Con el inicio de la presidencia de Joe Biden en Estados Unidos, comienza una nueva etapa en la relación bilateral con México.
Por redacción | campus Querétaro - 04/02/2021

Con el inicio del mandato de Joe Biden en Estados Unidos comienza una nueva etapa con México y su presidente Andrés Manuel López Obrador, en la que expertos del Tec de Monterrey analizan algunos aspectos más importantes de la relación bilateral.

“Es importante tener un panorama sobre la complejidad de las relaciones entre México y Estados Unidos a lo largo de los años. Es cierto que, en cierta medida, cada administración –tanto mexicana como estadounidense– le da su sello personal”. 


“A veces se vuelven más complicadas o más amables, dependiendo del tono que cada presidente le va dando”, comentó en entrevista para CONECTA el Mtro. Mario Vázquez, profesor de la Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno.
 

Reconocimiento a Biden

El 7 de noviembre de 2020, los principales medios de comunicación del mundo anunciaron al entonces candidato demócrata como ganador en las elecciones presidenciales en Estados Unidos. 

El presidente mexicano, sin embargo, fue de los pocos líderes mundiales que se abstuvo de reconocer la victoria de Biden hasta la confirmación del Colegio Electoral el 14 de diciembre, pese a que en otras ocasiones había felicitado a otros mandatarios sin que hubiera concluido el proceso electoral en sus países. 

“López Obrador comenzó con un retorno a una política exterior nacionalista. Hizo alusión en sus primeros días a la Doctrina Estrada, por ejemplo, y a la defensa de la soberanía nacional”, señaló Vázquez.

Sin embargo, el discurso usualmente se ve opacado por sus contradicciones respecto a la práctica, aseguró.

“Tenemos una dualidad de lo que dice un discurso nacionalista frente a una realpolitik que, sin duda alguna, sigue la misma tónica de que Estados Unidos no tiene amigos, sino intereses, aunque lo presenten de distinta forma. En la práctica vemos un sometimiento de la política exterior mexicana a los dictados de la Casa Blanca”, añadió.

El caso Cienfuegos

Un punto de fricción para la relación fue la decisión del gobierno mexicano al exonerar al General Salvador Cienfuegos, quien había sido arrestado en Estados Unidos y extraditado a México para ser enjuiciado por  delitos de narcotráfico y supuestas asociaciones con el crimen organizado. Asimismo, el gobierno mexicano hizo pública la información compartida por la DEA sobre el caso.

“Lo que se hizo es muy grave en términos de política y relaciones internacionales. No solamente es que se la haya librado, sino los calificativos que se usan sobre una agencia gubernamental del combate contra el narcotráfico”, aseveró. “Es algo que le van a cobrar al gobierno mexicano”.

Relación fría

De acuerdo con el profesor Mario Vázquez, “se espera una relación muy diplomática, pero fría por parte de ambos países”. Uno de los elementos que proporcionan indicios de la relación son las embajadas.

“México manda como embajador a Washington a un político, no a un diplomático: Esteban Moctezuma. Desde ahí podría esperarse que se vele por un auxilio a los altos capitales y la inversión extranjera en el país. Va a servir a los intereses del gobierno, no a los intereses nacionales”.

Por otro lado, el gobierno estadounidense no ha asignado un Embajador en México, por lo que el puesto permanece vacante, lo cual implica que en estos momentos la relación con México no es una prioridad para la administración de Joe Biden. 

“El gobierno de Estados Unidos tendrá un distanciamiento. No podemos esperar un trato favorable en términos comerciales o políticos. Por lo menos en el corto y mediano plazo, esperamos una relación basada en los compromisos establecidos por el T-MEC”, enfatizó.

Migración

“La migración va a ser un punto de coincidencia entre ambos gobiernos: promover que las personas se queden en Centroamérica, así como combatir la violencia en Honduras, El Salvador y Guatemala”.

Protección al medio ambiente

Otro tema en el que habrá desacuerdo será en la protección al medio ambiente, donde Biden tiene mayor interés que el presidente López Obrador.

“Las medidas ambientalistas van a ser una de las presiones del nuevo gobierno de Estados Unidos, y México tendrá que cumplir porque ha firmado tratados internacionales. Va a haber mayor presión para el presidente López Obrador”, finalizó el profesor Mario Vázquez.
 

¿Y en Estados Unidos?

La Dra. Lisdey Espinoza, directora de la Licenciatura en Relaciones Internacionales en el Tec campus Querétaro, nos comparte su análisis del escenario político en Estados Unidos hacia los primeros días de la administración de Joe Biden.

De acuerdo con la Dra. Espinoza, actualmente existe una fuerte polarización en la sociedad estadounidense, la cual podría afectar de manera significativa el desarrollo de políticas públicas a nivel interno.

Sin embargo, a pesar de presentar diversos obstáculos en el desarrollo de políticas públicas internas, la política exterior representa una de las más grandes áreas de oportunidad para el gobierno de Biden:

“Si hay un área en la que pueda hacer un gran cambio Biden, es en política exterior. En cuanto a política doméstica, los números no han cambiado mucho. Cambió en cuanto al control del Congreso, pero a nivel de gubernaturas y administraciones locales. No se presentó esta gran ‘ola azul’ de la que se habló durante mucho tiempo”, añadió la Dra. Espinoza.

 

 

Con información de: José Luis Espinosa y Karen Tovar

 

SIGUE LEYENDO


 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Categoría:

Notas Relacionadas