La situación de Nicaragua desde la perspectiva de una estudiante nicaragüense del Tec de Monterrey Campus Querétaro.
Por Paola Cáceres - 02/10/2018

Raphaela Cáceres | Campus Querétaro

Isabella M., estudiante de Licenciatura en Relaciones Internacionales del Tec de Monterrey Campus Querétaro, nos cuenta sobre la situación que está atravesando Nicaragua, que tal vez muchos aún desconocen.

Lo que empezó como una protesta por el quiebre del seguro social, en pocos días evolucionó hasta convertirse en una protesta generalizada contra el gobierno de Ortega.

Pocos meses han sido suficientes para generar muchas muertes. Isabella nos cuenta que su generación creció escuchando historias de violencia, producto de la guerra de los 80’s; ella menciona el sentimiento de miedo que experimenta su generación: “mis papás y abuelos ya vivieron una guerra, se supone que yo no tendría que estar viviendo esto”.

EL CONTEXTO

Cuando empezó el conflicto, Isabella estaba de intercambio, viviendo una diferencia horaria de 15 horas.

“Me fui a dormir sabiendo que habrían más protestas y en tu mente es ‘okay, van a mandar a los antimotines ya que eso es lo que regularmente sucede’, te duermes y piensas: ‘ojalá no pase nada feo’. Ya cuando me levanto, tenía un mensaje de mi familia diciendo que no me preocupara, que mis hermanas estaban en un lugar seguro. Me pongo a ver las noticias y veo todo el caos. Tengo en mi correo, mensajes de mis amigos de prepa contándome qué fue lo que pasó”.

Con melancolía, relata que ya no puede pensar en los lugares cotidianos por los que solía pasar de la misma manera. Ahora, cuando piensa en la Universidad Autónoma piensa en cómo irrumpieron en ella y sacaron a los estudiantes a la fuerza. El entorno que conocía tampoco es el mismo. La situación ha obligado a muchos padres a mandar a sus hijos al extranjero, con el pensamiento de: “Esto lo hacemos  porque te queremos vivo”.

En una época marcada por conflictos, representa un reto el evitar que la sociedad normalice estas situaciones de violencia, y es precisamente  lo que aterra a Isabella: “Mis compañeros nunca habían visto un arma militar o nunca habían oído cómo sonaban. En cambio mi generación va a estar marcada por aquel sonido”.

Hablando sobre la sensación de vivir la crisis de tu país estando fuera de él, Isabella cuenta que siente culpa al ver a tanta gente luchando, mientras ella se encuentra “sana y salva a miles de kilómetros de distancia”.

La comunidad del Tecnológico de Monterrey brinda la oportunidad de convivir con personas que provienen de diversos países y estados con culturas diferentes. Si bien, no podemos cambiar la historia, sí podemos ser quienes generen un cambio en los jóvenes, con el fin de tener un impacto positivo en nuestro entorno.

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios