Cumplen sueño cinco integrantes de la primera generación de Líderes del Mañana del Tecnológico de Monterrey en Toluca, quienes viajaron al extranjero en busca de ideas para el impulso de sus proyectos sociales y el fortalecimiento de competencias
Por Ana Lilia Carbajal - 06/08/2018

Ana Lilia Carbajal.| Storyteller Tec, Toluca

Como Líderes del Mañana uno de nuestros compromisos es proponer e implementar alternativas de mejora para los diferentes contextos de los que somos parte. Aunque a veces, esas alternativas esperan ser llevadas del norte o del sur del continente o de un lado del océano, al otro.

Diana Laura Martínez (LCDE), Emmanuel Escamilla (IIS), Ángel Martínez (LCPF), María José Pliego (IIS) y yo, Ana Lilia Carbajal (LCMD) somos parte de la primera generación de Líderes del Mañana del Tecnológico de Monterrey en Toluca y este verano vivimos una experiencia internacional que ha cambiado nuestras vidas.

“Me subí al avión y supe que todo podía ser posible”, comentó con firmeza Diana Laura Martínez, la alumna que ganó la beca para estudiar en Jönköping University en Suecia, durante el semestre enero - mayo 2018. En esta universidad participó en un curso de sustentabilidad que será para abrirse pase en su vida profesional. 

“Me subí al avión y supe que todo podía ser posible”

Emmanuel Escamilla y Ángel Martínez vivieron un verano en Panamá, donde realizaron prácticas profesionales en la empresa Agencias Motta. “Fue una gran oportunidad para tener una perspectiva del campo laboral y salir de mi zona de confort”, expresó Emmanuel quien implementó una herramienta con la que la empresa podrá identificar potenciales nuevos clientes, e incrementar sus ganancias. 

"Fue una gran oportunidad para salir de mi zona de confort"

Ángel dijo que lo más valioso fue vivir su primer acercamiento con el mundo laboral, al cual en unos meses tendrá que enfrentarse de manera permanente. “Me gusta mucho trabajar en equipo, al realizar el análisis de ventas de la empresa y trabajar en el área de recursos humanos, pude conocer a muchas personas con puntos de vista y opiniones muy diferentes a las mías que enriquecieron el proyecto”, comentó el alumno de noveno semestre.

Por su parte, María José Pliego estudió un curso intensivo de inglés en Renison University College en Waterloo, Canadá. La alumna comentó que este curso de verano le permitirá reforzar sus conocimientos sobre el idioma, para poder cumplir su sueño de trabajar en una empresa internacional. Además, planea ayudar a otras personas a mejorar su inglés.

En mi caso, viajé a Madrid, España donde realicé prácticas profesionales con la empresa Madrid Destino. Ahí dirigí el primer informe de impacto de género de la ciudad. Todo con base en el análisis de tres espacios culturales: el circo Price, el centro cultural Conde Duque y el evento Noches de Ramadán.

El cambio de horario que algunos experimentamos, es un reflejo de cómo las experiencias internacionales permiten disfrutar las cosas que tenemos en común y respetar las diferencias que al final dan paso a la adaptación y a la tolerancia. María José expresó con gran emotividad que “la humildad abre puertas y da paso al aprendizaje”.

“Este viaje fue más que un sueño, cuando era niña no creía que algún día podría ser posible por las dificultades económicas de mi familia, sin embargo, hay un mundo de oportunidades”, dijo Diana Laura quien fue apoyada por varios profesores y familiares durante todo el proceso para conseguir la beca que le otorgó la universidad extranjera.

“Este viaje fue más que un sueño. Hay un mundo de oportunidades”

Quienes estuvimos en el extranjero durante el verano, recibimos el apoyo de profesores, directores de carrera, la coordinación de Líderes del Mañana del campus y los consejeros del Tecnológico de Monterrey en Toluca. Gracias a ellos pudimos ser acreedores a un apoyo del 50% de beca y 50% de financiamiento para cubrir el costo del programa internacional.

Lo anterior fue importante al salir al mundo y agudizar nuestros sentidos para observar otras realidades. Nuestras madres y padres campesinos, apicultores o profesores comparten nuestro profundo agradecimiento con todas las personas que nos ayudaron. Las murallas se han derrumbado para nosotros y para nuestros familiares.

Ahora que estamos de regreso en nuestro país, nos damos cuenta, como mencionó Ángel Martínez, que “no es el qué, sino el cómo”. Estamos a la espera de nuevos retos y el compromiso que hicimos cuando ingresamos al Tecnológico de Monterrey de entrega y servicio a nuestro país, continúa latente.

Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios