A través de plástico PET, es como la EXATEC Andrea Félix creó su marca deportiva de ropa con la que busca un cambio sustentable en el mundo de la moda: Lhasa Fitwear.
Por MARCO ESTUDILLO | CAMPUS SINALOA - 13/06/2020

Realizar un cambio sustentable en el mundo es uno de los objetivos de Andrea Félix, que junto con su socia Idaly Chibli, son las responsables de crear una propuesta ecológica para el mundo de la moda y deportivo.

Lhasa Fitwear es su marca mexicana de ropa deportiva que vela por procesos sustentables y ecológicos, y que a su vez cumplan con los más altos estándares de la calidad.

Andrea Félix, egresó del Tec de Monterrey campus Sinaloa de la carrera Administración Financiera en el 2010, para después dirigirse a París a trabajar en una tienda online que impulsaba a diseñadores en Francia.

 

EL NOMBRE PERFECTO 

El nombre Lhasa Fitwear se derivó de la raza de perros Lhasa Apso, ya que las socias tenían uno, el cual es de origen tibetano y representa suerte. Les gustó el nombre y así fue como lo mezclaron con el tipo de ropa que iban a hacer.

Lhasa Fitwear nació con la idea de ser una marca mexicana de ropa deportiva de calidad Premium, y que estuviera a la altura de las marcas internacionales y además fuera sustentable.

Llegué a trabajar en una fábrica mexicana de textiles y ahí fue donde me di cuenta que no se prioriza para nada lo sustentable, al ser procesos más caro”,  mencionó la empresaria.

Actualmente, Lhasa Fitwear ha transformado más de 18,000 botellas PET en ropa deportiva, considerando que por cada pantalón realizado, se reciclan alrededor de 17 botellas.

Otras prendas que no se hacen de PET, se elaboran de Modal, una fibra biodegradable, además de usar estampados libres de plomo, de esta manera la marca cuida la calidad de su ropa y es sustentable al mismo tiempo.

“Intentamos que todo lo que hacemos sea lo más sustentable y ecológico posible”, comentó la egresada.

Asimismo, Andrea destaca que al ser procesos más caros, no todos optan por cubrir estos procesos, a pesar de ser más amigables para el medio ambiente, es por ello que no se ven tantos productos que deriven del PET.

“Yo creo en un 100% que pudiéramos llegar a cambiar esa mentalidad en un futuro, cada vez estamos más enfocados, y sé que en parte el éxito de la marca se debe a lo sustentable, mencionó la empresaria.

 

Andrea Félix Pineda trabajando en su marca de ropa.
Andrea Félix Pineda trabajando en su marca de ropa.

 

LOS INICIOS DEL SUEÑO

Luego de un año trabajando en París después de egresar, se mudó a Ciudad de México, donde lleva más de ocho años trabajando en textiles. 

En este intermedio, Andrea y su socia Idaly se certificaron como maestras de yoga, y al adentrarse ambas en el mundo del wellness se dieron cuenta de la ausencia de una marca mexicana de ropa deportiva de alta calidad.

A mi siempre me ha gustado el mundo de la moda, pero fue cuando me metí al mundo del ejercicio, que vi la manera de combinar la moda, con el ejercicio y hacer negocios”, mencionó la egresada.

Al asistir a eventos de yoga y de wellness, nos dimos cuenta que no habían marcas mexicanas que ofrecieran alta calidad como las internacionales y que a su vez fueran sustentables”, complementó Andrea.

 

LOS PRINCIPALES RETOS

En sus inicios, Andrea explica que tuvieron que estar tocando de puerta en puerta hasta que hallaron la manera correcta para comenzar y de ahí empezaron a crecer poco a poco.

También, mencionan que esto los ayudó a volverse conocidos y a formar una relación sana con sus compradores.

De boca en boca la gente se ha enterado de la marca, quienes nos habían comprado 1 prenda,  ahora nos compran 15, la gente se enamora de la calidad y del producto”, resaltó la egresada.

 

Modelo posando con ropa marca Lhasafitwear frente al mar.
Modelo posando con ropa marca Lhasafitwear frente a una playa

 

YOGA COMO FUENTE DE INSPIRACIÓN

La profesora Zitlálic Campos de la escuela de negocios del Tec de Monterrey campus Sinaloa,  mencionó como fue el entusiasmo Andrea y su carácter lo que hizo que emprendiera de manera sobresaliente.

“Su espíritu libre la llevó al yoga, lo cual la acercó a identificar necesidades en un entorno que la motivó a emprender”, expresó la profesora.

“Me da mucho gusto como su inquietud la impulsó a combinar negocios con su amor a la naturaleza, y cómo su exigencia a hacer las cosas perfectas fueron clave para su empresa”, complementó Zitlálic

 Actualmente la marca está trabajando en el objetivo de llegar no solo a todo México sino también a tener alcance internacional.

“Es algo que se dio con el tiempo, comenzaron a hacer pedidos a Argentina, Colombia, Estados Unidos y Canadá, el siguiente paso es ver que nos falta para llegar a ser una marca global”, explicó Andrea.

 Para finalizar Andrea externó una invitación a todos los nuevos empresarios y emprendedores para seguir con sus sueños y proyectos.

No tires la toalla, obstáculos siempre va a haber, aprende a escuchar los consejos y a no rendirte, si en verdad lo quieres hacer, es algo de trabajar todos los días, eventualmente crecerá y saldrá adelante”, concluyó la egresada.

 

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Escuelas:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios