Conoce esta serie desde la perspectiva psicológica, de la dignidad humana y el simbolismo de sus contenidos
Por Ximena Peña y Karina Perales | Campus Toluca - 28/10/2021 Fotos Motionarray, pexels y pixabay

El Juego del Calamar es una serie de Netflix que puede analizarse desde distintas perspectivas. Conoce la serie desde la psicología, la dignidad humana y el simbolismo de sus contenidos..

Noemí Quiñones, encargada de la del Centro de Reconocimiento de la Dignidad Humana, Narce Ruiz y  Carlos Zermeño, profesores de la Escuela de Humanidades y Educación del campus Toluca, comparten con CONECTA un análisis desde estos 3 enfoques.

Como antecedente, el Juego del Calamar es una serie que narra la historia de 456 personas endeudadas que deciden participar en una serie de juegos de supervivencia para ganar la cantidad 45 mil millones de wones.

 

Conoce el análisis de la serie El Juego del Calamar
Conoce el análisis de la serie El Juego del Calamar.

 

La mirada psicológica del Juego del Calamar

La serie recoge una importante etapa en el desarrollo de los seres humanos, la infancia y al tomarla como un eje en ella, se busca llevar al espectador  a esos momentos de nostalgia. En opinión de Noemí Quiñones, ese punto es importante dentro de la serie. 

"En cada uno de los capítulos se pueden ver diversos personajes que pasan por situaciones de vulnerabilidad: una enfermedad crónica, la migración y pobreza extrema; personas con desórdenes mentales o que tienen sistemas agresores".

La agresión que viven algunos de sus personajes hace posible que el impulso de sobrevivencia aparezca en distintos momentos, ante esto, nuestra experta Noemí explica este aspecto que se retoma en la serie. 

"Una de nuestras necesidades básicas es la seguridad,  cuando falta comenzamos a no razonar y aparece el impulso de sobrevivencia. Esto puede provocar que actuemos de una forma no equilibrada, no racional y actuemos con agresividad".

 

El análisis de la serie del Calamar

 

Una de las consecuencias que pueden pasar en relación con esto es la normalización de las violencias, sobre todo cuando en algunos capítulos se llega a "romantizar la necesidad" y se justifica lo que sucede dentro del juego. 

Noemí Quiñones puntualiza que el espectador puede tener una identificación con los personajes, son sus historias particulares y en un momento dado, se acepten sin cuestionar o reflexionar a detalle lo que se presenta en pantalla.

"Antes había historias de "buenos contra malos", de "superhéroes contra malos" y ahora vemos relatos  en los que se agrede, incluso se llega a matar para sobrevivir y con todo lo que nos presentan,  justificamos esa violencia", explicó Noemí.

Con lo anterior, podemos simpatizar con los personajes y puede llegar a ser el inicio de la normalización de conductas violentas.

 

La serie y el concepto de dignidad humana

"La serie de calamar retrata la vulnerabilidad de algunos seres humanos y cómo otras personas, quienes están en una situación de privilegio, pueden usar esta posición para tratar los demás como objetos de diversión", comenta Noemí Quiñones. 

Este tipo de contenidos, bajo la perspectiva anterior, atenta contra la dignidad de humana, al presentar historias en las que el concepto anterior y el valor de persona se ve mermado.

A decir de la psicóloga, no se recomiendan para personas menores de edad. Esta serie tendría que ser para mayores de 22 años y tiene que ver con:

"Nuestro cerebro termina de madurar a los 22 años y un adolescente, un niño o una persona de menos de 21 años va a considerar estos temas de una manera poco reflexiva".

 

"Antes había historias de "buenos contra malos", de "superhéroes contra malos" y ahora vemos relatos  en los que se agrede, incluso se llega a matar para sobrevivir y con todo lo que nos presentan,  justificamos esa violencia"

 

Noemí explica que la labor de los adultos como guía para otros es muy importante y debe iniciar con una auto reflexión: "Un punto importante es revisar si está listo para ver estos  programas, porque como adulto va a guiar a alguien más y no todas las personas toleran verlo".

"El hecho de que se utilice la situación de vulnerabilidad de las personas con fines de entretenimiento o diversión transgreden la dignidad humana", finalizó la especialista.

 

El lado comercial del Juego del Calamar

“El secreto del éxito de Netflix está en el nivel de compartir y mencionar a través de redes sociales, ese es su modelo de negocios”, expresa Narce Ruiz. 

En palabras de la experta, una producción con menos presupuesto, no tendría el mismo impacto visual, ya que, el manejo de cámara, la musicalización y las actuaciones, vuelve a la serie un combo completo.

“La forma en cómo está planteada y desarrollada es para que estemos al filo del asiento. La serie propone una visión sobre nuestros sistemas económicos”, recalca Narce Ruiz. 

 

 

 

La simbología detrás de la tarjeta de invitación

A lo largo de toda la serie nos percatarnos que los símbolos que más se repiten son los círculos, cuadrados y triángulos, incluyendo las tarjetas de invitación por parte del reclutador hacía los jugadores. 

“Se ha sabido utilizar de manera magistral toda esta simbología para que nosotros como espectadores nos estemos preguntando qué está pasando”, comenta Narce. 

Un análisis de estos símbolos se ve en el juego que lleva el nombre la serie: El Juego del Calamar. Su origen se remonta a los años 70 y 80 en Corea de Sur en donde se dibuja la forma del tablero en el suelo, que se asemeja a un calamar. 

 

“La forma en cómo está planteada y desarrollada es para que estemos al filo del asiento. La serie propone una visión sobre nuestros sistemas económicos”

 

El tablero se compone por un cuadrado en el centro con 2 triángulos a sus lados y en los extremos se encuentran los círculos.

“El cuadro grande puede representar a la masa en donde está la mayoría de la población, que es de clase media para abajo. El triángulo simboliza a las personas ricas y poderosas del mundo, y los círculos a las personas pobres”, dijo Narce.

 

La falsa sensación de libertad que existe en el juego

Una de las reglas que les imponen los organizadores a los jugadores, es que si más de la mitad de los 456 seguidores desea retirarse, el juego terminará. Pero ¿realmente pueden tomar esta decisión?

Para Carlos Zermeño, esto se trata de una falsa sensación de libertad.

“En el sistema tardocapitalista en el que estamos, la falta de libertad se elabora desde otros sentidos, si una persona tiene hambre y va a una tienda, y no le alcanza para comprar nada, tampoco tiene libertad”, comenta el Dr. Zermeño. 

Cuando los personajes se dan cuenta de cómo va el asunto, deciden irse y luego regresan. Esa es una falsa sensación de libertad y por lo tanto, los personajes tendrán que volcar este falso sentido de solidaridad. 

 

personas viendo serie

 

“Los jugadores tratan de luchar contra este sistema y por supuesto, el sistema se ríe a carcajadas y dice: mira nada más cómo luchan contra nosotros cuando en realidad luchan entre ellos’, resalta Carlos Zermeño.

 

LEE MÁS

 


 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Categoría: