Trabajan investigadores de la Escuela de Ingeniería y Ciencias en la implementación del Centro Mexicano de Captura, Almacenamiento y Uso del CO2. Entre los subproyectos de este centro se encuentra el diseño de una red de captura, transformación y transporte de dióxido de carbono para el país.
Por Mónica Arreola - 29/08/2018

Hiram Alonso Ortega | Escuela de Ingeniería y Ciencias

Mónica Arreola | Escuela de Ingeniería y Ciencias

 

El compromiso de trabajar por reducir las emisiones de CO2 es el motor del nuevo proyecto: Centro Mexicano de Captura, Almacenamiento y Uso del CO2 (CEMCCUS). El Tecnológico de Monterrey junto con el Instituto Nacional de Electricidad y Energías Limpias (INEEL) y otras 22 empresas e instituciones internacionales, trabajan en esta iniciativa, que está encaminada a mitigar las emisiones de dióxido de carbono en México, en específico, aquellas que son producto de su actividad industrial.

 

José Luis López EIC

 

“La idea de impulsar CEMCCUS, nace en el evento Carbon Sequestration Leadership Forum en donde participaron 25 países y la comunidad europea. En éste se estableció el compromiso de trabajar por reducir las emisiones de CO2, en un esfuerzo dirigido a combatir el calentamiento global. La iniciativa busca estructurar, integrar, coordinar, gestionar y desarrollar la investigación científica y tecnológica” explicó José Luis López, profesor investigador del grupo de enfoque Energía y Cambio Climático, de la Escuela de Ingeniería y Ciencias (EIC) del Tecnológico de Monterrey.

 

Los cinco proyectos del Centro Mexicano de Captura, Almacenamiento y Uso del CO2 son:

  • Implementación de metodología adecuada para la captura del dióxido de carbono, a cargo del profesor investigador Antonio Flores.
  • Diseño de la red de captura y transporte del dióxido de carbono, a cargo de los profesores investigadores José Luis López y Alejandro García.
  • Mineralización del CO2 (proceso patentado) para el aprovechamiento del dióxido de carbono como materia prima en la producción de compuestos con valor que pueden ser utilizados en los campos de la medicina, alimentos y construcción, así como en procesos químicos, a cargo del profesor investigador Alejandro Montesinos.
  • Proceso de oxicombustión para limitar el contenido de nitrógeno en los procesos de combustión, lo cual conllevaría tener menos emisiones de NOx a la atmósfera además de ayudar a facilitar la separación de CO2 de los gases de combustión, a cargo del profesor investigador José Ignacio Huertas.
  • Desarrollo de posibles escenarios sobre el impacto en la calidad del aire producto de la implementación de las tecnologías de captura de CO2 para mitigar el efecto invernadero y la distribución de contaminantes, a cargo del líder del grupo de enfoque Energía y Cambio Climático, Alberto Mendoza.
  • Mejores prácticas internacionales para la comercialización y financiamiento de los proyectos, a cargo del profesor internacional distinguido Blas Pérez, quien además funge como director de la Iniciativa Global de Energía, Agua e Infraestructura en la Universidad de Stanford.

 

Los resultados de este proyecto no solo derivarán en una serie de publicaciones científicas, sino que también buscan que México respire aire más limpio.

 

Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios