Rolando Cruz, profesor del Tec de Monterrey en San Luis Potosí colabora con el Advanced Cyber-Physical Systems Research Laboratory, en Tokio, Japón
por Felipe Hernández - 09/09/2019

“Creo que hay una edad en la que la mayoría de los niños quieren aprender sobre robots o ser médicos. No fui doctor en medicina, pero sí en ingeniería”.

Estas son palabras del Dr. Rolando Cruz, después de su colaboración en uno de los centros de investigación más avanzados en robótica e inteligencia artificial de Japón, al que fue por 2 meses este verano.

En el Advanced Cyber-Physical Systems Research Laboratory perteneciente al National Institute of Advanced Industrial Science and Technology (AIST), el Dr. Rolando y su equipo desarrollaron el “cerebro” de un brazo robótico.

Este sistema controla el brazo robótico, que está dotado de inteligencia artificial para detectar una serie de objetos de tipo industrial como tuercas, tornillos y motores, que se le mostraron previamente y así detectarlos y tomarlos de manera automática.

“Se trabajaron con estándares mundiales en programación de robots, sistemas de reconocimiento de vanguardia y robots de última generación”, mencionó el profesor.

 

Rolando Cruz es profesor del Tec de Monterrey en San Luis Potosí

“Trabajamos en un proyecto junto con un grupo de investigación con enfoque en la automatización y todo lo relacionado a la industria 4.0, desde el punto de vista de la robótica”, comentó.

El Dr. Rolando Cruz es profesor de la escuela de Ingeniería y Ciencias del Tec de Monterrey campus San Luis Potosí.

“Ser profesor es lo que me gusta, lo que amo, pero también tengo una formación de investigador y mi idea ha sido hacer más formal esta parte de la investigación”, agregó.

Su pasión por la robótica e investigación lo llevó a buscar una oportunidad para colaborar en el laboratorio antes mencionado.

El profesor realizó estudios de doctorado durante tres años en una de las mejores universidades de Japón: Osaka University, lo cual le facilitó conseguir la aceptación por parte del laboratorio.

“Esta fue una oportunidad única que no se podía dejar pasar”, recalcó el Dr. Rolando. Con apoyo del Tec y los esfuerzos del profesor se logró realizar la estancia.
 

Brazos robóticos.

Al maestro le gusta mucho hacer difusión de la ciencia; ir a primarias y preparatorias a exhibir los robots que se tienen en el Tec y mostrar que la robótica puede ser para todos.

El profesor dirigió un mensaje para los jóvenes:

“Yo, al igual que ustedes, fui joven. Soñé que podría hacer y programar robots. Ahora quiero decirles que eso puede hacerse realidad si se esfuerzan y se dedican a ser mejores cada día”.

El Dr. Rolando finalizó con una serie de agradecimientos.

Además de agradecer al Tec por todo el apoyo recibido, quisiera hacer un especial agradecimiento a mi familia, mi esposa, mis hijos y a todos mis familiares que me apoyaron para poder realizar esta estancia”.

 

SEGURAMENTE QUERRÁS LEER TAMBIÉN:

 

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Categoría:

En Nuestros Otros Medios