El Dr. José Adolfo Ibinarriaga presentó una ponencia en el Tecnológico de Monterrey, Campus Puebla. Dentro de ella compartió su investigación de método cualitativo sobre la inclusión de la generación millennial en México.

Hannia Notario y Daniel Camaño | campus Puebla

El día martes 27 de Febrero, el Dr. José Adolfo Ibinarriaga, consultor de comunicación política, expuso su investigación “Millennials en México” en el auditorio de biblioteca sur del Tec de Monterrey, campus Puebla. Dentro su ponencia brindó diferentes datos relacionados con el sentimiento de inclusión y exclusión de la juventud millennial. Inicia su conferencia con la pregunta: Millennials, ¿son humanos?.

 

 “La generación millennial están viviendo y reflejando una sociedad con miedo y sin acceso a la oportunidad”, comenta el Dr. José Adolfo Ibinarriaga.

 

Asumen que cómo está construido el mundo, especialmente en su país,, casi nadie puede estar seguro de ser incluido, respetado y valorado. Los datos encontrados en su investigación lanzan que 58% de los millennials mexicanos opina que “el poder vivir sin miedo” es lo necesario en su generación para situarlos en su contexto. 

 

El ponente explica que dentro de esta generación la idea del derecho está profundamente instalada, debido a que sostienen que todos tienen derechos incuestionables. Los millennials son una sociedad que sí cree en ese referente global del voto.

 

Un valor destacable en la generación 18-32 es la generosidad. Llevan a cabo un protocolo de inclusión mediante su discurso de “yo respeto, aunque no esté de acuerdo; te brindo el respeto para que me respetes”. Ellos pueden no compartir los derechos, pero los respetan; esto con relación a temas tradicionalmente conflictivos socialmente como la sexualidad, la etapa del embarazo, la equidad de género, entre otros. Cualquier discurso que niegue el principio de hostilidad establecido por esta generación no es aceptado por consecuencia de que la personalidad de esta generación en redes está visiblemente influenciada por lo que es “políticamente correcto globalmente”.

 

La conformación de redes virtuales para la consecución de determinados propósitos se vuelve un ejercicio natural. Esto se puede observar en plataformas como change.org, donde se conforma un grupo colectivo en busca de realizar una causa mediante clicks.

 

El ponente presenta en su investigación una observación de la evolución histórica de los valores sociales. La sociedad conlleva a los millennials a obtener opiniones globales indiscutibles respecto a temas del medio ambiente, equidad de género e igualdad de clases. Gran parte de estos jóvenes adultos rechazan cualquier idea opuesta a sus conclusiones, ya que, a su parecer, llevan al “retroceso”.

 

Al desarrollo de la investigación se identificaron tres tipos de familias. 1) Tradicionales: jóvenes de ambos sexos que confían en la utilidad de los roles tradicionales en la formación social. Evitan recorrer un camino similar a sus padres, mantienen dudas sobre su capacidad económica para sustentar una familia. 2) Familias con una figura materna con actividad económica remunerada fuera del hogar. Se encuentra una dicotomía emocional en los jóvenes que representan este tipo de familia; por un lado reconocen la importancia de la equidad en el papel de la mujer y por otro lado acusan de un abandono frente al modelo tradicional de la familia. 3) Familias uniparentales, se encuentran jóvenes escépticos frente a los vínculos del amor y el matrimonio e incrédulos ante el éxito de la familia tradicional.

 

El expositor continúa mencionando que para esta generación el cuerpo es el vehículo de inclusión. Por el concepto de cuerpo se entiende a la raza, el color de pelo, los ojos, rasgos faciales, acento, el habla, la vestimenta y calidad de esta. Estos son factores que incluyen o excluyen en este país. Lo que realiza el millenial es publicar una parte de su cuerpo, si luce bien, los likes son recibidos y el sentimiento de aceptación aumenta. Esta teoría se encontró principalmente en grupos de los estados de Guadalajara y Puebla.

 

“Vivimos en un país donde la mayoría se siente excluido”, menciona el Dr. José Adolfo Ibinarriaga

 

Para concluir, se mencionan los factores que en México propician o garantizan la inclusión social de esta generación. El primer lugar se encuentra fuertemente definido por el orígen, es decir, el grupo social donde nace el individuo: familias adineradas y familias de la clase política. En segundo lugar se posiciona la raza, lo cual se refiere a aspectos de color de piel, estatura, color de ojos y rasgos faciales; según los estudios, para ser incluido en el sistema es necesario ser blanco y no tener rasgos nativos.  Por tercer lugar se encontró que el nivel económico abundante propicia la inclusión, esto sin importar el origen y la raza del individuo. Por último hallazgo fueron las relaciones y contactos, el poseer un vínculo con los grupos sociales que validan o invalidan la inclusión al sistema la garantiza.

 

Sí, da la casualidad que los millennials también son humanos y quieren lo mismo que querían sus padres y sus madres; y fueron educados por lo que querían sus padres y sus madres. El problema es que no ven factible o posible casarse o vivir en pareja, tener hijos, la razón de estudiar o el poseer una casa o un automóvil”

 

El Dr. José Adolfo Ibinarriaga finaliza comentando que la generación millennial mexicana sí es humana. Estos jóvenes adultos aspiran objetivos similares a generaciones pasadas, como el formar una familia, generar ingresos, poseer bienes materiales e inmuebles.

Menciona que debido al frecuente miedo de inclusión, esta generación presenta un discurso que parece estratégico para enfrentar la inclusión y mantener su dignidad.

 

“Realidad: no consiguen empleo y tienen uno mal pagado o esporádico. Narrativa: Quiero aportar y tener un trabajo que tenga significado”

 

Como comentarios finales, el ponente menciona que es una generación que está construyendo su realidad e incluyéndose en un mundo donde no son hombres blancos, maduros y con estabilidad económica. Frente a la exclusión construyen un discurso que les permite contarse a ellos mismos otra historia que al mismo tiempo les brinde una salida a su realidad.

Campus:
Tags:
Categoría:
-