Expertos del Tec en materia de agua analizan el impacto del nuevo coronavirus en el sector y llaman a hacer valer el derecho humano al agua y al saneamiento, como una medida de protección en tiempos de pandemia.
por Hiram Ortega | Escuela de Ingeniería - 25/03/2020

Contar con agua potable, es de acuerdo a la ONU, un derecho humano básico y cuando la Organización Mundial del Salud recomienda lavarse las manos con agua y jabón por el COVID-19, esto se vuelve aún más relevante, opinan expertos.

Recientemente y en medio del ruido generado por la pandemia, se conmemoró el Día Mundial del Agua (22 de marzo) centrándose en el binomio: “Agua y cambio climático”.

No obstante, la polémica desatada por el nuevo coronavirus le dio otro matiz a esta celebración, reconoció Aldo Ramírez, profesor investigador del Centro del Agua del Tec de Monterrey.
 

Agua.
Contar con el recurso para el lavado de manos es indispensable para evitar el contagio por COVID-19.


El virus podría tener relación con ambos sistemas pues la variación en el clima es un factor que modifica el metabolismo de algunas especies, así como enfermedades. Aunque en el caso del COVID-19, esto no ha sido demostrado científicamente, indicó el catedrático del Tec.

Por otra parte, el agua si juega un papel preponderante para erradicar la propagación de esta enfermedad en la población global y en este contexto, los gobiernos deben considerar en su plan de acción, garantizar los servicios de agua y saneamiento.

A decir del profesor de la Escuela de Ingeniería y Ciencias (EIC), poco más del 95 por ciento de la población en México tiene acceso al agua, pero esto no implica un servicio ininterrumpido, ni tampoco un servicio con la calidad adecuada para todos los casos.
 

Aldo-Ramírez
Dr. Aldo Ramírez Orozco, profesor investigador del Centro del Agua para América Latina y el Caribe.


De tal suerte que la capacidad de almacenamiento de agua para contar con suficiente recurso durante la contingencia será determinante para que un número significativo de personas puedan protegerse.

Aldo Ramírez, estima que los organismos operadores en México podrían registrar un incremento del 3 al 4 por ciento en el consumo, debido a la puesta en práctica de las medidas de prevención como el lavado de manos y labores de limpieza en hogares, establecimientos y hospitales.

“No es un incremento tan significativo, pero si debemos hacer un llamado para darle un valor más importante a los recursos”, apuntó el profesor de la EIC.

 

Las compras de pánico por el COVID-19 y su impacto en el sector agua

Las compras de pánico en tiendas y la alta demanda en algunos artículos como aerosoles, desinfectantes y específicamente el papel higiénico, abre otro escenario en el contexto del agua y la pandemia.

La escasez de rollos sanitarios en establecimientos comerciales en países como España, ha provocado que las personas opten por utilizar otros productos como toallitas húmedas, las cuales al viajar por la red de drenaje provocan taponamientos en las líneas.

Esta condición podría traer consigo otros riesgos a la salud además de las afectaciones propias de la pandemia, informó el profesor investigador del Centro del Agua, Miguel Ángel López Zavala.

Dijo que, al tratarse de un material no biodegradable desde la perspectiva del tratamiento de aguas residuales, las toallitas húmedas tienden a generar taponamiento en las líneas.
 

Toallitas.
Productos como aerosoles y desinfectantes, así como el papel higiénico tienden a escasear en los supermercados producto de las compras de pánico.


Esto se da sobre todo en tuberías de poco diámetro, lo que da pie a que ocurran brotes de aguas negras, incluso al interior de las viviendas.

“Las toallitas húmedas tienden a asentarse en el fondo y provocan el acumulamiento, es una situación grave que eventualmente puede representar un riesgo a la salud”, explicó López Zavala.

Añadió que este material debe ser removido en el proceso de pretratamiento de las aguas residuales, por lo que, si la planta de tratamiento no cuenta con la infraestructura para realizar esta operación, la situación podría derivar en un problema serio.

Miguel-López
Dr. Miguel Ángel López Zavala, profesor investigador del Centro del Agua para América Latina y el Caribe.

 

En este contexto, el investigador de la Escuela de Ingeniería y Ciencias destacó la importancia de evitar comprometer la infraestructura de los servicios de agua en una situación de pandemia o sismo.

Agregó que los organismos operadores deben adoptar acciones urgentes para evitar que fármacos y patógenos coincidan en las aguas residuales, ya que el virus podría desarrollar inmunidad a los mismos.

 

agua drenaje
En tiempos de pandemia y sismos es importante no comprometer el sistema de alcantarillado ante posibles brotes de aguas residuales.

 

¿Puede entonces el COVID-19 propagarse a través de los sistemas de alcantarillado?

De acuerdo a información de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades​ (CDC), la cual fue compartida por la profesora del Tec, Kharla Jovanka Aguilar Limón, el riesgo de transmisión del virus a través de los sistemas de alcantarillado es hasta el momento bajo.

“Esto no quiere decir que sea imposible, pero hasta hoy no hay registros de que esto haya sucedido”, externó la profesora Aguilar Limón.

Los datos sugieren que los estándares de cloración del sistema municipal de aguas residuales pueden ser suficientes para inactivar diferentes tipos de coronavirus (SARS, MERS), siempre y cuando los servicios públicos cuenten con la dotación de cloro disponible.

Por otro lado, los trabajadores de aguas residuales y alcantarillado deben implementar las prácticas básicas de higiene y usar equipo de protección personal según lo prescrito para su área de trabajo.

Sobre el COVID-19 y el agua (fuente CDC):

a) No se ha detectado la presencia del virus en el agua potable. Los métodos convencionales de tratamiento de agua que utilizan filtración y desinfección, como los de la mayoría de los sistemas municipales de agua potable, deben eliminar o inactivar el virus del COVID-19.

b) No hay evidencia de que el COVID-19 pueda propagarse a los seres humanos a través del uso de piscinas y bañeras de hidromasaje. El correcto funcionamiento, mantenimiento y desinfección (por ejemplo, con cloro y bromo) de piscinas y bañeras de hidromasaje debe eliminar o inactivar el virus.

 

 ESTE ES EL SITIO DONDE SE IRÁ ACTUALIZANDO INFORMACIÓN:

 

 

Y EL ESPECIAL DE CONECTA CON NOTAS SOBRE EL CORONAVIRUS:

 

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios