Cierran exitosamente los trabajos del Segundo Proyecto Piloto del NED en colaboración con Conservación Internacional

Hiram Alonso Ortega | Escuela de Ingeniería y Ciencias

El sistema de capacidades del Núcleo Estratégico de Decisiones (NED) se aprovechó por primera vez en un proyecto de talla internacional desde su creación en 2016, consolidando uno de los compromisos más relevantes a diez años de la fundación del Centro del Agua para América Latina y el Caribe (CdA).

La colaboración CdA y CI inició en 2017 tras una convocatoria por fondos hasta por 500 mil dólares.

El Segundo Proyecto Piloto del NED representó el inició de una estrecha colaboración entre el Centro del Agua para América Latina y el Caribe y la organización ambiental Conservación Internacional (CI), generando el espacio para la aportación de datos y estudios de carácter científico, validados en un contexto técnico y visualización, pero al alcance de todo tipo de audiencia.

¿Qué es el NED?
Es una herramienta metodológica y tecnológica impulsada por el Banco Interamericano de Desarrollo, Fundación Femsa y el Tecnológico de Monterrey a través del Centro del Agua para América Latina y el Caribe, sustenta el proceso de toma de decisiones colaborativas relacionadas con temas complejos como la gestión del agua, mediante la visualización de diversos escenarios en un espacio para facilitar la colaboración y comunicación entre especialistas en gestión del agua y tomadores de decisiones, en un ambiente de visualización inmersiva.

La alianza CdA-CI dio paso a la implementación del Índice de Salud del Agua en las cuencas del Rio Guandú en Brasil, el Alto Mayo en Perú y el Corredor de Conservación de Bogotá en Colombia, esto como resultado de una convocatoria impulsada por el Centro del Agua en agosto de 2017 de la cual derivó dicha colaboración con recursos hasta por 500 mil dólares (Consorcio FEMSA-BID-TEC).

¿Qué es el Índice de Salud del Agua?
Es una herramienta desarrollada por Conservación Internacional que mide la condición general de los ecosistemas de agua dulce a partir de indicadores cuantitativos de integridad ecológica: vitalidad del ecosistema, servicios ecosistémicos, gobernabilidad y partes interesadas.

El también denominado Proyecto ISA-NED desarrolló, hasta diciembre de 2018, una robusta agenda de trabajo en los tres países que albergan las cuencas, esto comprendió la celebración de dos encuentros entre actores y partes interesadas para cada una de estas cuencas, así como tres talleres técnicos (uno en Bogotá, Colombia y dos en Monterrey, México) y finalmente un tercer taller regional en el Núcleo Estratégico de Decisiones, ubicado físicamente en el Tecnológico de Monterrey, Campus Monterrey, en donde se contó con la participación de representantes de los seis sectores calve para la gestión de las cuencas (gobierno, academia, organismos operadores, comunidades, sector privado y organizaciones no gubernamentales).

Lina Serrano Durán, coordinadora general del Segundo Proyecto Piloto del NED, destacó el esfuerzo realizado por los integrantes de esta iniciativa por “traducir la ciencia a la práctica”, aterrizar números, datos y estudios cuantitativos de carácter científico a información fácil de entender con “todo un contexto técnico sólido por detrás”.

Dra. Lina Serrano, especialista del Centro del Agua para América Latina y el Caribe.

El diagnóstico arrojó que tema de la gobernanza y sus distintos aspectos como: presupuesto, participación y gestión, es uno de los retos más apremiantes que comparten las cuencas de Guandú, Alto Mayo y Bogotá, según reveló la especialista del Centro del Agua para América Latina y el Caribe.

“La realidad en América Latina es común, tenemos problemas muy serios de gobernanza, se trata de una prioridad para las tres cuencas”.

Particularmente en la cuenca de Alto Mayo el análisis detectó la necesidad de profundizar en estudios de sedimentación, mejorar el registro de las estaciones climatológicas para generar modelos hidrológicos más acertados y también escenarios de cambio climático más robustos.

En la cuenca del Río Bogotá es necesario dar seguimiento a los proyectos enfocados en mejorar la calidad del agua, así como consolidar estrategias de diálogo que fortalezcan la gobernanza.

Para la cuenca de Guandú y cuencas vecinas, existe una gran dependencia por el transvase de Paraíba do Sul, cuenca que además de abastecer a Río de Janeiro, hace lo propio en la ciudad de Sao Pablo, en este sentido el proyecto aportó un análisis para conocer los posibles escenarios en el caso de que hubiera una reducción en el caudal que llega desde esta cuenca.

Lina Serrano explicó que el impacto más grande de este proyecto tiene que ver con el reconocimiento de problemas comunes entre cuencas y es que, aunque no son comparables en muchos aspectos, si comparten situaciones muy similares y el hecho de que los actores puedan intercambiar experiencias que les ayuden a mejorar las condiciones de sus respectivas cuencas, resulta muy valioso.

“Salir del contexto local al internacional los hace reconocerse en una escala diferente y esto genera un estímulo más allá de sus motivaciones para seguir construyendo puentes dialogo”.

Natalia Acero, gerente regional del Programa Agua y Ciudades para América Latina en Conservación Internacional Colombia, expresó que el cierre del proyecto superó todas las expectativas, principalmente por la apropiación que se dio por parte de los actores de todo el proceso.

Dra. Natalia Acero, gerente de Conservación Internacional Colombia.

Dijo que fue una buena representación de lo que dos grandes instituciones (CdA y CI) pueden llegar a tener, por una parte, Conservación Internacional mediante la metodología del índice de Salud del Agua y el Centro del Agua presentando con su capacidad técnica los modelos de cambio climático y los modelos hidrológicos.

“Hicimos una combinación muy poderosa que se vio reflejada en la forma que los actores recibieron los resultados”.

Bruno Coutinho, director de gestión del conocimiento de Conservación Internacional Brasil, manifestó que el equipo que participó en el proyecto hizo un buen trabajo de integración y esto se pudo reflejar en la confianza mostrada por los actores, agregó que hay más capacidad de precisión para facilitar el trabajo de los tomadores de decisiones.

Dr. Bruno Coutinho de Conservación Internacional Brasil

“Fue excelente, no hay duda de que tenemos un gran apoyo técnico para generar indicadores y seguir trabajando, somos más fuertes ahora”.

Por su parte Eddy Mendoza, gerente de ordenamiento territorial en Conservación Internacional Perú, señaló que existe una gran expectativa con este proyecto para traducir los indicadores en política pública, agregó que el aporte científico de parte del equipo del NED fue muy importante para desarrollar y “hacer entender”, los modelos climáticos, hidrológicos y de escenarios.

“Si esto se logra replicar en algún municipio, aunque sea muy pequeño, para nosotros representa una gran satisfacción”.

Dr. Eddy Mendoza de Conservación Internacional Perú.

En lo que concierne al proyecto los estudios realizados en el desarrollo del mismo derivarán en publicaciones científicas a principios del próximo año (2019), asimismo se busca incorporar al análisis estudios socioeconómicos para medir el impacto que tienen los escenarios futuros económicamente y socialmente en cada una de las localidades, de manera que esta información pueda también ser medible y cuantificable.

Segundo Proyecto Piloto NED (Proyecto ISA-NED)

  • Inversión total: 500,000 dólares (Consorcio FEMSA-BID-TEC).
  • Duración: 12 meses.
  • 33 personas involucradas en el proyecto técnico.
  • 8 disciplinas.
  • 6 países (México, Colombia, Brasil, Perú, Estados Unidos, Singapur).
  • Primera vez que se aprovechan las capacidades del NED para un proyecto internacional.
Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios