Dafne habla español, francés, inglés y chino. Toca piano, guitarra, violín y canta. Además, es cinta verde avanzada en Tae Kwon Do, corre y también practica Kenpo.

 

Alejandro Navarrete | Staff CONECTA

A los 13 se convirtió en la psicóloga más joven del mundo, y ahora, a los 16 acaba de terminar su maestría en Educación en el Tecnológico de Monterrey.

Habla español, francés, inglés y chino. Toca piano, guitarra, violín y canta. Además, es cinta verde avanzada en Tae Kwon Do, corre y también practica Kenpo.

Platicamos en CONECTA con Dafne Almazán, la tercera hija de una familia de sobredotados, quien el pasado mes de diciembre recibió su título de maestría en el Tecnológico de Monterrey campus Santa Fe.

 

----

 

“Entré a la primaria a los 6 años, como cualquier otro niño, pero ya tenía conocimientos. Por ejemplo, a los 5 aprendí álgebra”, cuenta.

“A los 7 años estaba haciendo yo la secundaria”, continúa. “Y acabé en un año también. A la preparatoria entré a los 8 y la acabé a los 10. Y luego me metí a estudiar psicología en TecMilenio y acabé a los 13.  Luego entré a la Maestría de Educación en el Tec, a los 13 años, y acabé ahorita a los 16”.

Dafne, al igual que sus dos hermanos, Andrew, de 23, y Delanie de 19, está diagnosticada como una persona sobredotada.

“Para la Organización Mundial de la Salud una persona sobredotada es aquella que tiene un coeficiente intelectual mayor a 130 puntos, que es mayor que la media”, explica Dafne.

 

 

Dafne Almazán
Dafné Almazán recibiendo su título del Tecnológico de Monterrey.

 

Dafne estudió en casa hasta los 8 años, año en que se creó el CEDAT, Centro de Atención al Talento, en donde su hermano, el Dr. Andrew Almazán, es director del Departamento de Psicología.

Andrew sí estuvo en sistema escolarizado, pero sufrió bullying y fue primero también erróneamente diagnosticado con el Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).

Él, al igual que Dafné, comenzó sus estudios universitarios muy joven, iniciando a los 12 simultáneamente medicina y psicología y logrando a los 22 un doctorado en Innovación Educativa también en el Tecnológico de Monterrey.

“Tenemos otra hermana, que tiene 19 años. Está acabando su maestría y está estudiando psicología como su segunda carrera. Es también superdotada” agrega Dafne.

Sobre su experiencia en la maestría en el Tec, Dafne explica que tuvo tanta relación con otros alumnos, porque el formato de su carrera fue semipresencial.

“Casi todo fue en línea.  No conviví tanto con mis compañeros”.

-¿Cómo sentiste que fue la relación con los profesores?

“A ese nivel, yo creo todos los maestros tienen maestrías, doctorados y todo fue muy bien. Nos enfocábamos en los proyectos”.

-¿Y por qué escogiste estudiar psicología?

“Pues mi hermano es también psicólogo. Y la verdad, los sobredotados también se necesitan en las Humanidades no solo en áreas como las Matemáticas, como a veces algunos piensan. Esta carrera me va a ayudar a que pueda apoyar a otros sobredotados en su educación”, responde.

De hecho, su hermano Andrew, además de ser médico, psicólogo y especialista en Educación, ha escrito dos novelas.

 

Dafne Almazán

 

Por su parte, Dafne afirma que le gusta cocinar los fines de semana – “principalmente postres. Es mi mamá quien me ha enseñado”-, tiene 9 perros boxers (dos grandes y 7 cachorros) y le encanta también la música.

“Me gustan mucho los instrumentos. Estoy aprendiendo a tocar piano, guitarra, violín, canto. También los deportes: hago Tae kwon do, soy cinta verde avanzada, y también Kenpo y correr. También me gusta mucho convivir con mi familia y jugar con mis perritos”, comenta.

En el piano, se explaya, le gusta mucho tocar a Mozart y a Tchaikovsky. También le gusta Brahms.

De Mozart, le gusta tocar la Sinfonía no. 40 en Sol menor, de Tchaikovsky, el Lago de los Cisnes; y de Beethoven, la Novena sinfonía.

Además, le gustan los soundtracks, la música de películas, misma que trata de tocar con la guitarra y el violín, particularmente las piezas de Hans Zimmer, como las de la película Gladiador.

De cine, a Dafne le gustan las cintas de ciencia ficción y las de Disney, como la de El Rey León.

 

Dafne Almazán

 

Dafne afirma que un personaje que admira es Jesús. Ella es cristiana, como toda su familia, y cree firmemente que la capacidad que tiene como joven sobredotada y el haber podido terminar ya hasta maestría a los 16 debe agradecérselo a Dios.

“Ese fue otro factor clave. Dios fue el que me dio todas las fuerzas para poder lograr lo que he podido. Él fue el que me dio mi don para acabar todo esto en poquito tiempo”, comenta.

Afirma, además, que el texto de la Biblia que habla sobre que todo tiene su tiempo, le ha ayudado a entender cómo administrar mejor su tiempo y actividades.

Y Dafne está enfocada en poder ayudar a más niños mexicanos sobredotados a poder aprovechar su potencial.

El CEDAT calcula que, por las estadísticas mundiales, hay cerca de un millón de niños sobredotados en México. Sin embargo, la gran mayoría, más del 95% no son detectados y frecuentemente son confundidos con niños con TDAH, Asperger, Autismo u otros desórdenes del desarrollo.

Se estima que si un niño cumple con más del 50% de las características de un sobredotado podría estar en ese caso y debe hacérsele una prueba.

“Si les estamos dando actividades que no son para su capacidad, van a ir perdiendo esas capacidades; de hecho, a los 18 años deja de cambiar el coeficiente intelectual. Entonces es muy importante detectarlos temprano”, alerta Dafne.

La tesis de maestría de Dafne, “Los efectos positivos de la educación diferenciada en la enseñanza de matemáticas para sobredotados en niveles educativos elementales”, proponer modelos interactivos con videos y juegos para enseñar elementos de álgebra a niños pequeños sobredotados.

Los resultados de las pruebas de su método fueron satisfactorios y los niños aprendieron bien.

Su método podría incluso ayudar a niños en escuelas tradicionales y no sobredotados a entender mejor y más rápido las matemáticas.

“De hecho, una de mis preguntas de investigación o recomendaciones fue el aplicar este mismo método en una escuela tradicional. Podría funcionar”, comenta Dafne.

 

Características de niños sobredotados:

  • Coeficiente Intelectual mayor de 130
  • Grosor aumentado en la corteza de zonas corticales
  • Hiperactividad neuronal de prefrontal y temporal
  • Maduración completa de haces inhibitorios
  • Hiperactividad dirigida
  • Aprendizaje acelerado
  • Alta curiosidad
  • Aburrimiento en tareas monótonas
  • Interés en temas avanzados para su edad
  • Los padres se dan cuenta a edades muy tempranas
  • Hipersensibilidad de los sentidos de la vista y el oído

 

Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios