Isaac Lucatero director regional del Instituto de Emprendimiento Eugenio Garza Lagüera y Julio Álvarez, fundador de Grupo Promesa, hablaron sobre el emprendimiento social y el impacto ambiental en México
Por Wendy Gutiérrez | Campus Santa Fe - 05/08/2020

El emprendimiento social se debe enfocar en desarrollar e implementar programas que transformen la cultura ambiental en México, así lo dijeron expertos durante la transmisión en Disruptivo.tv. 

Dicho canal busca inspirar a todos a convertirse en agentes de cambio a través del emprendimiento social, la innovación, negocios, las startups y dar a conocer a los mejores emprendedores de todo el mundo, hablaron acerca de Grupo Promesa

Promesa, es uno de los 10 casos de éxito que aborda el libro México10 Emprendedores Sociales, el cual puedes encontrar en: disruptivo.tv/libros/mexico10, lanzado por Disruptivo.tv, el Centro CEMEX-TEC, Editorial LID y profesores del Tecnológico de Monterrey.

Dentro del programa hablaron con Julio Álvarez, Fundador de Promesa, una de las principales empresas de educación ambiental en México y un emprendimiento mexicano que ha cambiado el rumbo de los negocios sociales en el país, Así como Isaac Lucatero, director regional del Instituto de Emprendimiento Eugenio Garza Lagüera y autor del caso.

“En voluntariados que realicé con mis amigos y hablando con la gente, me di cuenta que había una gran falta de conocimiento del tema y me pregunté ¿cómo a la gente le puede importar tampoco algo tan bonito que tenemos? 

Cuando iniciamos consultorías y los programas nos dimos cuenta que la clave eran los niños, porque el querer modificar el pensamiento de los adultos, reconstruir costumbres y usos era muy difícil y muy frustrante para ellos y para nosotros”, explicó el fundador. 

 

Promesa, la empresa mexicana que cambió la educación ambiental

 

Julio comentó que hablando con las escuelas se dieron cuenta que realmente no enseñan nada acerca del tema ambiental y que el reto que tuvieron fue el cómo incorporar las temáticas ambientales dentro de un mundo de temas que tenían y hacerlo más fácil.

Y por otro lado el cómo hacer que los profesores lo impartieran como parte de algo ya estructurado y que no lo sintieran como más trabajo, entonces integrarlo como algo muy activo. 

“Creo que esto es un tema en el que debemos de actuar desde el día 1, no es algo como que lo aprenda y eventualmente lo aplique, aquí es lo aprendo y cómo mañana empiezo a hacer un cambio en mis hábitos y cómo le enseño a mis papás”, expresó Julio. 

Promesa, empezó por seleccionar las temáticas y decidir cuáles eran los temas que todos deberían de conocer de agua, energía, residuos ya que para el creador somos responsables de la flora y fauna. 

“Son cosas básicas que no puedes vivir sin conocerlas, son fundamentales para poder vivir en armonía con el medio ambiente. De ahí fuimos haciendo programas de integración para ver a qué grado iba cada cual”, aseveró el creador. 

Además, señaló que dentro de todas las etapas que tenían, una problemática muy importante era el tema de los residuos, ya que que no es muy bien manejada en México, el señala que somos de los países que más consumimos a nivel mundial y tenemos tasas bajísimas de reciclaje por debajo del 14 por ciento.

“Tanto que consumimos y la gente no sabía qué hacer con el residuo, nosotros enseñamos el riesgo de lo que pasaba y a dónde iba a parar todos estos residuos. Así fue como nos enfocamos en un principio a darle una solución completa a la escuela”, comentó Julio. 

 

Promesa, la empresa mexicana que cambió la educación ambiental

 

Por su parte, Isaac Lucatero comentó la importancia de la resiliencia en el emprendimiento de Julio.

“Muchas veces hablamos del modelo de negocio pero la resiliencia y este tema de Julio de escuchar porque cuando le das un consejo no solamente lo escucha lo hace suyo, busca cómo hacerlo.

“Esa capacidad que tiene él y su equipo de decir creo que no nos está yendo tan bien así pero tenemos la capacidad de aprender y escuchar y de pedir ayuda cuando es necesario, eso es importantísimo, sobre todo cuando es un problema de un emprendimiento social porque él está resolviendo un problema que es de todos”, dijo el autor y profesor. 

Reconoció como a pesar del trayecto la empresa sigue con el propósito principal que es cambiar la forma en que la gente ve y atiende los problemas del medio ambiente.

“No se ha desenfocado de su propósito y eso hace que un emprendedor social siga en el mercado, se trata de tangibilizar el cambio, es esa capacidad de medir el impacto de tus acciones, 

“Creo que eso es súper importante el ser conscientes con lo que dejó de hacer o con lo que hago, el saber cuánto impacto provocó es determinante para cambiar un hábito, una forma de actuar”, aseguró Isaac. 

 

Promesa, la empresa mexicana que cambió la educación ambiental

 

Joshua Hammerschlag, Director de Emprendimiento Social en la Región CDMX del Tec de Monterrey, afirmó que para entender el impacto hay que entender un poco la magnitud del problema. 

“Yo creo que ahí está el impacto transformador de lo que ustedes hacen Julio, qué es poder empoderar a un niño para decirle como sí se hacen las cosas, para que él pueda llevar ese mensaje y eso se convierte en un efecto multiplicador, la verdad es que a mí esa parte me ha parecido fantástica”, manifestó.  

Para finalizar enfatizaron en el impacto que ha tenido Grupo Promesa en el país y en cómo es México mejor porque existe. 

“Casi 2.5 millones de kilos de residuos reciclados, más de 37,000 árboles salvados, 17 millones de litros ahorrados, 16 millones de kilovatios, 800 kilogramos de tapitas de plástico donadas, 31 techos construidos”, enumeró Joshua. 

Julio señaló que su modelo está enfocado en que si hay un experto en un tema muy específico lo integran a su equipo, ya que su trabajo es informar a la gente que está pasando con todas las acciones que hacen, que entiendan la importancia de cada acción.

“Lo que queremos es despertar a la gente, que salgan más proyectos que se dediquen a temas ambientales, proyectos que se dediquen al manejo de residuos, mala energía, al agua y a buscar soluciones, que más gente participe y se de cuenta que es algo que importa y es una preocupación día a día”, concluyó.  

Isaac agregó que este emprendimiento busca hacer que la comunidad se involucre, que los padres de familia participen, que la escuela sea como un entorno social que está provocando un cambio sistémico en su entorno.

“Los niños se llevan a casa estas prácticas de escuela y de ahí a lo mejor el papá o la mamá se las llevan a la oficina y es ahí donde está hacer una empresa que genera impacto social positivo”, expuso.

 

Promesa, la empresa mexicana que cambió la educación ambiental

 

SEGURO QUERRÁS LEER TAMBIÉN:

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios