Karla Wheelock fue la primera mujer mexicana y latinoamericana en llegar a la cima del Everest por la ruta norte.
por Rebeca Ruiz | Región Ciudad de México - 03/08/2019

La vida es como una montaña que se debe escalar poco a poco y con pasos firmes, así lo dijo la alpinista mexicana Karla Wheelock a los nuevos estudiantes que forman parte del programa de becas Líderes del Mañana.

 Wheelock fue la primera mujer mexicana en llegar por la ruta norte a la cima del Everest y comparó esta experiencia con la vida misma.

 “Cada reto, cada proyecto o meta lo veo como subir una montaña, ellos (los estudiantes) tienen al frente algo imponente, algo grande, tienen la oportunidad de estudiar en una gran universidad, es una meta muy grande.

“Los grandes sueños se logran con pequeños pasos, poco a poco, dosificando la disciplina, la voluntad, y el esfuerzo que los hizo llegar hasta aquí, es lo mismo que van a necesitar. Habrá momentos de un mal clima, donde se necesite mayor resistencia, pero son los pequeños pasos los que permiten ir avanzando”, dijo la alpinista. 

Karla, alpinista

En relación al programa Líderes del Mañana, el cual ofrece un apoyo financiero al 100 por ciento para que jóvenes estudien una carrera en el Tec de Monterrey, Karla expresó que es una gran oportunidad para desarrollar nuevos líderes que impacten de manera positiva a la sociedad.

“Es un programa genuino, generoso, acertado, porque está dándole la oportunidad a quienes realmente están luchando. La educación permite abrirte camino en un futuro y que muchas veces está limitado a quienes tienen recursos económicos.

“Cuentan con lo necesario para alcanzar la cumbre de su propia montaña, si no, no estarían aquí. El hecho de estar aquí los convierte en personas capaces de lograr lo que se proponen, que no se dejen impactar la grandeza de la montaña frente ellos”, agregó.

 Por otra parte, Karla Wheelock compartió que debe existir un equilibrio entre el éxito y el crecimiento espiritual.

“No puede haber crecimiento en una sola dirección, hay que potencializar nuestro lado humano, el lado de nuestro corazón, de nuestra esencia con la naturaleza, de reconexión con la sabiduría con la naturaleza, debe existir un balance, hay que construir hacia afuera y hacia adentro.

“De nada te sirve llegar alto si llegas solo, el éxito que se comparte es con el que se trasciende”, finalizó.

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios