José Emilio Giacoman Marcos, alumno del Tec de Monterrey, pasa sus días entre clases, trabajo, entrenamientos, lecciones de piano y el desarrollo de su propio negocio
por Héctor Leal Ortiz - 16/10/2018

Héctor Leal | Redacción Nacional

En un mismo día José Emilio Giacoman Marcos toma clases, trabaja y desarrolla un negocio propio. Para poder encarar los retos que eso representa, el futbol americano y tocar el piano son sus actividades predilectas.

José es alumno de la carrera de Licenciado en Administración Financiera en el Tec de Monterrey, campus Monterrey. El nuevo Modelo Educativo TEC21 le ha permitido combinar sus estudios con actividades de Liderazgo y Formación Estudiantil (LiFE).

Sus días comienzan desde las 6:30 horas: se dirige a clases y a media mañana trabaja con algunos de sus hermanos trabaja en la compañía eléctrica Kenet, donde se encarga de lo relacionado a mercadotecnia y recursos humanos.

La verdad me siento bien porque el trabajo nos ha hecho madurar más rápidamente y eso se lo debemos a papá y a mamá, quienes nos han inculcado mucho el sentido del trabajo”, considera.

Desde niño encontró en el deporte y la música una forma de adquirir mayores habilidades, además de convertirse en algo que le ayudaba a "liberar el estrés". 

Me gusta el futbol americano por la unidad que se da en el equipo, el carácter que uno se va formando y la disciplina como tal. Empecé a jugarlo a los 10 años de edad con los Jaguares del Campestre como apoyador y mariscal de campo", señala.

fotosecundaria

José es parte de los Borregos Monterrey de futbol americano, donde se desempeña como safety, en la defensiva secundaria desde hace dos añossu número de jersey es el 38.

Por otro lado, desde los 8 años comenzó a tocar el piano.

"Para mí es una manera de relajarme, ya que disfruto de las melodías que puedo crear, por eso no lo he dejado y sigo tomando talleres", relató.

“Las actividades del Tec son muy padres, porque te ofrecen la oportunidad de crecer como persona. Te sirven mucho porque ten dan seguridad, confianza y estabilidad emocional por participar en diferentes cosas”, dijo José Emilio.

fotopiano

“Las actividades del Tec son muy padres, porque te ofrecen la oportunidad de crecer como persona. Te sirven mucho porque ten dan seguridad, confianza y estabilidad emocional."

SE DA TIEMPO PARA EMPRENDER

Poder encontrar un equilibrio entre lo académico, lo laboral, el deporte de alto rendimiento y las actividades culturales, es algo que le ha permitido también convertirse en emprendedor.

Junto con José Calvete Jiménez y Raúl Adalberto Núñez ha creado el proyecto Provit, una aplicación que busca dar un mejor servicio para quienes necesiten reparaciones o instalaciones en su hogar.

"Pensamos que este proyecto es muy visionario, estamos trabajando muy duro para que los resultados esperados lleguen. Será una aplicación que brinde todos los servicios básicos del hogar", afirmó.

Los tres jóvenes forman parte de la Incubadora de Empresas del Tec, y se encuentra en el desarrollo del modelo de negocio.

José Emilio, alumno del Tec de Monterrey forma parte de la incubadora de empresas

 

LEE TAMBIÉN:

Al son que le toquen baila...pero también nada, cocina y ayuda

Mario Andrés: impulsa la música y tiende la mano a los demás

Su vida estudiantil sobre el escenario: teatro, música, canto y baile

 

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios