CONECTA Monterrey

 

Con 21 años recién cumplidos Giselle Mendoza Rocha ya es una emprendedora social: su startup GECO ha encontrado la manera de aprovechar los residuos de naranja para producir bioplástico. Esta innovación la han hecho obtener el primer lugar del Global Student Entrepreneur Awards (GSEA) en México.

En la ceremonia de reconocimientos realizada la noche del 12 de febrero en la Bolsa Mexicana de Valores en la CDMX, Giselle recibió en total tres de ellos. El primero fue una mención especial llamada “Make a Mark” por ser una emprendedora que deja huella; el segundo fue el Premio a la Innovación, por la originalidad, factibilidad e innovación en GECO; así como el Premio Estudiante Emprendedor con el que representará a México en el GSEA mundial.

“Me brotaron las lágrimas de la emoción y más que por un premio otorgado en ese momento, fue porque en mi cabeza pasó el esfuerzo y sacrificio diario por entregar lo mejor como estudiante y emprendedora, los sacrificios que ha implicado tantos retos, problemas que se vuelven muy grandes, muchas cosas más”, señaló la estudiante de la carrera de Economía del Tecnológico de Monterrey.

La convocatoria hecha por GSEA es dirigida internacionalmente a todos los estudiantes empresarios o emprendedores que dirigen activamente un negocio, mismos que son evaluados por mentores de reconocidas compañías nacionales e internacionales y los enfrentan, en su etapa final, ante competidores de más de 55 países del mundo.

“Este reconocimiento fue muy importante por el hecho de tener bien forjado mi propósito de vida: ser un agente de cambio que mejore las condiciones de su comunidad y de la ecología; esta es la razón de por qué hago lo que hago en este emprendimiento. Esta distinción es una buena referencia de que sí lo estoy demostrando en mi esencia como persona y como estudiante emprendedora”, agregó la alumna de Campus Monterrey.

Gracias al primer lugar en esta competencia, Giselle y su empresa GECO se hicieron acreedores a dos premios económicos otorgados por GSEA México: 500 mil pesos por su emprendimiento y 100 mil pesos por innovación.

Será del 14 al 16 de abril en Toronto, Canadá cuando se lleve a cabo la etapa final internacional del Global Student Entrepreneur Awards. Previo a ello Giselle cuenta con una red de mentores de compañías como Deloitte, Promotora Social de México, ILab, entre otros, quienes brindarán asesoría a la estudiante en lenguaje técnico, publicidad, imagen de la compañía, entre otros, elementos con los que buscará trascender con su compañía en esta competencia.

Giselle Mendoza, ganadora de GSEA México

 

GECO: empresa sustentable

Hace tres años Giselle fundó GECO. Actualmente, junto a un grupo de ocho estudiantes y especialistas como abogados y mentores, trabajan en el desarrollo de un material ecológico que sustituye a los contaminantes plásticos derivados del petróleo, mismos que tardan entre 400 y mil años en degradarse y no se incorporan a la tierra nuevamente; su material es 100 por ciento biodegradable y versátil.

“Nos estamos enfocando en la aplicación de envasado y embalaje que es la venta de resinas plásticas para sustituir la materia prima con la que hacen los productos plásticos, ese es nuestro enfoque inicial, aparte de unos subproductos que se pueden comercializar y tienen alto valor en el mercado”, señaló.

“Queremos ser modelo industrial de manera sustentable. La visión de GECO es llegar a crear un grupo de empresas ecológicas de alto impacto social y rentables económicamente, es una tecnología matriz que tiene aplicaciones en varias áreas, pero de manera sustentable, y eso repercute en la salud de las personas, en la economía, en romper paradigmas de que no siempre se tiene que contaminar cuando haya producciones grandes, sino que haya otras alternativas de valor”, explicó la estudiante.

Los premios económicos que ha recibido por sobresalir en la competencia GSEA serán destinados a la etapa de investigación y desarrollo de la empresa, compra de equipos, reactivos, material, así como analizar el lugar donde colocaría la primera planta de este innovador proyecto, con lo cual se busca impactar significativamente en mercados como la biomedicina, agricultura y alimentos.

Emprender desde la universidad

La joven originaria de Fresnillo, Zacatecas, quien también radicó parte de su vida en la ciudad de Durango, obtuvo en 2015 la oportunidad de cambiar el rumbo de su vida al obtener la beca Líderes de Mañana para realizar sus estudios de profesional en el Tecnológico de Monterrey y desde entonces ha querido aprovechar todas las herramientas que la Institución provee para detonar un ecosistema emprendedor.

“Llegar al Tec es como subir un gran escalón gracias al programa Líderes del Mañana que me permitió dar ese salto a educación de otro nivel y también mucho enriquecimiento de oportunidades, vinculación, todas las herramientas que se nos dan, así como acceso a universidades de prestigio. Estar en la mejor del país es para mí un orgullo formar parte de esta casa, estoy agradecida, todo esto es resultado de mi trabajo de los últimos tres años”, comentó.

Para Giselle, ser emprendedora es una aventura de todos los días. Desde que comenzó su preparación profesional se ha rodeado de profesores que han confiado en ella y en su proyecto y la han impulsado a investigar, probar, acertar y errar, seguir intentando, así como a participar en convocatorias como GSEA que son una plataforma para el emprendimiento en México.

“Mis profesores han sido pieza clave en esto, sobretodo mis maestros de emprendimiento y las herramientas que me ha proporcionado el Tec en este ecosistema emprendedor. Valoro mucho el tiempo que mis mentores le han dedicado a mi camino”, agradeció la estudiante.

“Para mí es muy importante ser una estudiante-emprendedora por lo que engloban estas dos palabras: demuestra mi entrega total tanto en mi carrera como en el emprendimiento que desarrollo, ambas son muy demandantes e implican un esfuerzo diario muy grande pero muy enriquecedor que lo vale todo”, finalizó la alumna.

Categoría: