Asegura que la oportunidad de representar a México en el extranjero no tiene comparación alguna, “es un orgullo llevar nuestra bandera en el uniforme y ponerla en el podio, esos momentos han sido de los más importantes de mi vida y sin duda hacen que valga la pena el tiempo que le he dedicado a prepararme”.

Diana Angulo | Campus Sinaloa

Mireya Guadalupe Velarde Soto es alumna del Tecnológico de Monterrey en Sinaloa, actualmente estudia la carrera de LAEt y con tan solo 20 años participó el pasado mes de marzo en el campeonato centroamericano de Karate Do. Este torneo fue celebrado en la ciudad de Barranquilla,Colombia, donde obtuvo dos medallas de oro en kumite por equipos, una en categoría libre y otra categoría sub-21, así como una de bronce kumite individual en categoría sub-21.

Su interés por este deporte comenzó cuando tenía 9 años, “desde que empecé a practicar karate dediqué mi tiempo completo a practicar porque me da la oportunidad de seguir creciendo”. Esta disciplina se convirtió en su pasión cuando empezó a competir de forma internacional, “vi que el esfuerzo de tantos años tenía y tiene una recompensa más grande que cualquier otra”, manifestó.

Mireya

“Me gusta porque es un deporte que exige más que solo condición física, se requiere inteligencia y estrategia para poder manejar los combates”.

Para Mireya, el Karate Do es una disciplina donde nunca se acaba de aprender, siempre piensa que existe algo más que perfeccionar y que intentar. Ve a cada contrincante como un reto distinto y procura nunca hacer el mismo movimiento dos veces. A pesar de ser un deporte tan exigente, confiesa que esto la mantiene constante en sus entrenamientos.

Durante clases entrena 24 horas a la semana, mientras que en temporada de vacaciones puede llegar a entrenar 36 horas por semana, tomando los domingos como descanso.

Comparte que su motivación principal es aprovechar al máximo los años que aún le quedan como deportista para alcanzar estar entre los primeros lugares en el ranking mundial de su categoría, también comenta que su motor principal es su familia, en especial su mamá por estar presente en cada paso de su crecimiento como deportista.

“Quiero demostrarme que sí puedo, que tanto yo como mi país tenemos mucho que dar en el plano internacional”. 

Entre sus fortalezas está principalmente la constancia. Menciona que “no importa lo cansada o desmotivada que esté, siempre voy a entrenar, esté triste o enojada mi regla personal es no faltar; aunque no todos los días pueda rendir igual  siempre doy mi 100%, es lo que más cuenta para mi”.

Mireya

A lo largo de los años ha recorrido todo México, y países como Bolivia y Colombia recientemente.

Gracias al deporte ha aprendido a ser independiente y tener bien definidas sus metas, además de confiar en sus capacidades. “Nunca rendirme y ser paciente con mis metas, porque los grandes logros nunca se dan de un día para otro y las cosas que realmente importan toman su tiempo, así que es importante mantenerse constante y no aflojar el esfuerzo”, expresó.

Sin duda, comenta que es todo un reto manejar sus tiempos durante el día entre entrenar, sus clases, tareas, estudiar y dormir. Sin mencionar cuando sale fuera de la ciudad para las competencias y pierde clases que luego debe de reponer. Sin embargo, a pesar de lo estresante que pueda llegar a ser, sus maestros se han mostrado abiertos y comprensivos con las ausencias. “Hasta el momento, he manejado bien ambas partes de mi vida, y espero poder seguir haciéndolo durante el resto de semestres que me quedan por cursar dentro del Tec”, comentó. 

 

Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios