Sus proyectos de emprendimiento sociales y su vida misma comparten la idea de devolverle a la sociedad algo de lo que han recibido. Así son los 3 ganadores del Premio Eugenio Garza Sada
por Asael Villanueva | Redacción Nacional - 17/09/2019

“Tal vez mi proyecto suene utópico, pero de la misma manera cuestionaron a Don Eugenio Garza Sada cuando quiso fundar el Tec de Monterrey, y al igual que él, encontraremos personas con la misma visión que nosotros”.

Así lo afirma Gabriel Alonso Minjarez, uno de los 3 galardonados con el Premio Eugenio Garza Sada, que reconoce a personas e instituciones que impulsan proyectos de impacto social en las comunidades de México.

Gabriel es alumno del Tec de Monterrey y fundador de Ecotecnia, un proyecto que busca llevar tecnologías sustentables a comunidades rurales con la intención de mejorar su salud, economía y el medio ambiente.

Este proyecto fue reconocido con el premio Eugenio Garza Sada en su categoría Estudiantil.

Gabriel siendo reconocido con el PEGS

“Lo más gratificante es conocer a las personas que con la ayuda de este proyecto y con las capacitaciones que hemos dado han logrado salir adelante, señaló Gabriel.

De igual manera María Calderoni, aseveró que las personas que trabajan en su asociación lo hacen con la intención de mejorar la situación social actual.

María es directora de la asociación Nutre a un Niño, también galardonada con el Premio Eugenio Garza Sada en la categoría Emprendimiento Social.

“Tenemos ese sentido de responsabilidad, de actuar y cambiar la situación. Tenemos un compromiso y esas ganas de cambiar las cosas. Creemos que haciendo un cambio en los niños se logra un cambio a futuro y de manera sostenible”, añadió.

Asociación Nutre a un Niño

Asimismo, en la categoría Personas, el empresario sonorense Javier Bours fue reconocido con el premio que honra el legado de Don Eugenio quien fuera el fundador del Tec de Monterrey.

“Estoy orgulloso de este premio. Sé lo que significa Don Eugenio para Monterrey y México. Es un ejemplo a seguir, señaló Javier.

El sonorense de 94 años de edad ha sido empresario, filántropo y político, además de fundar la empresa Bachoco y Megacable, y promover la educación colaborando en la apertura del colegio La Salle y el Instituto Tecnológico de Sonora.

Necesitamos más personas como Eugenio, de su categoría. Siempre estas personas son factores importantes para el cambio, añadió.

Javier recibiendo su reconocimiento

Por otra parte José Antonio Fernández Carbajal, presidente de FEMSA y el Consejo del Tec de Monterrey, reconoció la labor de Don Eugenio durante la ceremonia del premio celebrada el 17 de septiembre de 2019.

“El impulso al desarrollo del ser humano, el compromiso ético con nuestras comunidades y con nuestra generación [...] son los valores que inspiran a quienes hoy reconocemos con el premio, señaló Fernández Carbajal.

 

UN IMPACTO SOCIAL NOTABLE

Una de las características del premio es que las personas e instituciones a quienes se entrega impulsan proyectos de alto impacto social en las comunidades de México.

Gabriel Minjarez recuerda haber iniciado su proyecto Ecotecnia cuando estudiaba en la preparatoria, con la intención no solo de ayudar a la comunidad sino de inspirar a jóvenes a continuar sus estudios.
 

 

Actualmente Ecotecnia ayuda a las comunidades rurales con tecnologías ecológicas, tal como una estufa que utiliza menos leña, disminuyendo la contaminación y evitando que las personas inhalen el dióxido de carbono, mejorando su salud.

Además Gabriel menciona que los beneficiados han incluso iniciado algunos negocios de venta de pan y tortillas a raíz de la obtención de la estufa. 

Por otra parte, la asociación Nutre un Niño fue fundada a raíz de una campaña de apoyo a una comunidad en el estado de Guerrero en México, luego del paso del huracán Patricia en octubre de 2015.

“Llevamos a nuestros hijos que estaban en bachillerato, pero luego de la crisis ellos se interesaron por dejar algo más. Entonces comenzamos a trabajar y nos establecimos como asociación”, señaló Ana Portilla, una de las fundadoras de Nutre un Niño.

Esta asociación busca mejorar las condiciones de vida de los niños, empoderando a sus familias y comunidades para que sean autosuficientes.

“Me da mucho gusto y orgullo, porque nace de la insistencia de jóvenes y lo dejamos en manos de los jóvenes. Ahora con el nombre de Don Eugenio en nuestro currículum de premios vendrán cosas buenas”, añadió Ana.

Maria recibiendo el premio Eugenio Garza Sada

 

LA ESCUELA DE INGENIERÍA: UNA ALIANZA A FUTURO 

Los proyectos de las categorías de emprendimiento social y estudiantil tendrán la oportunidad de aliarse para fortalecer sus proyectos junto con la Escuela de Ingeniería del Tec de Monterrey.

Así lo afirma Gabriela Ortiz Martínez, quien pertenece a la iniciativa Mujeres en Ingeniería y Ciencias, un proyecto que busca que cada vez más mujeres puedan ingresar a proyectos de esta índole.

Gabriela, junto con Rocío de la Garza y Cristina Chuck, integrantes también de la iniciativa, charlaron junto a los ganadores para invitarles a trabajar en conjunto.
 

Reunion Premio Eugenio Garza Sada

“Hay áreas que nos interesa explorar en el proyecto de Nutre a un Niño: temas de capacitación y liderazgo, producción agropecuaria y en aspectos educativos su modelo que es muy interesante”, señaló Cristina Chuck.

“En Ecotecnia hay varios intereses entre los que destaca el tema de servicio social para los jóvenes y el tema de investigación y eficiencia en estufas de leña”, añadió.

Asimismo Gabriela indicó que la Escuela de Ingeniería pondrá a disposición tanto la infraestructura como el personal y el talento de empleados y estudiantes para trabajar en conjunto.

“La intención es ponernos a su servicio para que ellos sigan haciendo lo que han hecho maravillosamente”, finalizó Gabriela.

 

SEGURO QUERRÁS LEER TAMBIÉN:

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios