Alumnos de Ingeniería en Biotecnología de campus Toluca trabajan en el prototipo de un plástico biodegradable a base de plátano verde.
Por Paola Alanis y Kristty Gil - 21/04/2020

El proyecto inició como un reto durante la la semana de innovación (Semanai) del Tec de Monterrey, y ahora esperan que en un futuro pueda incorporarse a la industria alimentaria.

Briana Camacho, Jesús Navarrete y Sergio Contreras, alumnos de 4to semestre de la Ingeniería en Biotecnología del Tec Campus Toluca, se han dedicado a desarrollar un plástico biodegradable, el cual no causa daños ecológicos al ser desechado .

El proyecto consiste en la creación de un polímero ecológico (conjunto de moléculas que pueden generar un plástico) a base del almidón del plátano verde. “El plátano verde tiene 80% almidón y 7% sacarosa, es la fruta que tiene mayor porcentaje de almidón.” explica Briana Camacho.

Durante la Semana i se inscribieron en la actividad del Dr. Horacio Vieyra, Investigador del Departamento de Mecánica y Materiales Avanzados de la Escuela de Ingeniería y Ciencias. Ahí  aprendieron que un polímero se obtiene al modificar la molécula del almidón, esta se compacta para hacerla más resistente y se genera el bioplástico

Trabajo de laboratorio

“El Dr. Vieyra nos dió las bases y nos explicó los procesos. Y, como el plástico es parte de nuestro día a día, buscamos una alternativa más amigable para el medio ambiente; al final decidimos probar con el plátano verde.comenta Sergio Contreras.

Actualmente ya acabaron la fase de experimentación con el Dr. Vieyra y están enfocados en la etapa de administración y costos, bajo la tutela de Patricia Nadezhda Mendieta Villalpando, Profesora de Cátedra de la Escuela de Ingeniería y Ciencias.

Para la próxima etapa del proyecto, que consiste en la creación de un prototipo, los alumnos se enfrentan a dificultades debido al confinamiento por la emergencia sanitaria que existe en nuestro país. Sin embargo, continúan realizando trabajos de investigación a distancia.

Por lo pronto, con más del 50% de avance los alumnos esperan que al reanudarse actividades, el uso del bioplástico se pueda adoptar en el campus, para que así pase por una fase de prueba, y posteriormente las empresas de la industria alimentaria puedan aplicar estos procesos, disminuyendo los daños causados por el plástico convencional.

Fase de experimentación

“A veces los cambios nos asustan porque modifican la rutina. Pero si el cambio es bueno para el ambiente y beneficia la salud creo que vale la pena invertir e intentarlo” expresó Briana Camacho.

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios