La decisión de regresar a México sería la oportunidad para Francisco Padilla y su socio David Arana para desarrollar Konfío, hoy una empresa unicornio
Por Asael Villanueva y Susan Irais | Redacción Nacional CONECTA y Tec Review - 01/11/2021 Fotos Diego Álvarez, Konfío

“Cuando les dije a mis padres que me regresaba a México, no estuvieron de acuerdo; no podían creer que dejara el gran empleo que tenía en Nueva York”.

Así recuerda Francisco Padilla, egresado del Tec de Monterrey en Tecnologías Computacionales, la época en la que decidió renunciar a su trabajo en Wall Street para unirse a su actual socio David Arana para emprender en México.

Fue en el 2013 cuando Francisco y David iniciaron su viaje al crear Konfío, plataforma de inteligencia artificial que ofrece a empresarios créditos que los bancos les negaban.

Hoy en día, Konfío se ha convertido en la cuarta empresa unicornio de México, que nació cuando sus fundadores se arriesgaron al regresar al país que los vio nacer.

 

David Arana (izquierda) y Francisco Padilla (derecha) son los fundadores del nuevo unicornio mexicano.
David Arana (izquierda) y Francisco Padilla (derecha) son los fundadores del nuevo unicornio mexicano. Foto: Cortesía Konfío


 

De evitar el desempleo a ser emprendedor

Luego de graduarse en el 2007, Francisco se mudó a Estados Unidos para trabajar. Vivió de primera mano la crisis financiera del 2008 en su trabajo en Wall Street, en Nueva York.

Esta crisis, la mayor desde la Gran Depresión de 1929, paralizó el crédito, provocando efectos en la economía mundial.

“Había recortes de personal cada semana y en una situación de inmigrante te podías regresar al otro día. Tenías que demostrar que aportabas valor y te merecías una semana más”, recuerda así su época en la compañía MicroStrategy, cuyo cliente global más grande era Citibank.

En ese entonces conoció a David Arana, un mexicano que había estudiado matemáticas en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y que trabajaba en Deutsche Bank. 

Arana identificó una oportunidad en el temor de los bancos a dar créditos y decidió ofrecer una solución financiera a empresas, pero en una diferente latitud: en México.

"Cuando supe que David se regresaba a México para crear una plataforma de crédito en línea, me sumé al proyecto".

 

Francisco Padilla.

 

Su apuesta para contribuir a México

Los padres de Francisco, ambos ingenieros en sistemas, le aconsejaron a su hijo que no renunciara a su trabajo en Estados Unidos

Sin embargo, Francisco tenía una motivación muy clara en mente: "Mi objetivo de regresar a México es contribuir al país”, dijo.

“(David) entendía muy bien el lado financiero y yo entendía cómo hacer tecnología a gran escala para bancos. Así construimos un portal usando inteligencia artificial para que los negocios pudieran hacer autoservicio a sus necesidades de financiamiento.

“Nos dimos a la tarea de que fuera un crédito sin garantía para que fuera ágil, con las implicaciones que tenía en riesgo operativo y lo logramos contener con inteligencia artificial”, añade.

Fue así que en el año 2013 nació Konfío, una plataforma que ofrece servicios de financiamiento y gestión para ayudar a emprendedores de México.

 

“Queremos que Konfío siga creciendo. Hemos ayudado a 35 mil empresarios desde que nació la empresa. Nuestra meta es llevarlo a 120 mil a corto plazo".

 


El inicio, con "pérdidas del demonio"

Francisco cuenta que el dinero para los préstamos salía de sus propios ahorros, y tras trabajar 7 meses en la plataforma, en enero de 2014 dieron su primer crédito por 10 mil pesos a un microempresario mexicano.

“¿De dónde sacamos el dinero?, de nuestros ahorros. Los dábamos de forma automática, la primera vez que fuimos a calibrar, teníamos pérdidas del demonio, pero era doble o nada”, cuenta.

“La premisa de Konfío era: si nos llegan mil clientes, mil se van atendidos”, agrega.

Para 2016, Francisco y David ya habían cerrado su primera ronda de inversión y se dieron a la tarea de encontrar nuevas oficinas, sin embargo, no había presupuesto para la compra de mobiliario.

“'¿Dónde nos sentamos?', decíamos David y yo. Dejamos nuestro escritorio para la gente y agarramos 2 cajas de computadoras, una de una tele y armamos un escritorio con cajas".

En 2016, Konfío tuvo su primera ronda de inversión, la concluyeron con 8 millones de dólares

Los primeros inversionistas les enseñaron acerca de crédito y de economías unitarias, cuándo dar descuentos, cuándo no y lo valioso de construir relaciones a largo plazo con los clientes.

“En esa misma ronda se subió el fondo Kaszek Ventures, de Hernán Kazah, el cofundador de Mercado Libre. Él buscaba empresas latinoamericanas para latinoamericanos; fuimos su primera inversión en México”, cuenta.

 

"Dejamos nuestro escritorio para la gente y agarramos 2 cajas de computadoras, una de una tele y armamos un escritorio con cajas".

