La historia de José Pablo, un alumno de PrepaTec con diabetes tipo uno, quien nos demuestra que una enfermedad no es un límite para alcanzar nuestros mayores deseos.
por Andrés Velázquez - 29/08/2018

José Pablo Fuentes Arias, alumno de tercer semestre de la PrepaTec Campus Saltillo, fue diagnosticado con diabetes tipo uno a los seis años. Sin embargo, su condición no le impide realizar las actividades que más disfruta.

¨Más que una limitación, es un reto y los retos se tienen que enfrentar¨, expresó el alumno a Conecta.

Desde su primer semestre, José Pablo se ha involucrado en actividades extracurriculares del campus como el grupo estudiantil Carneros, la compañía de teatro musical y el taller de belly dance.

José Pablo en el musical High School Musical

 

Además de esto, ha demostrado un gran interés por la música, aprendiendo de manera autodidacta a tocar instrumentos como la armónica, el clarinete, la guitarra, el saxofón y su favorito, el ukelele.  

Desde chico, José Pablo recibió un gran apoyo de parte de sus padres. Su papá, quien fue diagnosticado con el mismo padecimiento a los 3 años, fundó el campamento Campo Amigo, en el cual se ofrece apoyo a niños y jóvenes con diabetes. Esto ha orientado a José Pablo a tener otra perspectiva de su condición.

El ukelele de José Pablo

 

Después de formar parte de este campamento por más de 10 años, José Pablo decidió seguir el ejemplo de su padre y colaborar junto con la Asociación Mexicana de Diabetes en Nuevo León para apoyar a niños con su mismo padecimiento, enseñándoles a crecer con este estilo de vida.

José Pablo busca quitar aquellas etiquetas que comúnmente se asignan a quienes viven con diabetes y hacerle ver a la gente que ¨ser diabético no tiene nada de malo¨. Así mismo, pretende llegar a los niños con el mensaje de que ¨la vida sigue¨ y que la diabetes no debe ser un impedimento para alcanzar sus sueños.

José Pablo, alumno de Prepa Tec.

 

Campus:
Escuela:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios