Joven potosino con una discapacidad intenta superar todos los retos que la sociedad le impone, apoyado por la organización “Juntos, una experiencia compartida A. C", cuenta su historia en el Día Mundial EXATEC
por Luis García | San Luis Potosí - 04/09/2018

Luis García | Campus San Luis Potosí

Sufriendo acoso escolar desde primaria, debido a una discapacidad motriz en los hombros, Juan abandonó sus estudios en el primer año de educación elemental. No aprendió a leer ni a escribir; le costaba tomar decisiones y no sabía resolver operaciones aritméticas.

Esta es la historia de Juan, la cual fue narrada por José Sánchez, director de la ONG “Juntos, una experiencia compartida A. C.”, a los EXATEC en la reunión del Día mundial EXATEC. Esto pasó el 25 de agosto del 2018, en las instalaciones del Tec de Monterrey en San Luis Potosí.

Los padres de Juan eran vendedores ambulantes, por lo que él se unió al trabajo familiar, cargando cajas y realizando tareas de baja importancia. Era el “chalán” del negocio y tenían una calidad de vida precaria, en un barrio muy pobre en San Luis Potosí.

El rumbo de su vida cambió cuando su papá se enfermó y comenzó a acabarse el dinero para las medicinas. En ese momento, sus padres ya no podían con él. Juan buscó una solución.

A sus 21 años, Juan se enteró de la existencia de la organización sin fines de lucro “Juntos, una experiencia compartida A. C.” que buscaba apoyar de manera emocional y física a las personas con una discapacidad. Ésta era su oportunidad.

Juan estuvo bajo tratamiento psicológico y físico en dicha organización, recibiendo terapias y participando en actividades que explotan sus capacidades. Por primera vez se sintió incluido e importante.

Así, pasaron los meses y consiguió graduarse en la organización. Pero, el trabajo no terminó ahí; lo apoyaron para que asistiera a entrevistas de trabajo una y otra vez. Finalmente, consiguió una cita que sería definitiva.

En su entrevista, Juan le comentó, con aire decidido, a la encargada de recursos humanos:

"Mire señorita, antes de que me contrate, necesito saber si el empleo que me va a dar me va a permitir estudiar. Ya me di cuenta que necesito y quiero sacar la primaria"

Fue esta decisión, carisma y actitud, lo que permitió que Juan consiguiera un empleo en Herdez.

Meses después, el padre de Juan se recuperó. Ahora, en su casa había dos ingresos principales y su calidad de vida comenzó a mejorar. Pintaron el departamento por dentro y por fuera y empezaron a usar ropa nueva.

Esto dio pie a que los vecinos de Juan, algunos jóvenes pertenecientes a pandillas de la colonia, comenzaron a preguntarle el cómo había alcanzado eso. Éste les contó la verdad sobre su vida en zona industrial.

Con la intriga de lo ocurrido y las ganas de tener algo similar, los vecinos de Juan le pidieron ayuda, para conseguir un empleo similar. Juan, con un corazón más grande que sus problemas, apoyó a sus compañeros para que consiguieran empleos en la zona industrial, al igual que él.

Meses después, la colonia comenzó a cambiar; los departamentos se veían, poco a poco, mejorados. En las esquinas ya no se veían a pandillas reunidas sin qué hacer y la seguridad comenzó a mejorar.

Nadie imaginó que “Juanito”, el niño con problemas motrices del que todos se burlaban en la primaria, podría cambiar su entorno, el de su familia y el de sus vecinos.

Apoyar a una persona con discapacidad no solo lo afectará a él, sino a todo su alrededor y, de manera positiva, repercutirá en la vida de los demás.

Así como Juan, hay muchas personas con discapacidad que buscan un nuevo estilo de vida y que quieren luchar por oportunidades. Sin duda, “Juntos, una experiencia compartida A.C.” transformará vidas con apoyo de todos nosotros.

¿Cómo apoyarlos?

Facebook: www.facebook.com/JUNTOSac/

Teléfono: 01 444 243 3700

Correo: info@juntos.org.mx

Página web: http://www.juntos.org.mx

Donaciones: www.juntos.org.mx/donaciones

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Categoría:

En Nuestros Otros Medios