 

 

 

Su misión, empoderar a las pequeñas y medianas empresas

La operación de Konfío se basa en 3 pilares:

  • Financiamiento de manera ágil; 
  • Soluciones de negocios mediante software; y
  • Componentes de pago como tarjetas de crédito empresariales.

Al pasar el tiempo fueron sumando gente al equipo, como a Pablo Mazzuchi, argentino egresado de la Maestría en Ciencias en el Tec de Monterrey.

“Me uno a Konfío cuando David me habla de su misión de empoderar a las PYMES, de la falta de acceso a créditos y de cómo podemos ayudarlas usando datos y tecnología", menciona Pablo. 

“La solución original de Konfío es el financiamiento de una forma ágil con una cantidad de requisitos y velocidad que no existe en otro lugar del país”, menciona. 

Mazucchi, director de Machine Learning en Konfío, señala que la intención es empoderar a las pequeñas y medianas empresas.

Empoderar a las PYMES y solucionar todos los inconvenientes que pueda tener un empresario para que se enfoquen en su negocio. El objetivo a fin de cuentas es ser aliados de las PYMES", explica Mazucchi.

Hoy Konfío es una plataforma todo en uno para empresas, ofrece soluciones de cobranza, pagos, facturación y crédito. Su personal es entrenado por el MIT y trabajan de cerca con Google.

 

Francisco Padilla.

 

 

El cuarto unicornio mexicano

A finales de septiembre de 2021, luego de una ronda de inversión, Konfío tuvo una valuación de mil 300 millones de dólares, lo que los acredita, dentro del mundo empresarial, como una empresa unicornio.

Las empresas unicornio son aquellas tecnológicas que alcanzan un valor de mil millones de dólares en las etapas de levantamiento de capital.

En julio de 2021 la lista de las mejores 100 compañías financieras tecnológicas (fintech) realizada por The Financial Technology Report 's incluía en la posición número 18 a Konfío.

En 2020 la empresa Kavak, de renta, venta y financiamiento de autos, fuera la primera empresa mexicana con ese logro.

La plataforma Bitso de intercambio de divisas y criptomonedas y la empresa Clip que ofrece procesadores de pagos y terminales para pagos con tarjeta, lograron ser unicornios en 2021.

 

“Da orgullo que pase en México, que haya innovación real en el país, pero a la vez es compromiso enorme a que esto dure, perdure y se multiplique para la sociedad”.

 


La responsabilidad de ser empresa unicornio

Francisco narra que algunos inversionistas se sumaron al proyecto y al seguir creciendo empezaron a medir qué tanto se beneficiaban sus clientes.

“Sí estábamos generando un impacto y sí nos estábamos haciendo más fuertes, pero al final del día un negocio va a querer hacer muchas otras cosas. Al final nos vemos, más que una financiera, como un negocio de tecnología”, menciona.

Fue entonces que se dieron a la tarea de complementar las soluciones que ofrecen actualmente y para finales de 2020 entraron al sector de software con la compra de una empresa llamada Gestionix

De igual manera en agosto de 2021, Konfío adquirió a Sr. Pago, una herramienta de B2C o Business to Costumer para crecer su oferta de soluciones de facturación a la par del lanzamiento de su tarjeta corporativa y los portales de pago de negocios.

“Algunos de nosotros corremos carreras y en el kilómetro 1 se siente una emoción muy grande, sales y tienes energía y la gente te va echando porras. 

“Pero si te aceleras y te vas con esa aceleración, para el kilómetro 20 ya tronaste. Tienes que tener mesura y entendimiento. (En Konfío) nos ha tocado jugar ese rol”, menciona Francisco quien añade que tomaron el anuncio de ser unicornios con moderación

 

 

El futuro de Konfío

Su objetivo, añade Francisco, es continuar con el apoyo a los grandes y pequeños empresarios de México, ofrecer un espacio de trabajo único y en un futuro no descarta la posibilidad de mirar hacia otros países de Latinoamérica.

“Queremos que Konfío siga creciendo. Hemos ayudado a 35 mil empresarios desde que nació la empresa. Nuestra meta es llevarlo a 120 mil a corto plazo. Eso implicaría mucho impacto y apoyo al país, señala Francisco.

“Somos el primer unicornio de México cofundado por un EXATEC y eso para mí es un orgullo. El Tec me preparó para todo, la gente que egresa del Tec está muy preparada y muy bien recibida porque sabe adaptarse, piensa rápido e inventa soluciones”, dice.

Francisco hace una reflexión sobre aquel momento en el que decidió renunciar a su trabajo en Wall Street y regresar a su país como emprendedor 

Regresar a México para mí es ofrecer a la gente el lugar de trabajo donde me hubiera gustado trabajar el día que terminé la universidad.

“Da orgullo que pase en México, que haya innovación real en el país, pero a la vez es compromiso enorme a que esto dure, perdure y se multiplique para la sociedad”, finaliza Francisco.

 

 

LEE MÁS:

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
1
Campus:
Categoría: