Los doctores César Vargas, Mahdi Zareei y Leyre Azpilicueta, de la Escuela de Ingeniería del Tec de Monterrey, crearon este protocolo de redes inalámbricas de sensores que funcionan a través de la luz solar
Por Michael Ramírez - 26/08/2018

Michael Ramírez | Divulgación y Comunicación de la Ciencia

Un nuevo sistema de sensores que no requiere baterías y que puede ser usado en lugares remotos, como bosques, para detectar incendios fue desarrollado por científicos del Tec de Monterrey.

Los doctores César Vargas, Mahdi Zareei y Leyre Azpilicueta, de la Escuela de Ingeniería del Tec de Monterrey, crearon un protocolo de enrutamiento para redes inalámbricas de sensores que funcionan a través de la luz solar.

"Minimizar el consumo de energía era el objetivo principal de este proyecto. Actualmente, la capacidad de extraer energía del medio ambiente nos permitió diseñar un sistema autosustentable, explicó Mahdi Zareei, investigador posdoctoral.

Los sensores desplegados en los bosques medirán diferentes variables como temperatura y humedad.

El protocolo consta en desplegar sensores en bosques para monitorear la temperatura y humedad.
El protocolo consta en desplegar sensores en bosques para monitorear la temperatura y humedad.

“Con este monitoreo remoto se recopilarán los datos desde una base y, ante ciertos eventos medidos, se podrá comunicar si algo está sucediendo, en vez de esperar hasta que se vea el fuego en la noche”, explicó el investigador.

Anteriormente, los sensores que antes se usaban al monitoreo del cuerpo humano y para la localización de otros dispositivos se adaptaron para esta nueva función.

"Ahora estamos aplicando esta tecnología en ambientes remotos y áreas abiertas de difícil acceso para el ser humano”, señaló el doctor del Grupo de Investigación en Telecomunicaciones.

La propuesta utiliza una red de sensores autosustentable, pues no requieren baterías.
La propuesta utiliza una red de sensores autosustentable que no requieren baterías.

Los sistemas inalámbricos actuales plantean desafíos de diseño debido a la inestable cantidad de energía que se puede extraer del medio ambiente.

Ante ello, este proyecto propone un nuevo protocolo que utiliza la potencia de transmisión adaptativa para mantener la conectividad constante y distribuir la carga de tráfico en la red.

El grupo obtuvo recientemente para este proyecto uno de los Fondos Newton para movilidad, por parte del Conacyt y la Royal Society, la sociedad científica más antigua del Reino Unido, .


Si quieres saber más sobre este tema, lee este artículo científico.

 

Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios