A través de nuevas experiencias de aprendizaje, alumnos conectaron con comunidad chiapaneca para resolver problemas por medio de la tecnología
por Fernando Villafaña y Edgar Vargas - 29/01/2019

Edgar Vargas y Fernando Villafaña | Campus Toluca

La vida está más allá de un salón de clases. Por lo que para enfrentarse a los retos que día a día se presentan es preciso que los estudiantes puedan conectarse con todo aquello que les rodea.

Esa conexión a través de nuevas experiencias de aprendizaje es lo que, a través del modelo Tec 21, los alumnos vivieron en el primer Invierno nacional, Artesanía Tecnológica como Empoderamiento Social impulsado por Campus Toluca durante diciembre del 2018 en Chiapas.

El Modelo Tec 21 busca que los alumnos puedan aprender de profesores inspiradores, a través de socios formadores, en cualquier espacio y aprovechando los conocimientos aplicándolos para resolver problemas reales.

Es por esto por lo que los alumnos participantes de este proyecto viajaron a Navil, Chiapas y trabajaron codo a codo con tejedoras tzeltales, con el fin de resolver artísticamente la falta de alumbrado público en esta comunidad.

CHIAPAS 2018

Dirigidos por Amor Muñoz, artista internacional que fungió como Socio Formadora Tec, juntos, las tejedoras y alumnos desarrollaron un dispositivo textil luminoso de batería recargable al tener un panel solar textil.

El dispositivo puede usarse en la cabeza para hacer frente a la falta de alumbrado público de Navil. Muñoz declaró que esta forma de aprender “ayudó a alumnos y tejedoras a entender el vínculo entre tecnología y sociedad”.

A su vez, Ignacio Tovar, Director Asociado de la Escuela de Arquitectura, Arte y Diseño de Campus Toluca, resaltó que aprender en distintos espacios aumenta el valor del aprendizaje.  

“En el modelo Tec 21, cualquier espacio donde podamos interactuar con los alumnos y ofrecer un material fresco es suficiente para tener una experiencia educativa de alto valor” destacó Tovar.

CHIAPAS 2018

Ejemplo de esto fue la absorción, por parte de los alumnos, de conocimientos de ingeniería, pero también de conocimientos artesanales y sociológicos producto del intercambio cultural en este Invierno nacional en Chiapas.

“Si pensamos en este tipo de experiencias vivenciales en las que tenga sentido lo que se está aprendiendo con lo que se aplica, los alumnos irán al mundo más preparados: eso es lo que hace el modelo Tec 21” señaló Tovar.

Este proyecto impulsado por Campus Toluca es punta de lanza para el Modelo Tec 21. “Fue una gran experiencia y marca un momento histórico porque puso en práctica al modelo, abriendo muchas posibilidades” destacó Tovar.

El primer Invierno nacional contó con alumnos de las carreras de Arquitectura y Diseño Industrial de distintos campus y demostró que el salón de clases está en donde sea que los alumnos puedan conectarse con su realidad.

CHIAPAS 2018

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios