Mayra Hernández, la única artista mexicana en la producción de la película nominada al Oscar, Loving Vincent, da conferencia en el Tecnológico de Monterrey en Toluca.
por Gisela Rodher y María José Mirafuentes - 04/04/2018

Perseverar es alcanzar. Y el sobresalir depende de la pasión que se ponga en lo que hacemos.  Así lo demostró Mayra Hernández Ríos, única artista mexicana en formar parte de la creación de la película animada Loving Vincent, la cual es la primera película en realizarse a partir de pinturas al óleo hechas a mano.  A raíz del éxito que tuvo el filme y su nominación a diversos premios, como Mejor Película Animada de los Premios Óscar de este año, Mayra comparte en el Tecnológico de Monterrey en Toluca, su valiosa experiencia.

A Mayra siempre le apasionó a crear arte. Luego de haber estudiado Artes Análogas en Inglaterra durante cuatro años, regresó a su patria a desempeñarse como artista, lo que le dió la experiencia suficiente para aplicar para la producción de la película. Mayra lo intentó sin hacerse expectativas. Al ver la convocatoria de la película independiente sobre el pintor Vincent Van Gogh, ella pensó que no perdía nada en intentar calificar. Luego de dos meses, viajó a Europa con el propósito de terminar el proceso de reclutamiento para el filme, para luego trabajar en él casi un año.

Conferencia en Toluca

En total pintó alrededor de 800 cuadros para la producción de la película nominada al Premio Óscar.

Trabajar en un proyecto de tal magnitud no fue fácil para ella. “Estar viendo lo mismo tanto tiempo es tedioso”, comenta Mayra. También tuvo que dejar de lado su propio estilo realista para apropiarse el estilo soñador de Van Gogh para poder recrearlo, lo que hizo que generará una gran empatía por el artista y sus obras. “Todos en las artes queremos comunicar algo, y él quería comunicar su amor por el mundo y la naturaleza, usó la pintura y las palabras para poder expresarlo. Y nosotros como artistas lo hacemos por lo mismo, para expresar algo y por amor al arte que hacemos”. Esta filosofía la motivó a perseverar mientras pintaba cuatro o cinco cuadros por día que representaba uno o dos segundos del filme.

 

“Da lo mejor de ti, todo tu esfuerzo, porque al final de todo es lo que más te deja. Quizás tú seguirás viendo los defectos de tu obra, pero serán solo para ti”. Mayra Hernández, artista mexicana de la película Loving Vincent.

 

Ella tuvo que atreverse a dejar lo convencional y arriesgarse para poder conseguir su lugar en esta producción tal y como lo hizo la película misma, con una propuesta sumamente innovadora. Dado a que fue una obra independiente, Loving Vincent no contaba con los recursos suficientes para promocionarse masivamente, por lo que optaron por una estrategia basada en redes sociales. Ahora, después de su  grandísimo éxito cinematográfico, y de haber sido nominada a diversos premios, Mayra ha sido invitada a formar parte del siguiente largometraje del mismo estudio, para continuar su carrera profesional, siguiendo su pasión como artista.

 

Campus:
Tags:
Categoría:

Notas Relacionadas

En Nuestros Otros Medios