El día de hoy arranca el proyecto colaborativo entre la Escuela de Arquitectura, Arte y Diseño del Tecnológico de Monterrey y la artista multidisciplinaria Amor Muñoz, como parte del Laboratorio de Tecnología Comunitaria para la adopción de tecnologías en comunidades de artesanas chiapanecas.

Ignacio Tovar | Campus Toluca

En el proyecto llamado Artesanía Tecnológica como Empoderamiento Social, 9 alumnos de distintos campus del Tec de Monterrey trabajarán de la mano de la artista visual y gestora cultural Amor Muñoz y artesanas de la comunidad Tseltal de Navil, en los Altos de Chiapas. 

Con esto se busca dotar de nuevas materialidades a comunidades de artesanas a través del uso de tecnologías, como los textiles electrónicos, y diversas aplicaciones de tintas termocromáticas y fotocromáticas.

Uno de los objetivos es fomentar un vínculo emocional entre las artesanas y el objeto tecnológico, apropiándolo de manera orgánica y permitiendo la recontextualización de su práctica tradicional.

"Es fundamental crear vinculación y colaboración entre instituciones, creativos y comunidades para poder hacer proyectos fuertes y con continuidad" Menciona Amor Muñoz sobre Artesanía Tecnológica como Empoderamiento Social.

Amor Muñoz y el Tecnológico de Monterrey trabajan de la mano para acercar tecnologías y empoderar a comunidades de  artesanas chiapanecas.
La artista Amor Muñoz liderará a los alumnos del Tec de Monterrey en este proyecto. Fotografía: amormunoz.net

Esta es la tercera vez que Amor Muñoz genera un proceso de apropiación tecnológica en conjunto con grupos de artesanos.

Anteriormente lo desarrolló bajo el nombre Yuca_Tech en la comunidad de Granada en Yucatán, y Oto_Lab, en la Roma Norte de la Ciudad de México con un grupo de artesanos otomíes.

Para esta ocasión se integrará la participación de estudiantes del Tec de Monterrey y se pretende que no solo formen parte del proceso de integración tecnológica y artesanal, sino que se genere un espacio de colaboración horizontal y empático donde se pongan en práctica conocimientos clave de la realización del diseño centrado en el usuario. 

“Si se trata de instituciones educativas con una apuesta a la innovación social, como el Tec de Monterrey, es mucho más interesante el poder involucrar y vincular al estudiantado a los diversos contextos sociales de México” comenta Amor Muñoz sobre el proyecto. 

Amor Muñoz y el Tecnológico de Monterrey trabajarán de la mano para acercar tecnología y empoderar comunidades de artesanas chiapanecas.
Amor Muñoz y el Tecnológico de Monterrey trabajarán de la mano para acercar tecnología y empoderar comunidades de artesanas chiapanecas.

Se pretende que los participantes en conjunto desarrollen habilidades de documentación e investigación etnográfica, inspirado en la combinación de lecturas sociológicas y de diseño

Cabe recalcar que uno de los retos de esta experiencia es no caer en la trampa de la óptica privilegiada; evitar generar la dinámica paternalista del hombre-blanco-que-viene-a salvar-el-día.

Por el contrario, los alumnos participantes deberán desarrollar un sentido de empatía para entender, respetar y aprender de estos grupos y finalmente concluir que en todos los contextos se generan conocimientos y estrategias para solucionar problemas sin importar aspectos socioeconómicos.

Es un buen ejercicio crear una dinámica horizontal de intercambio de conocimiento entre miembros de comunidades, en este caso las artesanas de la comunidad, y los estudiantes de arquitectura y diseño” menciona Amor sobre la dinámica con la que se trabajará.

"Es fundamental crear vinculación y colaboración entre instituciones, creativos y comunidades para poder hacer proyectos fuertes y con continuidad" - Amor Muñoz.

Los alumnos del Tec también deberán hacer en paralelo al proceso de investigación etnográfica, una auditoría interna que les permita entender su privilegio, para poder así desplegarlo de manera responsable y sensible.

Los elementos desarrollados a partir de esta materia podrán estar encausados en añadir plusvalía a los productos artesanales a partir de su integración tecnológica, o en generar nuevos modelos de uso que faciliten ciertas prácticas cotidianas.

“Pienso que es una excelente oportunidad para que los alumnos apliquen sus conocimientos en diseño, generando empatía con los artesanos de Chiapas y creando propuestas de alto impacto social. Esperamos como escuela generar propuestas de gran calidad, que agreguen valor en nuestros estudiantes” añadió Jorge Carrillo, director de la Escuela de Arquitectura, Arte y Diseño del Tec campus Toluca, sobre este proyecto a CONECTA.

Con esto, este grupo de 9 estudiantes de diversos campus serán los primeros en cursar una materia en el periodo de invierno (sin contar los programas internacionales), lo cual será implementado de manera amplia en el modelo Tec21 a partir del invierno 2019, lanzándose desde el Campus Toluca.

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios