Ofrecen toda la emoción de la F1 gracias a un simulador de realidad virtual

Tomas aire y te acomodas en el cockpit. Sales desde atrás, en una posición incómoda, pero estás dispuesto a remontar como sea. Antes de que puedas darte cuenta el semáforo se pone en verde y pisas el acelerador a fondo. Haces tres adelantamientos antes de llegar a la primera curva y logras pasar a Checo Pérez por el exterior. Te asientas en la cabeza de la carrera y comienzas a rodar con el pódium como objetivo del día. Sin embargo, el sueño acaba antes. En tu primer pit stop te quitas los lentes de realidad virtual y regresas al mundo real, lejos del asfalto de la F1.

Estas son las sensaciones que se vivieron en el TrackDay@Pit, organizado por los alumnos de Tecnologías de la Información (INT). Las decenas de asistentes pudieron disfrutar de toda la emoción de la Fórmula 1 gracias a la realidad virtual y a los simuladores de APEX, empresa fundada por EXATECs en San Luis Potosí.

La experiencia supuso una inmersión absoluta en el mundo de las carreras de Fórmula 1 gracias a la ingeniosa combinación de realidad virtual y simuladores. Y es que los participantes se acomodaron en una postura idéntica a la de los pilotos de esta competición, prácticamente recostados y con las piernas extendidas a lo largo del cockpit. Para redondear la experiencia, tuvieron en sus manos un volante que simulaba a la perfección el de estos bólidos, incluyendo los cambios de velocidad, los reglajes de neumáticos, la radio del equipo, etc.

En definitiva, una manera inmejorable para ponerse en la piel de un piloto de Fórmula 1 durante unos minutos sin salir de casa y sin riesgo de accidentes. Solamente falto el característico olor a asfalto y llantas desgastadas.

 

Fotografía: Gustavo Diamandí Aguilar