Los Macías Doddoli forman parte de la cuarta generación del programa Familias Emprendedoras, del Centro de Familias Emprendedoras del Tecnológico de Monterrey. Su caso de éxito puede inspirarte.
por Guille Ortiz - 03/06/2019

Guille Ortiz | campus Santa Fe

¿Cómo armarías una caja? Si eres millennial, posiblemente buscarías un tutorial en YouTube. Si eres generación baby boomer, posiblemente buscarías el instructivo impreso. ¿Pero qué pasa cuando dos de ellos se juntan y cada uno quiere imponer lo que cree es “mejor”?

Una falta de entendimiento puede estropear el armado de la caja perfecta. Así lo entendió Alejandro Macías Doddoli, egresado del Tecnológico de Monterrey campus Santa Fe, cuando decidió unirse a uno de los negocios familiares y vio que transmitir sus ideas, era complicado.

Macías Doddoli comprendió que debía buscar asesoría para acabar con este problema. Se unió al programa Familias Emprendedoras, del Centro de Familias Emprendedoras del Tecnológico de Monterrey, que recién graduó la cuarta generación.

El Centro de Familias Emprendedoras ofrece apoyo a las empresas de las familias de los alumnos del Tec que cuentan con ellas, así como a las familias de los alumnos que planeen iniciar una empresa, buscando su competitividad y crecimiento a través de una red de servicios que permita enfrentar con éxito los retos del entorno cambiante y globalizado.

Negocios Familiares Madobox Macías Doddoli


Los Macías Doddoli son fundadores de Madobox, empresa dedicada a la fabricación y distribución de cajas de cartón especializada en el sector agrícola, principalmente del aguacate. El centro de operaciones está en Ciudad de México y cuentan con un centro de distribución en Uruapan, Michoacán.

La cartonera cumplirá en octubre dos años “con mucho éxito”, luego de algunos momentos de gritos, crisis y, reconoce, de incertidumbre.

“A veces la diferencia de edades influye mucho en que nos den la batuta o que nos den algo en la toma de decisiones en la empresa, llega a haber momentos de roces, de mala comunicación, o confusión de los mismos empleados cuando no saben ni a quién dirigirse o a quién hacerle caso”, cuenta el joven empresario.

“En este curso de nueve meses mi papá y yo desarrollamos fuertísimo la comunicación, nos dimos cuenta de que cada quien tiene su manera de entender, reforzar la confianza entre nosotros, yo creo que fue el reto más satisfactorio que tuvimos dentro de la empresa”, dice Macías.

Pero además de redirigir el rumbo para Madabox, también les permitió aplicar los conocimientos adquiridos en el resto de negocios familiares y, especialmente, incluir a cada uno de los miembros de la familia. “Damos tareas y evaluamos mensualmente cómo vamos en el problema de crecimiento”.

“Es un curso que recomiendo a todos, porque que el 80% de las empresas en México son familiares, dependemos uno del otro, y creemos que el futuro es que siga habiendo empresa familiares, que sigan teniendo éxito y, sobre todo, que lleven una relación sana”, agrega Macías.

Conoce más sobre el programa en este enlace.

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Escuela:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios