Las caretas protectoras son impresas en 3D con filamento PLA, también llevan una lámina de acetato, tornillos, tuercas y un elástico ajustable
Por Marlene González y Ricardo Treviño - 30/04/2020

Patricio Castro Olloqui, estudiante del Tec campus Monterrey, encabeza un esfuerzo junto con 4 Ecompañeros y familiares para fabricar y donar caretas de protección a hospitales en la lucha contra la pandemia del COVID-19.

Al alumno de la Ingeniería Física Industrial lo apoyan sus compañeros Gilberto Juárez, Carlos Astengo, Manuel Bautista, Daniel de Zamacona y Luis Leyva para imprimir y donar caretas en 3D.

Además, Patricio invitó a sus familiares y amigos para poder armar y entregar los materiales de las caretas.

Con su iniciativa “Imprimiendo por México”, los estudiantes han beneficiado a doctores, enfermeras, camilleros, entre otros, de más de 15 hospitales de Nuevo León y Coahuila.
 


 

“Los que me ayudan a armar son mi familia cercana: mis dos hermanos, mis papás, mis abuelos y también amigos.

“Como la producción va en aumento se va a requerir el apoyo de más gente. Actualmente somos unas 20 personas quienes ayudamos con esto”, comentó.
 

UN TEAM DE AYUDA A DISTANCIA

Desde preparatoria algunos de los jóvenes han ayudado a la comunidad en proyectos sociales, pero no fue hasta la universidad cuando la idea los juntó para iniciar esta labor.

“Nos conocimos desde preparatoria y otros desde antes por un proyecto de robótica, entonces varios teníamos conocimiento de impresoras y creación de herramientas”, dijo Bautista.

“Varios de nosotros tenemos impresoras 3D y siempre estuvo la idea de querer ayudar, hacer algo con el material y con las impresoras, a no quedarnos con los brazos cruzados”.

“Vimos esa necesidad que había en los hospitales de tener el material suficiente para proteger a su personal. Y una de las cosas que nos dimos cuenta que requerían eran las caretas, señaló.


 

Los estudiantes Patricio Castro, Manuel Bautista y Carlos Astengo, Daniel Zamacona, Luis Leyva y Gilberto Juárez crearon “Imprimiendo por México”.
Los estudiantes Patricio Castro, Manuel Bautista y Carlos Astengo, Daniel Zamacona, Luis Leyva y Gilberto Juárez crearon “Imprimiendo por México”.

Manuel se desempeñó como mentor de Gilberto, Daniel, Carlos y Luis en el equipo Overture del FIRST y así, junto a Patricio, unieron esfuerzos para este proyecto social.

Su ayuda llegó primeramente a hospitales de Nuevo León como el General de Zona No. 4, No. 6, No. 67 y Hospital de Especialidades No. 25; así como el Hospital Universitario de la UANL.

Primero fueron 60 las caretas entregadas. En su sexta semana de producción llevan mil 240 caretas. 

“Nosotros vamos a seguir imprimiendo (caretas) hasta que se acabe la pandemia o se nos terminen los recursos”, menciona.
 

Durante varios días los estudiantes fabrican las caretas.
Gilberto Juárez (izq.), Patricio Castro (centro) y Luis Leyva (der.) son parte de la iniciativa.

IMPRIMEN EN 3D PARA AYUDAR

Elaborar las caretas toma varios días en el que los estudiantes utilizan impresoras 3D, filamento PLA, láminas de acetato, tuercas, tornillos y elásticos para hacerlas ajustables.

“Ahorita se están produciendo alrededor de dos caretas cada hora y media, ellos (Gilberto, Luis, Daniel y Carlos) están imprimiendo todos los días”, dijo el estudiante.

Antes del fin de semana, Patricio se encuentra con Gilberto, quien le entrega las piezas impresas y después las lleva a familiares y conocidos para que las armen.

“Me dan la parte superior de las caretas, yo tengo que traer la hoja de acetato, tornillos y el elástico y ya con eso reparto de 50 en 50 para armar más rápido”, explicó.


Proceso armado caretas

 

“Son más cómodas al momento de tenerla puesta por mucho tiempo, no causa cansancio ni dolor, además tienen un espacio donde caben los lentes y googles”, señaló Castro.

La creación de un molde para caretas que se hacen de forma manual lleva un proceso tardado, comentó Carlos Astengo, estudiante de Ingeniero en Tecnologías Computacionales.

“Muchas veces llegan a ser más pesados por los materiales. La impresión 3D permite hacer un modelo en un corto lapso de dos horas, además es más ligero”, agregó Astengo.

En un promedio de 17 horas, cada impresora produce 24 caretas, es decir, que por las cinco que están en funcionamiento se llegan a realizar 120 caretas.

 

Los estudiantes utilizan impresoras 3D para crear las mascarillas.

 

Detrás del diseño y distribución de máscaras médicas está la cooperación y opinión experta del doctor Rosemberg Albores, que colabora en el Hospital Zambrano Hellion.

“Trabajamos mucho con él y nos dice dónde hay más necesidad. Nos comentó que la cantidad estimada a nivel local es de dos mil caretas, y se queda corta”, dijo Patricio.

Además de ser el enlace con hospitales, el doctor ha cuidado de la salud del equipo al repartir las caretas y llegar a más lugares, dijo Castro, estudiante de Ingeniero Físico Industrial.

“El doctor ha sido un contacto que nos ha ayudado mucho, nos cuida a nosotros y nos ha exigido cuidar de nuestra salud, él ha hecho un trabajo sobrehumano”, señaló Patricio.

“Él se ha encargado de entregar a los hospitales, la verdad sí agradecemos mucho su apoyo, han sido ayudas increíbles de parte del doctor”.
 

Infografía caretas


HAY QUE LEVANTAR LA MANO Y AYUDAR

Patricio subió a sus redes varias fotografías donde se puede ver a médicos y enfermeras utilizando sus caretas, por lo que dijo sentirse satisfecho de poder ayudar.

El estudiante también hizo un llamado a quienes puedan sumarse a esta u otra de las iniciativas impulsadas por ciudadanos ante la pandemia.

“Creo que poder apoyar cada quién con su granito de arena de alguna manera te genera un sentimiento de sociedad y unidad estos tiempos tan inciertos que estamos viviendo.

“Hay que actuar, es algo muy importante en estos momentos. Es levantar la mano y decir: 'Ok, aunque no tenga herramienta puedo ayudar buscando contactos, haciendo llamadas o donando', dijo. 

 

La iniciativa ayuda a brindar equipo de protección a médicos, enfermeras y personal de limpieza.


RECONOCEN SU LABOR

Aunque el proyecto “Imprimiendo por México” no cuenta como servicio social en el Tec, el sentimiento de contribuir con la sociedad tiene mucho más valor para los estudiantes.

El compromiso social de Patricio, Gilberto, Carlos, Manuel, Daniel y Luis, algunos de segundo semestre, fue reconocido por Ernesto Benavides, director de Servicio Social en campus Monterrey.

“Quiero felicitarlos, agradecerles y también decirles que no se despeguen de mantenernos informados. Son ejemplo de lo que se tiene que hacer”, dijo.

“Lo bueno hay que reconocerlo y siempre hay que dar ese reconocimiento de manera oportuna, espontánea”.

Aunque el servicio social se realiza a partir del tercer semestre, Ernesto Benavides señaló que los alumnos son muestra para ajustar el modelo de servicio al inicio de carrera.

Motivado y feliz es como Patricio Castro se expresó de participar en este proyecto en el que espera seguir apoyando todavía más a personal médico de distintas regiones.

“Es un sentimiento de felicidad y motivación porque ya entregamos la mitad de las caretas en seis semanas, la verdad en producción hemos visto cómo ha incrementado drásticamente”, señaló Castro.

“Esperamos poder acabar y no solamente eso sino seguir recibiendo donaciones para poder seguir imprimiendo más".

Por su parte Manuel, quien fue mentor de algunos integrantes cuando estudiaban preparatoria, dijo que es satisfactorio poder ver que sus compañeros tomaron iniciativas en sus trabajos.

“Se completa una parte de ti, el poder hacer un impacto más en alguien, hacer una cadenita que tú ayudaste a uno y él empieza a ayudar a más es algo especial”, dijo Bautista.

 

Personal médico beneficiado.
El personal médico beneficiado con la donación de caretas pertenece a hospitales de Nuevo León y Coahuila.


ORGULLO Y ALEGRÍA POR AYUDAR

Al tener conocidos y familiares que están expuestos a contraer COVID-19, Carlos Astengo sumó su empatía a “Imprimiendo por México” y a través de las caretas velar por la salud de todos.

“Siento que al ayudarlos estoy ayudando a mis familiares, pensar en que puedo ayudar a alguien, en especial un médico para que no se contagie por falta de protección”, comentó Astengo.

Al considerar que la labor de sus compañeros y también amigos no es en vano, Gilberto Juárez, de 19 años, señaló que participar en ello es sinónimo de orgullo y alegría.

“Estamos ayudando a doctores e indirectamente ayudamos a otras personas que llegan a tener contacto con esos doctores entonces me llena de felicidad, expresó Juárez.

“Debemos tener consciencia que aunque ellos hagan su trabajo y estén ayudando a otros también tenemos que apoyar a los mismos doctores”.

Darle un uso productivo a su impresora y causar un impacto en la comunidad médica es lo que representa el participar en este proyecto para Daniel de Zamacona.

“Creo que lo que más me agrada es que puedo tener un impacto, yo usaba mi impresora para hacer figuras, ahora estas pequeñas acciones pueden producir máscaras”, dijo Zamacona.

El siguiente paso para estos estudiantes es imprimir en 3D un videolaringoscopio en busca de reducir el contacto con pacientes infectados al momento de entubar e introducir un ventilador.

“Esperamos empezar con esta impresión, es una de las piezas que el doctor nos pidió para ayudar a no tener contacto directo con pacientes y reducir el riesgo de contagio”, dijo Juárez.

 

Reciben hospitales las caretas.

 

¿TE INTERESA APOYAR? PUEDES DONAR

Patricio también abrió una cuenta de Money Pool para recaudar fondos e invitar a quienes quieran ayudar con un donativo.

“Creo que también dentro de los que están donando hay esta idea de querer salir adelante todos juntos; si están interesados en la causa pueden apoyar con 20 o 30 pesos.

“Nos ayuda bastante porque es una careta, que a nosotros nos cuesta unos 18.50 fabricarla, y que significa que una persona más pueda estar protegida, consideró.

Aunque se están enfrentando a situaciones como el aumento en el tipo de cambio y los tiempos de entrega más largos al comprar el filamento (a través de Amazon), los estudiantes seguirán apoyando.

El poder continuar con la fabricación de caretas para el personal de hospitales se debe gracias a los donativos con los que contribuye la sociedad. Si gustas apoyar entra aquí.

Con la ayuda los estudiantes y allegados pueden alcanzar la meta de crear y donar dos mil caretas y seguir con la labor social de equipar a más personas.

Conoce más del proyecto “Imprimiendo por México” en su Instagram.

 

 

LEE TAMBIÉN:



 

 ESTE ES EL ESPECIAL DE CONECTA CON NOTAS SOBRE EL CORONAVIRUS:

 

 EL ESPECIAL DE CONECTA CON NOTAS SOBRE LA CUARENTENA:

 

Y EL ESPECIAL DE CONECTA SOBRE LO QUE HACE EL TEC EN ESTA PANDEMIA:

 

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios