Lourdes Burgueño, EXATEC en Ingeniería en Bionegocios comparte cómo es la experiencia de estudiar en el Tec de Monterrey desde la preparatoria hasta terminar su carrera profesional.
Por Víctor López | Campus Sinaloa - 11/06/2019

Lourdes Burgueño es egresada de Ingeniería en Bionegocios, líder de su generación y galardonada con el Diploma de Excelencia en Formación Integral.

Dicho reconocimiento  se otorga a aquellos estudiantes que han destacado de manera excepcional tanto en el área académica como formativa durante sus estudios profesionales.

Las experiencias que más marcaron su desarrollo iniciaron desde sus estudios en PrepaTec, donde tuvo la oportunidad de ser coordinadora de congresos nacionales para estudiantes que destaquen por su liderazgo, como la Cumbre Nacional de Liderazgo (CNL) en Sinaloa y Leaders in Development (LID).

A su vez, afirmó que durante sus estudios de bachiller, lo que más tuvo impacto en ella fueron los grupos estudiantiles, pues estos la ayudaron a conocerse más, a descubrir lo que quería y cómo lo quería lograr.

Lulú en clases
Lulú durante una práctica en el laboratorio de cultivo de tejidos de campus Sinaloa

"Los grupos estudiantiles ayudan a que cada alumno se sienta más seguro de sí mismo, que acepte retos, socialice, planee y que consiga un crecimiento personal", destacó Lulú.

A su vez, resaltó que estas habilidades obtenidas en preparatoria la impulsaron para desarrollarse como una profesionista íntegra y comprometida con su entorno social.

"Me ayudaron a saber organizarme, darme tiempo a actividades que amo hacer sin descuidar mis responsabilidades. Me hizo querer ver por los demás, y hacerme sentirme en casa aún estando en "la escuela””, comentó Lulú.

Asimismo, participó durante tres años en el programa Embajadores Tec, en el cual alumnos talentosos dan a conocer a futuros estudiantes las experiencias más significativas que un estudiante vive en el Tec.

De acuerdo a su experiencia, Lulú considera que es necesario mantener un equilibrio entre la vida académica y la formativa, siendo la forma de lograrlo el atreverse a aprovechar todas las oportunidades de crecimiento que el Tec brinda.

Durante sus estudios profesionales y con el respaldo de los grupos estudiantiles, logró realizar diversos apoyos hacia la comunidad:

  • Apoyo en el desarrollo de propuestas para mejorar procesos en beneficio de Bomberos Culiacán

  • Logística general del programa UP the down: inclusión para personas con síndrome de Down

  • Impartición de cursos de emprendimiento e higiene bucal en una colonia de escasos recursos

  • Participante activa de la Carrera GANAC, en beneficio de niños con cáncer por 8 años consecutivos

  • Mejorar instalaciones de escuelas públicas con bibliotecas, pintar, acondicionar kínders, plantar árboles

  • Organizar colectas de ropa, juguetes, y posadas de festividades como día del niño y navidad en comunidades de escasos recursos

Por otra parte, cursar la universidad fue un reto mayor para ella, pues comenta que le ayudó a comprender que no siempre todo va a salir bien y que en ocasiones es posible caerse en el camino pero nunca se debe dejar de intentarlo.

Lulú en ceremonia de embajadores
Lulú en su ceremonia de cierre de Embajadores Tec

Respecto a lo académico, siempre se sintió motivada a seguir aprendiendo por el grado de dificultad que le representaba.

Fue parte de los equipos ganadores de las Semanas i (una semana donde resuelven problemas de empresas formadoras), y Expo Ingenierías, donde obtuvo una beca para continuar trabajando con sus proyectos.

“Muchas veces damos por hecho que tenemos que ser los mejores en todo cuando en realidad se trata de disfrutar lo que hagas”, expresó Lulú.

Uno de los grandes aprendizajes que obtuvo en las experiencias de liderazgo y grupos estudiantiles fue que se necesita ayuda de personas que están interesadas en verte crecer y feliz, además de ayudarte a corregir tus errores.

Lulú en sesión informativa
Lulú compartiendo sus experiencias a futuros estudiantes del Tec de Monterrey

Lulú compartió sus mejores experiencias dentro de la universidad, una de las cuales es pertenecer al Programa Embajadores Tec, lo que la llevó a conocer a diferentes personas que ella admira y con las que pudo compartir su amor y gratitud por estar estudiando una carrera universitaria.

“Aprendí, reí, lloré, me enamoré, me desilusioné… pero les aseguro que ha sido la mejor experiencia de mi vida” afirmó.

Para finalizar, invita a toda la comunidad estudiantil a no sentir miedo por probar cosas nuevas hasta encontrar aquello que les apasiona y a ser agradecidos con las personas que estuvieron acompañándolos en su trayectoria.

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Etiquetas:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios