El mes de mayo significa para todo estudiante del Tec el comienzo de las vacaciones de verano. Pero antes de poder disfrutar de casi tres meses de descanso, todo alumno tiene que pasar por lo que muchos consideran el periodo más difícil del ciclo: exámenes finales.

Alejandra Thomas | Campus Sinaloa


Las semanas de exámenes y proyectos finales podrán sacar lo peor de algunos , lo que provoca que en ocasiones sea difícil manejar tanto estrés y  se dificulte recordar todo lo visto durante el semestre cuando estás bajo tanta presión. 

Seguir los siguientes tips te ayudará a no perder la cabeza durante el cierre del semestre:

Planea

1. Planea 


Desde saber a qué hora, qué día y en qué aula tendrás tus finales, hasta el tiempo que tienes para distribuir entre proyectos y estudio.


Es importante que planees y priorices según fecha y dificultad de tus exámenes para que puedas dedicarles el tiempo suficiente para estudiar.


Usa un calendario o una agenda, e incluso planea las horas que estudiarás tomando en cuenta tus actividades cotidianas, incluyendo cada una de tus comidas.

Sitio

2. Encuentra el sitio adecuado para estudiar


Estudiar en tu sillón o en tu cama puede ser muy tentador, pero tu cerebro asociará estos sitios con la comodidad y el descanso, por lo que será más difícil que logres concentrarte.


De igual manera, estudiar en un lugar con mucho ruido o concurrencia es seguro de generarte muchas distracciones. Mejor, opta por buscar un lugar tranquilo, con mucha iluminación y en donde puedas estar cómodo, pero no lo suficiente como para desviar tu atención.

 

Modo avión

3. Desconéctate


Es importante que toda tu concentración esté dirigida hacia tus proyectos y finales. Intenta apagar tu celular o silenciar tus redes sociales, y comprométete a evitar revisar estos sitios cuando estés en la computadora.
Si te resulta muy difícil no revisar tus notificaciones, pon tu celular en modo avión o déjalo en una habitación diferente a en la que estás estudiando.

 

Respiro

4. Toma un respiro


Establece tiempos de estudio con intervalos para darte un respiro. Levántate, estírate, come algo. Puedes hacerlo cada dos o tres horas, o incluso establecerlo para cada vez que hayas terminado con una serie de temas estudiados. 


No dediques estos minutos al uso de tu celular o computadora, sino a respirar profundamente y ver a tu alrededor. Tu cerebro te lo agradecerá y no será tan pesado reanudar con el estudio.

Comida

5. Aliméntate bien


Bajo todo el estrés y con la presión del tiempo encima, lo más fácil es optar por comida chatarra y poco nutricional. Sin embargo, esto es lo que tu cuerpo menos necesita en esos momentos, por lo que debes intentar cambiar de dulces y papas, a frutas o barras de fibra que te mantengan con energía sin provocarte un bajón de azúcar.


Por menos tiempo que sientas que tienes, no te saltes ninguna comida o el hambre se volverá un problema y tu mente no pensará claramente. También procura mantente muy hidratado para que tu cerebro pueda funcionar mejor.

Dormir

6. Duerme


Ni todo el café del mundo logrará superar unas horas de sueño. Puede parecer inofensivo no dormir para uno o dos exámenes, pero el rendimiento es considerablemente mayor si has dormido al menos unas cuantas horas.

Premio

7. Prémiate


Cuando te encuentres planeando tu semana de exámenes, planea también lo que harás después de terminarlos. Una salida con amigos, practicar algún deporte, una comida o ver alguna película. Lo importante es que tengas algo más que esperar al final de la semana para motivarte y hacer que el esfuerzo valga incluso más la pena.

_________________________________________________________________________

Cada quien sabe lo que le funciona mejor, pero recuerda que tu salud es primero y está muy conectada al rendimiento en clases y exámenes.


Intenta no perder la calma y confía en lo que aprendiste este semestre, ¡ya estás en la recta final!

¡Mucho éxito en tus finales!
 

Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios