Las mujeres empiezan a abrirse camino cada vez más en los ámbitos que antiguamente se consideraban exclusivamente masculinos y lo hacen a través del esfuerzo y la dedicación. Conoce la historia de Monserrat Martínez, una joven estudiante de Ingeniería en Mecatrónica que abre paso para todas las futuras ingenieras.

Diana Infante | Campus Saltillo

En una carrera donde el ochenta por ciento de la generación son hombres, Monserrat Martínez, estudiante de octavo semestre de Ingeniería en Mecatrónica rompe los estereotipos de género y demuestra sus capacidades dentro y fuera de su ámbito laboral y estudiantil.

Desde pequeña, Monserrat mostraba gran interés por las matemáticas pero comenta que fue hace siete años, mientras se encontraba en su último semestre en PrepaTec Saltillo, que tomó una de las decisiones más grandes de su vida, estudiar Ingeniería en Mecatrónica.

Hoy en día, ha participado en grupos estudiantiles de robótica y liderazgo estudiantil, se unió al equipo de tochito femenil mayor desde hace año y medio donde junto con su equipo ha logrado colocarse como campeona en la liga UAdeC sub 24, la olimpiada de tochito Interuniversitario, entre otros torneos. Pero no solamente se conforma con tener una vida extra académica activa, sino que ya ha obtenido diversos reconocimientos a la excelencia académica y de apoyo a la visión estudiantil por proyectos en vinculación con grandes empresas dentro del Estado. Formó parte de la primera generación de Embajadores de Atracción y fue acreedora a una beca para un curso en el MIT sobre técnicas de micro y nano fabricación.

Sin embargo, Monserrat cuenta que no todo ha sido fácil al estar en un ámbito profesional que está conformado en su mayoría por hombres. Comentó que existen estereotipos y dificultades son implícitas al ser mujer en un mundo industrial que no ha roto los estereotipos de género. Menciona que existen aún muchos ingenieros u operarios que tienen la idea de que las mujeres son delicadas y no pueden realizar ciertas actividades como soldar, programar o incluso cuestiones básicas de mecánica.

En su antiguo trabajo, colaboró con un compañero ingeniero en un proyecto para la empresa donde participaron de manera equitativa creando un simulador de un avión, sin embargo, comentó que al momento de reconocer el trabajo, sólo reconocían la labor de su compañero. “Hablaban mucho de mi responsabilidad, mi puntualidad y otros aspectos similares, pero cuando mencionaban a mi compañero hablaban del proyecto que había realizado y lo bueno que era como ingeniero, siendo que los dos habíamos trabajado equitativamente, sólo que yo no estaba siendo reconocida”, comentó Monserrat.

A pesar de haber pasado por ésta y otras situaciones similares, Monserrat comenta que no piensa que las ingenierías sean carreras exclusivas para los hombres por falta de capacidad de las mujeres.

“Sé que las personas que piensan de esa manera no cambiarán sus convicciones sólo porque me ponga a discutir con ellos, así que sólo me concentro en esforzarme, dar lo mejor de mí y demostrar que las mujeres somos igual de capaces y extraordinarias que los hombres”.

Jovenes mirando hacia la derecha mientras manipulan equipo robótico

 

Monserrat platicó que desde pequeña tenía mucho interés por las matemáticas, y aunque sus papás nunca la limitaron a perseguir sus sueños sabe que existen culturas machistas y misóginas que limitan el potencial de las mujeres que desean desempeñarse en ámbitos considerados como masculinos.

“Este tipo de creencias y pensamientos machistas generalmente comienzan desde el hogar” agregó Monserrat, “Las generaciones más grandes son más propensas a perpetuar los estereotipos y crear barreras de género, pero es por la manera en la que ellos fueron educados y no es enteramente su culpa, lo importante es romper ese círculo vicioso para que las mujeres de ahora y del futuro no tengan que vivir con esas limitaciones” comentó.

“Todo se resume al deseo que tienes de lograr tus sueños sin importar lo que te digan o piensen los demás”

Monserrat Martínez es actualmente una mujer multifacética que se encuentra estudiando el octavo semestre de su carrera en el Tecnológico de Monterrey, Campus Saltillo y realiza sus prácticas profesionales en John Deere en el área de Ingeniería de Producto, donde trabaja en mejorar el implemento trasero de los tractores, que sirve para conectar las herramientas con las que se realiza el arado, además diseña piezas y arregla problemas que puedan presentarse en los productos

Para finalizar, Monserrat lanza un llamado atento a las mujeres de México a no tener miedo de perseguir sus sueños, incluso si son en ambientes considerados masculinos.

“La oportunidad y capacidad de poder cumplir tus sueños no debe estar condicionada por tu género”.

 

Campus:
Categoría: