NOLEX es un biocombustible amigable con el medio ambiente gracias a que está compuesto por recursos biodegradables, como los residuos de algunos alimentos

Fernanda González | Campus Saltillo

Gabriela González, alumna de Ingeniería Industrial en el Tecnológico de Monterrey campus Saltillo, desarrolló un biocombustible hecho con residuos de comida capaz de reducir el dióxido de carbono que emiten los automóviles.

El proyecto denominado NOLEX está creado a base de recursos biodegradables, como las cáscaras de plantas y algunos frutos ricos en celulosa.

Este producto pretende convertirse en una alternativa de biocombustible que, además de ser amigable con el medio ambiente, tendrá un menor costo que la gasolina convencional.

 

Gasolina

 

La alumna explicó que NOLEX funciona como aditivo para los combustibles convencionales, sin embargo, éste podrá reemplazarlos mediante un proceso de transición de dos meses.

“El carro tiene que acostumbrarse al cambio de combustible, por lo que hay que ir sustituyendo la gasolina por NOLEX periódicamente, hasta que el reemplazo sea total”, comentó.

La idea de crear este proyecto surgió durante el Bus Challenge 2017, la cual es una competencia en donde se desarrollan ideas de negocio a bordo de un autobús mientras se viaja al INCmty, el festival de emprendimiento más importante de Latinoamérica.

LEE TAMBIÉN: 


Gabriela y su compañero Jorge Nájera llegaron a la semifinal de este concurso con la generación de su biocombustible.

Este año, el proyecto fue beneficiado por el Reto Emprendedor con recursos que le permitieron continuar su investigación, y posteriormente, fue llevado al Proyecto Emprendimiento Social Innovador, en donde ganó el primer lugar de la categoría Inspirar-Descubrir-Validar.

 

Premiación Reto Emprendedor
“México sí está preparado para esta implementación de combustible. Si nosotros queremos hacerlo realmente se puede”, señaló Gabriela.

Actualmente, NOLEX se encuentra en proceso de validación e investigación bajo la asesoría del área de emprendimiento del campus Saltillo.

La alumna afirmó que una vez validado el producto comenzará su fabricación, para luego establecer la primera distribuidora de biocombustible en el norte del país.

LEE TAMBIÉN: 

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:

En Nuestros Otros Medios