Compitieron contra 24 universidades a nivel internacional y premiaron a tres primeros lugares; donde Griyum obtuvo el segundo lugar.
por Valeria Vargas - 22/06/2018

Staff | Campus Querétaro

Con su harina a base de grillo, la empresa Griyum, fundada por 3 EXATEC, obtuvo el segundo lugar en el Babson Collaborative Student Challenge, en la universidad de negocios Babson, especializada en emprendimiento, en Boston, en representación del campus Querétaro.

Alejandro de la Brena, alumno egresado de la carrera de Biotecnología, es co-fundador en Griyum, una empresa de alimentos que salta todos los días para acabar con la pobreza nutricional. Alejandro trabaja en conjunto con Francisco Pérez, egresado de la carrera de Creación y Desarrollo de Empresas, y Cristina Clocchiatti, egresada de Negocios Internacionales. Estos tres EXATEC, conforman Griyum.

Griyum está conformado por un equipo multidisciplinario que tiene como propósito que todos los alimentos que consumimos entreguen una nutrición que no se base únicamente en grasas y azúcares, sino que cuente con un balance nutricional con proteína.

Para lograrlo, Griyum se ancló en una tendencia industria-alimentaria la cual es el consumo de insectos, una muy buena fuente de proteína que, a diferencia de las vacas, necesita 2 mil veces menos agua, 100 veces menos emisiones de gases de efecto invernadero y 25 veces menos superficie terrestre para producir la misma cantidad de proteína que un grillo.

Griyum 1

A lo largo de su camino han sometido la idea a diferentes competencias. La más reciente fue gracias a la visión de la Dra. Rafaela Bueckmann Diegoli, directora regional del Instituto de Emprendimiento Eugenio Garza Lagüera, y al profesor de Emprendimiento Miguel Rodríguez Montes, quienes los postularon para participar en una convocatoria que lanzó la Universidad de Babson, en Boston.

La convocatoria se llama Babson Collaborative Student Challenge y se lleva a cabo de manera internacional. El premio es un verano en esta universidad de negocios, especializada en emprendimiento. Durante los últimos 15 años o más, ha sido reconocida como la número uno en temas de emprendimiento a nivel mundial.

Babson lanzó por primera vez esta convocatoria y pidieron a las universidades con las que tienen contacto que postularan a las empresas que los representan mejor en cuanto a espíritu de emprendimiento.

El Tec de Monterrey pidió a cada campus que propusiera a alguna empresa creada dentro de su ecosistema. Así fue como el profesor Miguel Rodríguez y la Dra. Rafaela Bueckmann propusieron a Griyum para representar al campus Querétaro.

Tras llenar un cuestionario con la información requerida, el equipo de Griyum entró a la competencia y todo consistió en compartir información sobre el crecimiento de la empresa, principalmente la atracción, cómo se aplicaron los conceptos de emprendimiento para que su idea se llevará a cabo, se consolidará y que pudiera demostrarlo de cierta manera.

Después de un año y medio desde que se constituyó la empresa, se han dedicado a compartir su historia y todo lo que han aprendido, desde que Cristina estuvo en el Semestre i de emprendimiento en donde recibió apoyo del director de la carrera de Administración y Estrategias de Negocio, Román Pouzou, así como de otros profesores de la carrera de Creación y Desarrollo de Empresas, hasta acciones concretas como desarrollar su tecnología de cultivo de grillo y crear alianzas con el gobierno del estado de Guanajuato.

Su entrada a la competencia fue de un día para otro y pasaron alrededor de dos meses hasta que tuvieron noticias. Un día, el profesor Miguel Rodríguez les habló para decirles que habían sido seleccionados por parte del Tec de Monterrey para representar a México en el Babson Collaborative Student Challenge.

Les explicaron que si participaban y ganaban a nivel internacional, tendrían que estar durante todo julio en Boston. Tuvieron que discutir la parte del tiempo, ya que se encontraban instalando una nueva granja, tendrían que ver cómo le harían para dejar la operación del proyecto durante un mes.

Tras resolver lo anterior, buscaron contratar a un productor que los apoyara durante ese mes y pasaron a la siguiente ronda aceptando la oportunidad de representar a México. Ahora tenían que preparar un video explicando su proyecto con un formato específico según la universidad Babson.

Tuvieron que preparar la presentación de todo el modelo en solo tres días. Fue un gran reto para ellos, solicitaron apoyo al profesor Miguel para hacer el pitch del video, recibir feedback y sobre todo acudir a la red de mentores que han ido construyendo conforme se ha ido formando el proyecto, en donde se encuentran Román Pozou y Rafaela Diegoli.

Subieron el video casi sobre el límite debido al poco tiempo con el que contaban. Compitieron contra 24 universidades a nivel internacional y premiaron a tres primeros lugares; Griyum obtuvo el segundo lugar.
 

“Uno de los retos más grandes a los que nos enfrentamos fue el hecho de que era una convocatoria nueva, sin precedentes para el Tec”, comenta Alejandro.

Tuvieron que investigar quién iba a ser el jurado, quién iba a estar viendo el pitch de Griyum para entender qué podían valorar más o cómo podían conectar con ellos. Una vez que el equipo conoció al jurado se dedicaron a contar la historia de Griyum y a mencionar su trabajo, el valor de la idea y el apoyo que recibieron por parte de todos sus profesores para darle sentido como modelo de negocios sostenible.

¿Qué viene ahora para el equipo?

La participación en esta competencia les abrió paso al ecosistema nacional, puso el nombre de Griyum en Estados Unidos, Europa y otros países que están incursionando en el emprendimiento. Esto les va a servir para dar el siguiente salto y consolidar todo el trabajo que han estado haciendo a nivel internacional.  

Categoría:

En Nuestros Otros Medios